Euroliga
Alba Berlin ALB

-

Olympiacos OLY

-

Zalgiris ZAL

-

Estrella Roja RED

-

MOTOGP I GP DE MALASIA

Marc Márquez: "El título de mi hermano me ha dado fuerza"

"No es fácil ser hermano de... y la gente se piensa que abre puertas, pero muchas veces te cierra las importantes", asegura más feliz por el título de Moto2 que por su podio.

Marc Márquez repartió a partes iguales su comparecencia ante los periodistas presentes en Sepang entre su carrera de MotoGP, en la que fue segundo remontando desde la undécima plaza, y el título de su hermano Álex en Moto2.

-¿Cómo está tras una carrera así y con el palo del sábado en el cuerpo?

-Soy humano y el cuerpo duele, las rodillas duelen, pero sobre todo la muñeca derecha me duele un poco y me costaba un poco al acelerar a tope. Tuve un poco agarrotado el antebrazo y me duelen también los hombros, en particular el operado, pero en la celebración de mi hermano estaba peor y en carrera no ha sido ninguna excusa. No me ha condicionado en velocidad, pero había un piloto más rápido y tampoco tenemos que olvidar que hoy había un piloto que salía undécimo.

-¿Cómo ha sido la celebración con su hermano? Se ha visto que es verdad que disfruta más de sus éxitos que de los suyos.

-(Sonrisas). Sí, disfruto más, porque no sabes lo que siente encima de la moto él. Además, los nervios de la carrera por si llegaba Luthi o no. Estábamos en la oficina con José y Rubén, que son los dos amigos que nos acompañan, y estábamos todo el tiempo dudando de si íbamos a la curva o no. No lo había vivido nunca, porque en Valencia no lo pude vivir así cuando ganó. Ha sido emocionante. Disfruto mucho con él. ¿Por qué? Pues porque sé la presión que aguanta. No es fácil ser hermano de... y la gente se piensa que abre puertas, pero muchas veces te cierra las importantes. Se lo ha ganado él, es campeón del mundo de Moto3, campeón del mundo de Moto2 y no lo ha tenido fácil. Ha tenido que soportar comentarios de todo tipo y presiones, pero al final es lo que le he dicho: 'tío, si quieres conseguir este campeonato deja el teléfono a un lado, olvídate de las redes sociales, que a veces hacen mucha sangre, y a concentrarse en pilotar, que es lo que tú sabes". Estoy muy orgulloso de él y su título me ha dado fuerzas.

-¿Cómo ha salido de la oficina con lo poco que faltaba y tal y como estaba la carrera?

-Se tenía que estar allí. He arriesgado y alguien tiene que estar con la camiseta y el peto. Estamos en Malasia y no tenemos mucho personal, ¡Qué los billetes son caros eh! (Risas).

-¿En qué momento entra en modo carrera tras la celebración o no se ha olvidado del título en ningún momento?

-No me he olvidado, pero sí que cuando estaba en la parrilla ya he entrado en modo MotoGP. En el meeting que hemos hecho antes de la carrera no estaba. Venía de celebrar lo de mi hermano y estaba sudando por el sprint del pit lane y peleándome con el equipo. Yo le decía que yo quería el medio trasero y todo el Repsol Honda quería el blando, empujando por el blando y yo que no, que el intermedio. Al final, he dicho, vamos a hacer una cosa porque era el cuento de no acabar...: 'el campeonato de pilotos ya está, el de constructores ya está y falta el de equipo, el Repsol Honda Team está a un puntito, pues decidir vosotros el neumático'. Y me han puesto el blando. Me lo han dicho en la parrilla y yo he dicho: 'vale, perfecto'. He salido convencido y al final creo que ha sido la elección buena, porque el objetivo está cumplido.

-¿Tenía muy clara la estrategia de salida?

-Tenía muy claro ir por el interior. Sabía que siempre hay alguien que barre por dentro y me miré ayer por la noche todas las salidas de 2011 hasta hoy. Me miré la salida de Mugello en 2015, y todas las salidas que se habían hecho aquí en Malasia y, por estadística, era mejor el interior que el exterior. Sí que Dovizioso ha ido por el exterior y también le ha salido muy bien, pero venía muy lanzado, con mucha velocidad, aunque no me esperaba recuperar tantas posiciones y lo he podido conseguir, lástima que en esa segunda y tercera vuelta no he podido adelantar a Miller y ahí destrozamos los neumáticos, pero era su estrategia y no he podido ser del todo hábil en ese momento y al final se ha escapado. Sabía que si se escapaba era muy difícil cogerle, pues hoy era el más rápido en pista y mi única táctica era intentar hacer como en Australia, pegarme e ir toda la carrera ahí. Cuando ha cogido el segundo y medio, aunque lo he intentado, he cometido un error con el que me he salido de pista y he pensado que el segundo estaba bien.

-¿Cree que el título de Álex era importante para él por lo que representa con respecto a usted?

-Muy importante, muy importante, pues ganas en Moto3 pero Moto3 es Moto3 y puedes ganar de carambola o no, por rebufos o carreras extrañas, pero en Moto2 el piloto cuenta mucho. Todas las motos son iguales y cuenta la mentalidad, el ser constante, las carreras en solitario y ahí en Moto2 es donde se ve si hay piloto o no. Aunque le costó mucho el inicio de Moto2 este año y a base de cambios de mentalidad y dos o tres cambios en el equipo, ni peores ni mejores, sino diferentes, le han dado esa confianza y ha creído en el proyecto y el equipo le ha hecho tener esa confianza. Ya digo, cuando ganó las cuatro carreras seguidas a mitad de temporada se vino arriba, luego fue una lástima que lo tiraran en Assen, pues perdió otra vez un poco la confianza, pero ha sido dura la última parte de la temporada porque entra la presión de las dudas, de no caerte. Le dije: 'sigue tu instinto, que eres el mismo que ha ganado cuatro carreras seguidas y el mismo que ha hecho todos esos buenos resultados de estos últimos años’.

-Tiene el récord de puntos y también mantiene la racha primero o segundo este año, salvo la caída de Texas.

-Sí, importantísimo. El peor resultado del año es un segundo saliendo undécimo y en un circuito en el que Yamaha iba muy rápido. Una vez más estamos ahí. Sufrimos, y segundos. Tenemos algo más, y primeros. Es ahí donde tenemos que saber gestionar bien y es lo que tratamos, sacar siempre esta confianza, este puntito de más, pero no nos tenemos que dormir porque viene una pretemporada difícil, en la que Yamaha va a ir muy bien y nosotros tenemos que seguir trabajando. Ya veremos, pero antes de acabar no me quiero olvidar de Munandar, un piloto indonesio con mucho talento (fallecido ayer). Lo conocía pues compartimos algún evento y bueno, todos sabemos el riesgo que corremos cuando estamos aquí, cuando estamos pilotando las motos, pero todos asumimos el riesgo por llegar a esos momentos de felicidad y por llegar a nuestro objetivo, que es disfrutar de nuestra pasión, disfrutar de las victorias. Ahora es lógicamente la celebración de mi hermano, pero todas pensando en él, porque era por lo que corría y no lo olvidaremos nunca.