FÓRMULA 1 | GP DE ESTIRIA

Los Ferrari se noquean a sí mismos con otro accidente

Leclerc tocó a Vettel y le dejó fuera de combate en la primera vuelta del gran premio. El monegasco asumió su culpa: "Fue mi error, arruiné todo".

Los Ferrari se noquean a sí mismos con otro accidente

Después de una clasificación indigna, “que no está a la altura del nombre de Ferrari” en palabras de Mattia Binotto, el comienzo de la carrera en el GP de Estiria fue todavía peor. Con los dos F1000 integrados en el pelotón, Charles Leclerc fue excesivamente optimista en la aproximación a la Curva 3, entró por donde apenas había hueco y tocó a su compañero, Sebastian Vettel, quien salió peor parado: perdió su alerón trasero y fue directo al garaje, abandono. “No sé quién ha sido”, dijo Seb por la radio a sus ingenieros. Pues había sido Charles.

Por su parte, el monegasco debió cambiar su alerón delantero y sufrió daños irreparables en el fondo plano del monoplaza. Se reincorporó último a la carrera con neumáticos duros, pero unas vueltas más tarde volvió al pit lane para retirar el coche.

Posteriormente, Leclerc se encontró con Vettel mientras atendía a los medios después del doble abandono y se disculpó. La FIA entendió la acción como incidente de carreray no sancionó a ninguno de los dos pilotos. "No calculé que Charles intentaría algo. No creo que hubiera lugar. Ya tenía dos coches a mi lado y quise mantenerme al margen de todo. Tres coches en una curva no cacaben", explicaba el alemán, mientras que el monegasco asumió ante los medios toda la culpa.

"Tiene una explicación muy sencilla. Fue mi error, Seb no cometió absolutamente ninguna equivocación. No hice el trabajo que debí haber hecho. Arruiné mis posibilidades,las de Seb y las de toda la escudería. Es una época dura para el equipo, no necesitamos algo así", se explicó tajante el piloto de Ferrari.