MOTOGP

KTM apunta más alto que nunca en su cuarto 'capítulo' en MotoGP

La marca austriaca presenta las dos RC16 que tendrá en la parrilla de 2020, la del equipo oficial de Pol Espargaró y Binder y la del satélite de Oliveira y Lecuona.

Las dos motos de KTM para el Mundial de MotoGP 2020.

KTM citó a sus seguidores a las 18:00 del martes para enseñar las motos de sus equipos para la temporada 2020. Hubo que esperar al final de un largo vídeo en el que hablaban todos, jefes y pilotos, para poder ver las primeras imágenes, pero casi una hora después, cumplieron con lo prometido. Ahí estaba, la KTM RC16 vestida con dos diseños diferentes y similares a los de la anterior campaña: estilo F1 para el Red Bull KTM Team, el oficial de Pol Espargaró y Binder, y azul más claro y plateado para el Tech 3, el equipo satélite de Oliveira y Lecuona.

Entonces, ¿dónde están las novedades? Aparte de que Red Bull no sale en la moto satélite (lo hace otra de sus marcas), en las piezas que ya se pudieron ver en el test de Sepang, entre las que destacan esos bordes serrados del carenado y las alas con caída negativa que salen de él. "2020 está a punto de comenzar y diría que estamos exactamente donde esperábamos. Esta es una temporada importante para nosotros y estoy convencido de que hemos hecho un excelente trabajo para tener con una muy buena moto", asegura Pit Beirer.

Además del director deportivo de KTM, veamos lo que tienen que decir los pilotos españoles de la marca austriaca, empezando por su referente. "Para esta temporada las expectativas son altas, estamos acariciando la gloria, los puestos en los que todo el mundo quiere estar. Aquí no nos vale quedar séptimos, queremos llegar a ganar algún día", dice lleno de motivación Pol, que después de "un camino largo y duro, con una filosofía de trabajo completamente distinta a los demás" muestra su "ambición de ganar" algún día vestido de KTM.

Y el otro español de la casa de Mattighofen es el recién llegado, Lecuona, al que aún le cuesta creer que ya esté en la categoría reina a sus 20 años. "Todo el mundo sabe que es difícil ser piloto de MotoGP, incluso yo pensaba que no iba a llegar, pero en cuatro años de carrera profesional lo he hecho, es una locura", reconoce, por eso solo se plantea "disfrutar" de su año de rookie: "No me quiero meter presión al menos hasta mitad de temporada". Pol e Iker, los dos forman parte del cuarto capítulo de KTM en MotoGP con el que apuntan alto. Veremos hasta dónde llegan.