FÓRMULA 1

El motor, aún más importante en la nueva F1 que el año pasado

Sainz confirma que, a pesar de la nueva reglamentación, la unidad de potencia sigue siendo vital en la Fórmula 1 de este año.

Melbourne
0
Carlos Sainz con el Toro Rosso en el GP de Australia.
Peter Fox Getty Images

¿Donde está la clave? ¿Cuál es el momento en el que un equipo se convierte en dominante en la F1 y por qué? Le pongo un ejemplo. En 2010 Renault recibe una prerrogativa de la FIA para poder modificar su motor por fiabilidad y para mantener los costes los más bajos posibles. Un año antes se había congelado la evolución de los propulsores hasta 2013. Los franceses aprovechan esa circunstancia para mejorar prestaciones y hacer que su escape sople en la fase en la que el piloto no pisa el acelerador, algo que unido al difusor de Adrian Newey hizo volar a los Red Bull que consiguieron con Sebastian Vettel cuatro títulos consecutivos. Después entraron los motores híbridos que Mercedes, gracias a la información de Ross Brawn, había empezado a construir antes y con más presupuesto que nadie.

Ahora vuelve a cambiar la normativa, pero… los motores siguen siendo lo más importante. Incluso más que antes. "Hay que ir más tiempo con el pie en el acelerador porque vas a fondo en más curvas que antes gracias a la aerodinámica y el agarre de los neumáticos, así que eso hace que el motor sea aún más importante que el año pasado", explica Carlos Sainz a AS.

En 2008 se redactó un reglamento en el que se ponía un límite de revoluciones en 18.000 por minuto, de esa manera los motores eran iguales en teoría y la clave estaba en la aerodinámica. Ahora nos han vendido que de nuevo la aero sería la clave, pero no es así. Quizá a eso se refería Fernando Alonso cuando pedía igualdad en ese aspecto. Pero hay más, en estos nuevos coches, se sigue teniendo que ahorrar gasolina. "Tengo una mala noticia para los aficionados: habrá que seguir ahorrando gasolina, a pesar de los cinco kilos de más que tenemos este año porque, como he dicho, a pesar de tener más combustible vamos más tiempo a fondo y se gasta más", confirma Sainz.

En cuanto a los motores híbridos, este año sigue la evolución, pero los motoristas lo han afrontado de manera diferente: mientras Ferrari y Mercedes intentar llegar al límite con su unidad de potencia primitiva, en Renault y Honda han empezado de cero con las dificultades evidentes. Ya no hay tokens y tienen todo el año para mejorar en fiabilidad y potencia. ¿Lo conseguirán? Quizá si llega alguna ayuda, como a Red Bull en su día o a Mercedes después. Esto es Fórmula 1…