Competición
  • Europa League
  • Euroliga
  • Copa Libertadores
Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Panathinaikos PAN

-

B. Munich MUN

-

Khimki Moscú KHI

-

F1

Así será la Fórmula 1 de 2021

'Efecto suelo', alerones más simples y menos aire sucio al perseguir coches. También el techo presupuestario, que debe rondar los 175 millones.

Las normas de la F1 para 2021.
F1.com

La FIA y la Fórmula 1 publicaron este miércoles las primeras claves sobre el gran cambio normativo de 2021 que aún están negociando el organizador y los equipos, y que será oficial en octubre. Los cuatro objetivos no por obvios son poco ambiciosos: coches que faciliten la batalla en la pista, espectaculares a la vista, parrillas más equilibradas y circuitos con configuraciones inclinadas al show.

Si en 2017 un coche se quedaba sin el 50% de la carga aerodinámica al rodar pegado a otro monoplaza, "en 2021 esa pérdida variará entre el 5 y el 10%. Será una reducción masiva", explica Tombazis, jefe técnico de monoplazas de la FIA, porque el principal empeño ahora es limitar los flujos de aire sucio que desprende un F1 y que generan turbulencias para quien vaya detrás, dañando los neumáticos a las pocas vueltas de persecución.

¿Cómo se consigue? Por un lado, simplificando aún más los alerones delanteros y traseros para reducir la carga aerodinámica actual, recuperando el efecto suelo que pega el coche al asfalto. Ahora el objetivo es hacer máquinas espectaculares, "estéticamente satisfactorias" para Tombazis, "un coche que genere pasión. Con el alerón delantero aún no estamos del todo satisfechos". Los neumáticos serán de 18 pulgadas, ya lo dijo Pirelli. Sobre los motores híbridos, como se anunció, no habrá cambios importantes con respecto a los V6 y sus MGU-H.

Para equilibrar la parrilla se pretende reducir ayudas al piloto o telemetrías en directo. Pero la medida fundamental está en la aplicación de un techo de gasto que ronde los 175 millones de euros por equipo y año (la FIA no informa de la cifra), incorporando piezas estandarizadas como llantas, frenos y radiadores, prohibiendo la suspensión hidráulica y materiales exóticos. También se valora congelar parámetros de la caja de cambios.

"Los equipos grandes seguirán siéndolo, pero no podrán encontrar esas ganancias marginales", valora Ross Brawn, director deportivo del Mundial. Aunque ese coste controlado no tiene por qué incluir los salarios de los pilotos y del personal clave del equipo, igual que las actividades de márketing de cada escudería. Para otoño se pretende tener listo el borrador y los gigantes meten prisa... todos quieren tomar ventaja de las nuevas reglas. Nada nuevo, en ese sentido.