AUTOMOVILISMO |

24 Horas de Le Mans: adiós al mes de junio tras 52 años

La mítica cita de Resistencia, nacida en 1923 y pospuesta este año a septiembre por el coronavirus, sólo perdió ediciones por guerras, tragedias y revueltas

24 Horas de Le Mans: adiós al mes de junio tras 52 años

Todo en las 24 Horas de Le Mans es grandilocuente. Desde los 250.000 espectadores que abarrotan cada edición hasta los 13.626 metros de longitud del circuito de La Sarthe donde se disputa, pasando por los casi sesenta coches que participan o las 87 ediciones que llevan disputadas de la mítica carrera de Resistencia desde que en 1923 naciera este desafío que buscaba demostrar la fiabilidad de los coches de la época. Le Mans no es solo velocidad, pese a que el récord en la pista supera los 400 kilómetros por hora o que la media en una vuelta está en 251,81. Las 24 Horas son constancia, trabajo, esfuerzo, regularidad... y tradición.

Junio es el mes de la prueba más famosa de larga distancia en el automovilismo mundial. Costumbre y rito anual que únicamente tiene un puñado de excepciones... empezando por la primera edición de 1923 que se celebró en mayo. Desde entonces, sólo la cancelación de 1936 por la difícil situación económica que que se expandió por el mundo tras la Gran Depresión, las de 1940 a 1948 debido a la Segunda Guerra Mundial, más las ediciones de 1956 y 1968 se han saltado el mes de junio en prueba que se disputa en la pista semipermanente del departamento francés situado en la región de Países del Loira.

Primera edición de Le Mans en 1923.

¿Qué pasó en esos dos años? En 1956 la carrera no se iba a celebrar. En la edición anterior se produjo la mayor tragedia de la historia del automovilismo con el salvaje accidente de Pierre Levegh contra una multitud de espectadores en la que murieron 83 personas, incluyendole a él, e hiriendo a más de 120. La investigación oficial sobre el desastre encontró graves deficiencias en el diseño de la pista a lo largo de la recta principal. Automobile Club de L'Ouest (ACO), organizador de las 24 Horas, pudo convencer al gobierno francés para que les dejaran remodelar todos los defectos y priorizar la seguridad. Se gastaron 300 millones de francos y llegaron a mover 70.000 metros cúbicos de tierra. Estos arduos trabajos hicieron retrasar la carrera siete semanas para celebrarla a finales de julio.

El otro caso, el de 1968, es la última vez en la historia que las 24 Horas de Le Mans no se han disputado en junio. También, como en 2020, se pospuso a septiembre y la causa fue la convulsa situación social derivada de las revueltas estudiantiles de mayo en París, la 'Primavera de Praga' o el asesinato de Martin Luther King que provocaron en Francia una prolongada huelga general que paralizó el país. Desde entonces, como un reloj suizo, La Sarthe ha seguido abriendo sus puertas edición tras edición durante 52 años hasta que la peor pandemia de salud en el mundo en el último siglo llevará la carrera al 19 de septiembre.