Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

FÓRMULA 1

Ferrari se rindió en mayo

Sebastian Vettel asegura que tras la carrera en Barcelona, los técnicos de Maranello fueron conscientes que el SF90 no era lo suficientemente rápido para derrotar a Mercedes.

Ferrari bajó los brazos por el Mundial de F1 tras España
Jerome Miron USA TODAY Sports

"Tras Barcelona nos dimos cuenta que no éramos lo suficientemente rápidos para ser campeones". Esta es la confesión que ha realizado Sebastian Vettel en 'Motorsport Italia' tras ser preguntado por la ardua gestión que han tenido que resolver en Maranello durante el Mundial de Fórmula 1 2019.

Porque la Scuderia, tras dominar con mano de hierro los test de pretemporada en el Circuit Barcelona Catalunya, tuvo que diligenciar cinco dobletes consecutivos de Mercedes en Australia, Bahréin, China, Azerbaiyán y España. Precisamente, fue la prueba en Montmeló donde los técnicos del Cavallino Rampante fueron conscientes que el SF90 no disponía de la velocidad suficiente para proclamarse campeón frente al W10.

"Fue una sorpresa tener tantos problemas en Australia, la situación no estaba nada clara en este momento, no sabíamos por qué íbamos tan lentos. La siguiente carrera nos fue bien en Baréin, pero los errores nos impidieron lograr la victoria. Nos sorprendió esa secuencia de altibajos, pero tras cinco carreras todo quedó claro. En ese momento no luchábamos contra nuestros oponentes, sino que lo hacíamos contra nosotros mismos", asegura Vettel.

Así mismo, el tetracampeón de Heppenheim declara que fue una situación muy desagradable rendirse y reconocer que no iban a poder romper esta temporada la sequía de 12 años sin ganar en el 'Gran Circo': "Tuvimos una primera semana de test muy buena, fuimos los mejores. Había algo de felicidad dentro del equipo. La segunda semana fue más realista y creo que Red Bull y Mercedes mejoraron su rendimiento. Acabamos en cabeza pero no nos hicimos ilusiones. Mercedes logró cinco grandes resultados en las cinco primeras carreras, mientras nosotros estábamos pasándolo mal para entender el funcionamiento del coche y poner fin a nuestros problemas. No fue posible hacerlo en una noche y al final no queda otra que rendirse. Era lo mejor reconocer que no podíamos luchar por el Mundial, fue una situación muy desagradable".