LA INTRAHISTORIA

Purley, el piloto que sobrevivió a un impacto de 179,8G

Sufrió la mayor desaceleración que ha soportado un ser humano en la preclasificación del GP de Gran Bretaña de 1977. Pasó de 173 km/h a 0 en 66 centímetros.

Purley, el piloto que sobrevivió a un impacto de 179,8G

Silverstone. Preclasificación del GP de Gran Bretaña de 1977 de F-1. David Purley, al volante del LEC con motor Cosworth, se estrella frontalmente contra un muro a 173km/h. No pudo reducir ya que se había atascado el pedal del acelerador. Impacto seco. El monoplaza se detuvo completamente en ¡66 centímetros! De 173 a 0 en lo que mide una raqueta de tenis. Tras analizar los datos del accidente, los expertos concluyeron que sufrió una desaceleración de 179,8G. Hasta la fecha, y según consta en la documentación médica, la mayor a la que ha sobrevivido un ser humano.

Purley sufrió múltiples fracturas óseas en ambas piernas, se rompió la pelvis, tuvo numerosas lesiones internas, seis paradas cardiorrespiratorias y estuvo ingresado en el hospital varios meses de donde salió con una pronunciada cojera producto de que le quedó una pierna más larga que la otra. No sólo sobrevivió pese a no llevar HANS, ni chasis de fibra de carbono, ni estar recubierto el habitáculo con Zylon... sino que regresó a las carreras, aunque ya no a F-1.

Quizá el soldado que formó parte del primer regimiento de paracaidistas del ejército británico en Yemen, y que acabó como piloto de coches, tentó demasiado a la diosa Fortuna. Ocho años después, falleció mientras realizaba una exhibición de vuelo acrobático.