MOTOGP

Yamaha, Honda y Suzuki comparten problemas

Los tres fabricantes japoneses podrían prescindir de algunos mecánicos esta temporada debido a las restricciones del país nipón frente a la crisis del COVID-19.

Yamaha, Honda y Suzuki comparten problemas
Dan Istitene

Cuando parecía que el Mundial volvía a ponerse en marcha con un calendario oficial que acogerá 12+1 carreras (a falta de cuatro confirmaciones) dejando atrás toda la incertidumbre que generó la crisis del COVID-19, ahora son las fábricas quienes se ponen en alerta frente a una ‘nueva normalidad’ que podría afectarles dentro del garaje. Pese a que las restricciones que marcó Dorna para la vuelta al trabajo limitaba hasta 45 el número de empleados con el que cada equipo de MotoGP podía contar en el paddock, las fábricas japonesas podrían verse perjudicadas por una evolución asimétrica de la pandemia en cada país, la cual, les privaría de contar con su equipo habitual durante la temporada.

La situación en Europa, donde a partir del 1 de julio se podrá disfrutar de la libertad de movimiento en prácticamente todos los países, hace que el Viejo Continente sea el escenario perfecto para celebrar la temporada. Sin embargo, en Asia la movilidad no está justificada “incluso con una prueba negativa del virus”, como confirma Lin Jarvis, director deportivo de Yamaha en ‘Speedweek’, y ahora deberán esperar a saber si desde Japón “se permitirán excepciones similares a las de Australia”, donde avalarán los desplazamientos por motivos laborales en las próximas semanas. La firma de los diapasones no sería la única afectada por estas medidas, compartiría sus problemas con las otras dos marcas japonesas como son Honda y Suzuki, y según el ejecutivo de Yamaha esto le daría a otros fabricantes como Ducati “una ventaja injusta, porque podrían competir con todo su equipo”.

“Solo podremos participar en las carreras si se encuentra una solución. Nuestros ingenieros japoneses deben asistir al gran premio porque sino tendremos dificultades para correr”, asegura Jarvis, poniendo en jaque la presencia del equipo durante la temporada. Pero, ¿se resolverían con un permiso de desplazamiento todos los problemas? Lo cierto es que no: “Si obtenemos las exenciones de las autoridades japonesas, nuestros técnicos japoneses no podrían regresar al país entre carreras porque las regulaciones de cuarentena en Japón todavía están vigentes para los viajeros”. ¿Qué quiere decir esto? Que los ingenieros que viajasen desde el país nipón deberían establecerse en Europa durante el transcurso del Mundial, algo incompatible con el Acuerdo de Schengen.

Este acuerdo establece que los extranjeros solo pueden permanecer en dicha zona durante 90 días sin interrupción dentro de un periodo de 180 días, y por lo tanto, sería imposible que completasen la temporada al completo. “Hay formas legales de eludir estas disposiciones, por ejemplo viajando a Albania”, asegura Jarvis respecto al problema, aunque la solución “no ayuda al equipo”: "Estamos buscando otras soluciones porque aunque los ingenieros abandonasen el área Schengen, no sería suficiente para llegar a Valencia". Detrás de todos estos inconvenientes, como también lo han estado para que la temporada pudiese disputarse, está Dorna. El organizador está apoyando a los fabricantes en estos proyectos y aunque una de las prioridades es la competición, en la "política corporativa de Yamaha, el cumplimiento de la ley es la máxima prioridad en estos momentos". Ya se verá cuando se acerque la fecha...