Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

F1 | BRASIL

La montaña rusa para llegar a ser el compañero de Verstappen

Alex Albon, confirmado por Red Bull para 2020, afirma que la inestabilidad en su carrera le ha fortalecido: "Nunca he tenido miedo al fracaso".

FILE PHOTO: Formula One F1 - Russian Grand Prix - Sochi Autodrom, Sochi, Russia - September 29, 2019  Red Bull's Alexander Albon arrives  REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo
Maxim Shemetov

En octubre de 2018, Alex Albon desaparecía del test de pretemporada de Fórmula E en Cheste antes siquiera de subirse al Nissan. Le había llamado Helmut Marko para ser piloto de Toro Rosso en 2019, cargo al que llegó sin haber completado un solo kilómetro en un Fórmula 1. Desde Spa-Francorchamps el británico de origen tailandés acompaña a Verstappen en Red Bull, fue ascendido por el pobre rendimiento de Gasly y a principios de semana fue confirmado también para 2020.

El 'rookie', de 23 años, explicó en Brasil cómo se enteró de la noticia: "Fue breve, Dr. Marko siempre lo es. Estaba contento con la carrera de Austin y me lo dijo rápido, así que estoy muy agradecido. Pero no lo he celebrado, después estuve en Los Ángeles con mi familia y fue un buen momento para todos". Desde que es compañero de Max suma más puntos que él (ayudado por los accidentes del holandés) aunque aún no ha luchado por un podio. ¿Qué puede mejorar? "Estar más cómodo dentro del coche y con el equipo. Aún encuentro áreas en las que progresar para sentirme mejor al pilotar y poder extraer un poco más".

"La inestabilidad me ha hecho dejar de preocuparme por esas cosas. Si algo no sale bien no pasa nada, pero nunca he tenido miedo al fracaso y eso me ha venido bien este año", confiesa. Sobre el último cambio de coche, el del verano: "Fueron procesos similares y muchos interrogantes, aunque me sentí mucho más cómodo la segunda vez, en Spa. Se te pasan muchas cosas por la cabeza, pero una vez te subes al coche te centras en pilotar". Verstappen, por su parte, aplaude la decisión de Horner y Marko: "Los últimos 12 meses para él han sido una montaña rusa. Es un buen tipo, es fácil tratar con él y cae bien a la gente del equipo. Es rápido, que es su trabajo, y está sumando puntos que es lo importante".