FÓRMULA E | BERLÍN

Pleno de Techeetah: título para Da Costa y victoria de Vergne

DS demostró su poderío con la primera victoria del francés este año y, sobre todo, con el portugués, el nuevo campeón eléctrico tras acabar segundo.

Formula E Coche Formula E

Como si en una serie nos contasen el final de temporada a falta de dos capítulos por emitirse, así se puede resumir el intenso cierre de la Fórmula E a Berlín. Da Costa se encargó de borrar toda la emoción posible para las dos siguientes carreras al reclamar lo que nadie más pudo: el trofeo de campeón del sexto curso del campeonato. Lo hizo saliendo y acabando segundo por detrás de Vergne, su compañero en DS Techeetah y vigente campeón, que le dio el relevo en el alto mando eléctrico desde el podio con un doblete histórico, de champán y de títulos.

Ya decíamos ayer que era raro ver una salida en el trazado original de Tempelhof sin ningún toque entre monoplazas. Un día puede que se salve sin incidentes, pero dos… Y así pasó está vez, que Guenther, ganador del sábado, pasó del honor a la derrota de un plumazo al arrollar por detrás a Turvey en la tercera curva. Salía atrás y no reaccionó a tiempo a la frenada. La primera vuelta acabó con el Safety Car en la pista. Cinco minutos más tarde se fue, a los diez empezó a llover ligeramente y a los 15 llegó la batalla.

Los dos Techeetah, con Vergne por delante de Da Costa, y los dos Nissan, con Buemi detrás de Rowland, ocupaban las cuatro primeras posiciones, pero todos a excepción del francés tuvieron que luchar para recuperarlas cuando llegaron los primeros 'modos ataque'. La lluvia provocó que el grupo estuviera muy compacto y de ahí el baile de posiciones que, una vez amainada la tormenta, derivó en un cambio de líder: Da Costa adelantaba a JEV para ponerse al frente de la carrera y rodar en su hábitat natural.

El portugués lo hizo antes del segundo paso por la zona de potencia extra, después llegó y no tuvo problemas en gestionarlo para seguir por delante de su compañero bicampeón. Al contrario que los Nissan, que volvieron a tener que vérselas con un De Vries que pudo con Rowland pero que no dejó sin podio a Buemi. Y cuando parecía que Da Costa iba a levantar el título con un aplastante 'hat-trick' en Berlín, JEV le pasó y se llevó la victoria que le quitaron el sábado. El francés volvía a ganar, pero la noticia la tenía al lado, en su nuevo heredero.