FÓRMULA 1

La inoportuna bandera roja que complicó el día a Carlos Sainz

La estrategia del madrileño era correcta. Pero todo cambió con el particular safety car sin paradas y el accidente de Leclerc que dio alas a Gasly y Stroll. 

Segunda salida del GP de Italia en Monza. F1 2020.
Mark Thompson

Cuando Magnussen sufrió su avería a mitad de carrera, Sainz era segundo por detrás de Hamilton. Salió el coche de seguridad y el británico cometió la infracción (entró a cambiar neumáticos con el pit lane cerrado). En ese momento, el madrileño fuera líder virtual y Gasly ya había efectuado su parada con el Alpha Tauri, igual que Raikkonen o Giovinazzi (Alfa Romeo). Lo hicieron una vuelta antes, cuando la incidencia del Haas estaba clasificada todavía como bandera amarilla. ¿Por qué no paró Sainz entonces? No tendría sentido, bajo condiciones de safety car esa parada es mucho más ventajosa porque se pierden unos diez segundos menos. En esta ocasió no fue así porque, al cerrarse la calle de boxes, cuando se volvió a abrir el pelotón ya estaba compacto y cualquier parada se traducía en pérdida de posiciones. Sainz pasó del primero al sexto.

La otra clave que jugó en contra del McLaren, incluso de forma más decisiva, fue la bandera roja por el accidente de Leclerc. La violencia del impacto obligó a detener la carrera. AS consultó a Michael Masi, Director de Carrera de la FIA, que lo tuvo claro desde el principio: "Muy simple, el daño sobre las barreras de seguridad que provocó el accidente de Leclerc tenía que ser reparado. Teníamos que asegurar que el circuito había regresado a unas condiciones seguras. Sacar la bandera roja era una decisión muy sencilla". El problema para Sainz es que Stroll, quien tampoco había parado, ya no tendría que hacerlo porque podía reemplazar sus neumáticos antes de la resalida. Y que Gasly, quien había montado unas gomas más viejas, también podría estrenar un compuesto nuevo medio (en lugar del duro que escogió en su parada) que sería más apropiado para pelear en la pista. Sin Stroll, la persecución de Sainz habría sido más cómoda y no se le habría escapado el tren de la victoria.

En cualquier caso, así son las carreras. Y si no, que se lo digan a Hamilton: era líder con más de diez segundos de ventaja cuando un error de planteamiento de su equipo arruinó su fin de semana. Hubo polémica, Toto Wolff asegura que el pit lane se cerró cuando Lewis ya se dirigía a él. Para Masi, no hay dudas: "La señal, que es idéntica en todos los circuitos, es triple. Para el piloto había un doble panel en la entrada con una cruz muy grande. Además, en el software que tienen los equipos, el pit lane aparece en rojo y en el ‘timing’ aparece en morado el mensaje 'pit lane cerrado".