Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • MotoGP
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
  • Moto3
  • Mundial Ciclismo
Fórmula 1
1 1h58:33.667

S. Vettel

Ferrari

2 a 2.641

Charles Leclerc

Ferrari

3 a 3.821

M. Verstappen

Red_bull

12 a 35.974

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Holandesa
FINALIZADO
Heerenveen Heerenveen HEE

1

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

3

Feyenoord Feyenoord FEY

3

FINALIZADO
ADO Den Haag ADO Den Haag ADO

0

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

1

FINALIZADO
PSV PSV PSV

1

Ajax Ajax AA

1

FÓRMULA 1 | MONZA | LIBRES 2

Leclerc manda, la lluvia también

Mejor tiempo para el Ferrari del monegasco seguido de Hamilton y Vettel. Carlos Sainz, duodécimo, no probó la goma blanda.

Leclerc manda, la lluvia también
MIGUEL MEDINA AFP

Después de la primera victoria de la temporada, ‘La Gazzetta’ pide un objetivo realista para Ferrari en Monza: “Doblete”. Sin presión. Al menos Leclerc ha recogido el guante con el mejor tiempo del viernes en Italia, liderando las dos sesiones y manteniendo la buenísimas sensaciones de Spa en su SF90, un misil en recta. Hamilton a milésimas, eso sí, y por delante de Vettel, que sigue sin encontrarse con este ‘cavallino’ deslizante. Igualdad, en todo caso, aquí Mercedes no está tan lejos y Red Bull, de momento, tampoco.

Llovió por la mañana, cuando Sainz fue el segundo más rápido, y por la tarde no eran malas las impresiones del McLaren hasta que una fuga de aceite arruinó la sesión de Norris y dejó sin neumáticos blandos al madrileño, que se puso a hacer tandas largas. Fue duodécimo, pero sin sacar la artillería. La zona media la lideró Gasly, que parece correr más con Toro Rosso que con Red Bull, a solo seis décimas de Albon con mecánica incomparable.

Para el sábado, sol. Para el domingo, 40 por ciento de probabilidad de lluvia. Habrá que prestar atención al asfalto, aunque los entrenamientos libres dejaron un protagonista inesperado para la retransmisión de la FOM: en el muro de Woking, sentado en la silla de Seidl, vigilaba un bicampeón asturiano.