RALLY

Peugeot 208 Rally4, la nueva escuela de campeones

As ha probado en Fafe el nuevo coche de la firma del león, con el que dieron sus primeros pasos los hermanos Solans, Efrén Llarena, ‘Cohete’ Suárez o Pepe López.

Peugeot 208 Rally4, la nueva escuela de campeones

El coche más vendido de la historia de los rallys se renueva. Tras producir cerca de medio millar de unidades del Peugeot 208 R2, ahora llega el 208 Rally4, la nueva escuela de campeones de la firma del león. Un vehículo que ha servido para que pilotos de la talla de los hermanos Solans, Nil y Jan, Efrén Llarena, ‘Cohete’ Suárez o Pepe López dieran sus primeros pasos en competición en la 208 Rally Cup francesa e ibérica, que ahora cambia. Y AS ha podido probarlo en Fafe, la catedral de la especialidad en Portugal.

El máximo responsable de Peugeot Sport, François Wales, aseguró a AS que "con el anterior 208 hemos conseguido grandes éxitos, los últimos los títulos Llarena en el Campeonato de Europa, y además hemos vendido cerca de quinientas unidades. Ahora, con este nuevo modelo, que es más competitivo, queremos incluso superarlo, abriendo las ventas a otros mercados como el americano. Lo homologaremos en marzo tras un año de test y 7.500 kilómetros hasta ahora en asfalto y tierra. Su precio será de 66.000 euros".

“Las principales diferencias”, explica el propio Llarena, que lo hizo debutar en el Rally RACE Comunidad de Madrid, “son el motor, ahora de tres cilindros turboalimentado y la parte trasera del chasis. Y se nota mucho lo que ha cambiado, sobre todo porque cuenta un mucho más par y es un vehículo más fácil de pilotar. La anterior versión era mucho más nerviosa, y ahora se conduce como un R5, llegas a la curva, frenas, giras y aceleras”, nos decía el bicampeón de Europa mientras nos mostraba sus excelencias en un complicado tramo de asfalto.

Una vez al volante, se comprueba que el burgalés, gran conocedor del anterior 208, con el que ha conseguido sus mayores éxitos, está en los cierto. El coche, con una potencia declarada de 208 caballos para hacer honor a su denominación, tiene muchos bajos, y es mejor pilotarlo con marchas largas, “una marcha y media más que con el anterior”, dice Llarena. La corta toma de contacto de unos 5 kilómetros fue por una carretera revirada, llena de rasantes y suciedades, con la ‘sufridora’ Sara Fernández a la derecha, el humilde periodista da fe de lo que explica Efrén…pero mucho más despacio.