FÓRMULA 1

El cuello de los pilotos pagará los meses sin Fórmula 1

Para Lando Norris, "es muy difícil mantener fuerte el cuello durante el invierno y será un verdadero desafío" cuando la competición se retome, si es posible.

Lando Norris, McLaren MCL35.
Glenn Dunbar

Lando Norris compite virtualmente como el que más, pero asume que cuando vuelva a subirse al McLaren MCL35, el cuerpo sufrirá: "Es una pausa muy larga, más larga que el parón invernal y además no podemos pilotar nada. Eso es lo peor en realidad, que no podemos ni subirnos a un F3 o un F2. Todos estamos encerrados en casa sin conducir nada más rápido que nuestro coche en la carretera, que tampoco es muy rápido. Eso es raro".

El británico, de 20 años, se unió este fin de semana a la IndyCar para participar en una carrera con el simulador iRacing. Para cuando regrese la competición espera "carreras dobles en un mismo fin de semana y un formato más compacto". "Mucho más de lo que estamos acostumbrados. Es muy difícil mantener fuerte el cuello durante el invierno y será un verdadero desafío, no hay que olvidar que los coches este año son aún rápidos y exigentes", opina Lando.

Aunque es consciente de que la temporada 2020, como tal, está en peligro: "No depende de nosotros, sino de la seguridad de los demás. Hay gente que vive cerca de los circuitos a los que vamos y esa gente puede verse afectada por una carrera de F1. Los aficionados quieren y mucha gente quiere, pero si algo sale mal puede tener un impacto en el deporte".