Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Serie A
Inter Inter INT

-

Roma Roma ROM

-

Bundesliga
Ligue 1
Lille Lille LIL

-

Brest Brest BRE

-

Nîmes Nîmes NIM

-

Lyon Lyon LYO

-

Euroliga
Zenit San Petersburgo ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alba Berlin ALB

-

Panathinaikos PAN

-

Olympiacos OLY

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Ajax Ajax AA

-

Willem II Willem II WII

-

Estas leyendo

“Mi olfato me dice que la navegación será la clave”

Dakar 2015 | Marc Coma

“Mi olfato me dice que la navegación será la clave”

“Mi olfato me dice que la navegación será la clave”

Reuters

Marc Coma defiende el título logrado en motos el año pasado. “No me siento cómodo con lo que puedo lograr, me siento cómodo en pista, currando”.

Marc Coma (7-10-1976, Avià, Barcelona) defiende título y está a un Dakar de los cinco de los franceses Despres y Neveu. Pero él, fiel a su ADN, sólo piensa en el hoy, en el trabajo.

—¿Supone una presión extra que nunca haya ganado dos años seguidos?

—No. Bueno, no y sí, al final la presión no deja de ser buena señal. Pero todo ello desde las claves que me llevaron hasta aquí: la humildad. Eso mantiene el hambre de ganar.

—Vuelve a contar con la garantía de KTM, ganadora 13 años seguidos. En algún momento se tiene que romper esa racha...

—Hay que tenerlo en cuenta, porque si ves el actual panorama del Dakar es completamante distinto al de la última década.

—La 450 Rally gana en resistencia en sus materiales. ¿Se puede mejorar en fiabilidad o es imposible dar un paso más?

—No, imposible no. Con la involucración de otras marcas y los recursos en el Dakar, todo evoluciona a una velocidad increíble. Lo de que una moto valga para cuatro ediciones pasó a la historia. El peligro es entrar en un terreno pantanoso, el de los costes.

—¿Será el último Dakar de Coma en moto?

—Espero que no...

—Y una pregunta dentro de esa: ¿depende de si gana?

—No, a estas alturas el ganar o no ganar no va a hacer que deje de ir en moto. Yo, a lo mío, que es correr y luchar, y cuando decida parar querré hacerlo con la sensación de que lo he dado todo y que me voy de vacío.

—El segundo clasificado del Dakar 2014 fue Viladoms. Un compañero, ¿y un rival?

—Con Jordi hemos trabajado muy bien, en 2014 fue segundo, un resultado fantástico, y lógicamente él lo quiere superar, y esto significa querer ganar. Al final no es incompatible; debemos trabajar en equipo y en la parte decisiva de la carrera veremos dónde está cada uno. Esto no es lo que no me deja dormir ahora mismo.

—¿Alguna cosa que lo haga?

—No, puedo dormir tranquilo, pero nuestro principal dolor de cabeza es el potencial de Honda, la incógnita de Yamaha...

—El futuro ya está aquí y está en su equipo: Sunderland.

—Sí, a nivel de jóvenes es el que más proyección tiene. Apunta a que en el futuro será un ganador, probablemente. Pero de posible ganador a ganarlo hay una distancia que en ocasiones es interminable.

—¿Echaremos de menos al ‘Chaleco’, baja por lesión?

—Sí, porque es muy buena gente, humilde, y se le echará en falta aquí y allí, porque es una figura en Chile que le daba mucha proyección al Dakar, y se han quedado un poco huérfanos. Pero hay jóvenes que suben bien, como Pablo Quintanilla, que puede ser un heredero de lo que ha hecho el Chaleco.

—Tras la jornada de descanso llegarán las etapas maratón. ¿Preocupado?

—Llegamos al descanso muy rápido y la segunda parte de carrera es más larga. Con dos etapas maratón en la última semana la carrera estará abierta hasta casi el final.

—¿Teme la navegación?

—Ya en la edición anterior vimos que de nuevo tenía protagonismo y creo que ese es el espíritu correcto. Mi olfato, no sabría decirle muy bien por qué, me dice que la navegación decidirá el rally, será la clave.

—¿En qué mejora el Coma de 2015 al de 2014?

—Pocos pilotos tienen la experiencia que tengo yo. Intento que eso me ayude, pero los otros también aprenden. Pero estoy contento, también por haber ganado un Mundial después de ganar un Dakar.

—Es decir, que no se ha relajado...

—Cuando logras algo tan grande como un cuarto Dakar, es fácil que uno se vaya un poco abajo en motivación, pero ver que después de una década luchando sigan saliendo las cosas, para mí es un orgullo. Eso me da un plus, me motiva.

—¿Alguna etapa trampa?

—Quizá Chilecito, no sé qué condiciones vamos a encontrar. Siempre ha pasado algo allí y este año es muy temprano.

—¿Algún tapado?

—Toby Price puede ser una sorpresa, alguna etapa ganará.

—Acabamos. ¿Le preguntan por los cinco títulos de Despres o los seis de Peterhansel?

—(Risas). Ni una cosa ni otra. Intento esquivar esas preguntas. No me siento cómodo con lo que puedo lograr, me siento cómodo en la pista, currando.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar