DAKAR 2020

Brabec resucita a Honda en Arabia 31 años después

El estadounidense, líder desde el tercer día, gana el Dakar en motos con una de la marca japonesa, algo que no conseguía nadie desde 1989.

Brabec resucita a Honda en Arabia 31 años después
FREDERIC LE FLOC H / DPPI / AFP7 FREDERIC LE FLOC H / DPPI / AFP7

Para muchos, hablar de Honda y de carreras es sinónimo de éxito. Son muchos los trofeos que la marca del ala dorada ha levantado a lo largo de su vida en la competición… en asfalto. Porque si hablamos de la arena y de su rally de referencia, la historia es bien diferente. Tenían que remontarse 31 años atrás para encontrar a su último ganador en un Dakar, el francés Lalay en 1989, pero ya no lo tendrán que hacer más. Brabec, al fin, acaba con esa interminable sequía. Es el primer ganador sobre dos ruedas en Arabia Saudí.

Viendo como transcurrió el rally desde el principio, el equipo japonés llevaba tiempo enfriando el champán en la nevera, para beberlo cuando dejen Arabia eso sí. Pero había que llegar a la meta porque el pasado recuerda que es ahí donde se deben celebrar las cosas y no antes. El estadounidense lo sabía bien y por eso fue a asegurar el tiro desde una cómoda décima plaza de partida, mientras que su único rival, Quintanilla, se enfrentaba a la titánica tarea de recortarle 14 minutos abriendo pista. No era titánica, era imposible.

Sin trazas por delante en una última etapa con menos dunas, más pistas y casi la mitad de los kilómetros previstos tras ser recortada por los trabajos de una petrolera por donde iba a pasar el recorrido. Ese era el poco halagüeño panorama que tenía por delante el chileno en su camino de Haradh a Qiddiya. Lo normal, era que incluso cediera más tiempo con Brabec, y así fue. De hecho, Ricky intentó darse el lujo de ganar la última especial, como si el maillot amarillo del Tour de Francia venciese en los Campos Elíseos, pero perdió el sprint con Cornejo.

Su compañero chileno se impuso en la última hora y media de lucha contra el crono por 53 segundos sobre su jefe de filas. Eso sí, Brabec aumentó su ventaja tres minutos y medio más para dejar finalmente a Quintanilla por encima de los 16 y redondear un Dakar que siempre tuvo en sus manos. Tercero de la general y último invitado al podio fue Toby Price, último ganador en Sudamérica que personificó la entrega del cetro de KTM a su mayor antagonista tras 19 años de férreo reinado de la firma austriaca.

Una gesta para Honda que tuvo que conformarse con ver de lejos Barreda, uno de sus estandartes. Séptimo final para el de Castellón, que en cuestión de un día perdió el podio. Nada mal de todas formas viendo cómo llegó con una costilla fisurada. Más atrás aunque más contento acabaría Betriu, 14º, mejor rookie del año y segundo español por delante del veterano Pedrero (16º). Laia Sanz, 18ª en de sus ediciones más difíciles pero con el 10 de 10 en el bolsillo. Arabia ha comenzado una nueva era para el Dakar, en todos los sentidos.