MOTOGP | GP DE MALASIA

“Cuando he visto a Marc detrás, he dicho: 'Mierda, que va a venir”

Maverick Viñales se impuso en el GP de Malasia y reconoce que la caída de en la cita anterior en Australia le dio "mucha fuerza".

La octava victoria para Maverick Viñales en MotoGP, la segunda de la temporada, llegó en un gran momento, porque hace que quede muy lejos, lejísimos, su carrera anterior, la de su caída en la última vuelta mientras perseguía a Márquez.

-¿Más importante si cabe ganar aquí por venir de la caída de Australia?

-Me dio mucha fuerza lo de Australia. Salí contento de allí y satisfecho. Era de las pocas veces que me había caído y estaba satisfecho. Ya aquí, desde el FP1 sabía que tenía posibilidades de luchar esta carrera y de ganarla, porque en el test fuimos muy rápidos. Una vez he salido hoy, me he dicho que todo o nada. Otra vez. Lo he dado todo y he acabado muy contento.

-¿Ha ayudado mucho la salida que ha hecho?

-No ha sido la hostia, pero si las comparas con las que hacía era perfecta. (Rinsas). No perder posiciones para mí ya es la hostia. (Más risas). Hemos mejorado mucho la segunda parte de la salida, que era cuando más fallábamos. No noto tanta diferencia de depósito lleno a vacío. Quizá no soy tan fuerte a final de carrera, pero soy mucho más fuerte al inicio. Estoy muy satisfecho y el equipo ha hecho un gran trabajo. Incluso esta mañana hemos probado a mejorar un poco la moto y estaba al cien por cien. No tengo nada que reprochar.

-Ayer se le notaba muy serio en la rueda de prensa. ¿Era porque pensaba que se le había escapado la pole al haber bandera amarilla por la caída de Márquez?

-(Sonríe). La verdad es que, aparte de no poder dar la segunda vuelta, que es donde creo que hubiera podido apretar fuerte, tenía muchas ganas de hacer la pole, porque era el récord del circuito. Se nos escapó por una décima. Sí que me despistó un poco la bandera, pero tampoco es una excusa porque todos pasaron por ella. Realmente, ayer me quedé con ganas de más y hoy en el warm up sabía dónde tenía que mejorar. Le tengo que agradecer al equipo que, en dos minutos, me han empezado a cambiar la moto y me ha dado tiempo a dar otra vuelta.

-Es el único que ha ganado dos veces este año con cierta ventaja. ¿Es casualidad o significa alguna cosa?

-No lo sé. Cuando me encuentro bien con la Yamaha, puedo hacer carreras muy buenas, como en Assen, y en las últimas diez vueltas puedo dar un poco más. Estaba un poco frustrado, porque en Misano, Tailandia y Silverstone tenía más para esas últimas vueltas y no lo podía demostrar. Me quedaba a un segundo o 0.6 de la victoria así que, cuando aquí me he puesto primero, he dicho que me daba igual el neumático trasero, que tenía que tirar y ya está, como en Phillip Island.

-A Ducati le gusta y con carreras así, seguro que más. ¿Qué piensa?

-Es siempre muy importante gustar y demostramos que estamos a un gran nivel, pero vivo el momento. No se gana cada día, así que lo voy a disfrutar como nunca y mañana ya a pensar en Valencia.

-¿Esta victoria y cómo van ahora las Yamaha le puede hacer mirar diferente a su moto?

-Me siento igual. Mi apuesta del año pasado fue por Yamaha para 2019 y 2020, y sigo igual. Sigo apostando a tope y el año que viene puede ser un gran año. Seguiremos trabajando duro y picando piedra. Todo lo que estamos haciendo es pensando en el año que viene, para empezar a un gran nivel.

-¿El momento clave de la carrera ha sido mantenera a Marc varias vueltas a un segundo de distancia?

-Sí. Cuando he visto que le tenía detrás después de tres o cuatro vueltas, he dicho: ¡Mierda, que va a venir! Pero esta vez tenía y hubiera dado otro apretón si llegaba, aunque no sé qué hubiera pasado con el neumático.