FÓRMULA 1

Williams confía en no repetir el bochorno de los test de 2019

La escudería de Grove espera poder salir a pista el primer día de la pretemporada 2020, a diferencia del año pasado cuando tuvieron que esperar tres días.

Williams confía en no repetir el bochorno de los test de 2019
@WilliamsRacing

Aprender de los errores para usarlos como un impulso para acercarse a la meta. Esta es la filosofía que ha adoptado Williams este invierno tras firmar el año pasado una de las peores temporadas que se recuerdan en la historia del equipo británico en el Mundial de Fórmula 1.

Porque George Russell y Robert Kubica tan sólo sumaron un punto en 21 carreras, siendo el FW42 uno de los monoplazas que habitualmente no conseguía superar el corte de la Q1 en clasificación y era doblado en carrera por los líderes de la prueba apenas completadas un par de vueltas.

Un paupérrimo bagaje que comenzó a intuirse cuando la escudería de Grove no pudo participar hasta el tercer día de la pretemporada tras sufrir graves problemas para finalizar la construcción del coche. Una bochornosa situación, que meses más tarde derivó en el cese de Paddy Lowe como director técnico, que en 2020 no debería volver a repetirse en el Circuit Barcelona Catalunya, para satisfacción de Nicholas Latifi y Russell.

"El objetivo es tener el coche para ese día, si no antes, y tengo absoluta confianza en que eso sucederá. Hemos acumulado una gran cantidad de tiempo de contingencia para asegurarnos de que si algo salía mal, estamos bien y tenemos margen. Una de las primeras señales de éxito para nosotros es que pasamos todas nuestras pruebas de choque, y la mayoría de ellas en el primer intento, algo que no ocurrió en lugar del año pasado, donde fallamos muchas de ellas: incluso en el sexto intento", ha asegurado Claire Williams.

Así mismo, Williams ha confirmado, en un evento organizado en Israel junto al piloto probador Roy Nissany, que los ingenieros comandados por Doug McKiernan, Adam Carter, Barney Hassell y Dave Robson están tratando de lograr unos ambiciosos objetivos aerodinámicos en su misión por recuperar el terreno perdido con la 'F1b' los últimos dos años: "Nos hemos fijado algunos objetivos realmente difíciles durante el invierno, en particular en torno a la aerodinámica, para intentar encontrar rendimiento, y luego también sobre algunos problemas mecánicos. Y todo parece haber ido bien. Comenzamos a ver los brotes verdes en la segunda mitad del año, cuando estábamos cerrando la brecha de manera constante, pero de todos modos hay mucho que puede hacer en el transcurso de una temporada. Es evidente que todo se basa en los números aerodinámicos y la correlación con la pista, pero nunca se está seguro al 100%, así que tendremos que esperar y ver dónde estamos al llegar a las pruebas de febrero".