FÓRMULA 1

Boullier: "McLaren Honda llega a Melbourne con incógnitas"

El jefe deportivo del equipo de Alonso reconoce que "no será un inicio sencillo", pero también manda un mensaje optimista: "Estamos un paso por delante respecto a 2015".

0
Boullier: "McLaren Honda llega a Melbourne con incógnitas"
DIEGO AZUBEL EFE

El Mundial 2016 ya está aquí y McLaren Honda es una de las grandes dudas en cuanto a rendimiento. Eric Boullier, responsable de la escudería de Woking, no esconde que ni ellos mismos saben exactamente qué va a suceder en la cita de Melbourne: "Ha sido un invierno muy largo y sé que hablo en nombre de todo el equipo McLaren-Honda cuando digo que no podemos esperar para correr de nuevo. Hemos trabajado mucho y de forma muy dura. Queremos ver dónde estamos en nuestro segundo año de nuestra asociación con Honda".

Discurso corporativo y animoso que no esconde que se enfrentan a múltiples incertidumbres: "No hemos conseguido completar la configuración final del coche y el trabajo de puesta a punto para Albert Park por lo que llegamos a Melbourne con algunas incógnitas. No será un inicio sencillo en este sentido ya que necesitaremos concentrarnos en la puesta a punto del coche para cada sesión y volviendo a estudiar la especificación final de nuestro paquete tan pronto como lleguemos a Albert Park".

El dirigente francés reconoce los problemas, pero también manda un mensaje optimista: "Estamos un paso por delante respecto a hace un año en términos de preparación. Hemos hecho más kilómetros y hemos realizado la mayor parte de los controles del sistema necesarios en los que aún estábamos trabajando en los fines de semana de carreras en 2015. Se ha realizado un enorme esfuerzo desde la fábrica de Woking para llevar nuevos componentes a Australia. Será bueno tenerlos finalmente en pista el viernes y ver cómo funcionan".

Como objetivo final para el inicio del Mundial, Boullier lo tiene claro: mejorar pero sin comprometer teminar la carrera: "La prioridad es centrarnos en extraer el máximo rendimiento mientras mantenemos la fiabilidad. Es un equilibrio difícil de lograr, pero como siempre vamos a trabajar duro, con la esperanza de hacerlo mejor en Australia que el año pasado".