Competición
  • Tour Francia
  • International Champions Cup
  • Copa Argentina
Tour Francia
Limoux - Foix Prat d'Albis
Corredor Tiempo
Simon Yates 03:47:04
Thibaut Pinot +00:00:32
Mikel Landa +00:00:32
Copa Argentina
EN JUEGO
Racing Club Racing Club RAC

0

Boca Unidos Boca Unidos CAB

0

FINALIZADO
Lanús Lanús LAN

1

Independiente Rivad. Independiente Rivad.

0

Estas leyendo

Massa abre a Alonso las puertas de Ferrari

Fórmula 1 | GP de Malaisia

Massa abre a Alonso las puertas de Ferrari

Massa abre a Alonso las puertas de Ferrari

Un grave error de pilotaje del brasileño evitó un seguro doblete rojo a espaldas de un velocísimo Raikkonen. El asturiano sudó la gota gorda para llevar su lento R28 al octavo puesto. Hamilton, quinto ayer, sigue líder

Hora y media después de la carrera, Fernando Alonso fue a reunirse con sus ingenieros. El ambiente era desolador, con una sala casi vacía y más de la mitad de los técnicos camino del aeropuerto. Tras el cuarto puesto de Australia no faltaba nadie. Más allá de que el R28 sea lento, lo peor de Renault es el ambiente derrotista que se respira. Sobre todo después de ver que el asturiano se jugó el tipo para terminar octavo. Salvo alguna excepción como los combativos Denis Chevrier y Remy Taffin, del departamento de motores, la falta de medios y el espíritu de escudería de bajo coste impuesto por Carlos Ghosn están lejos de culminar las aspiraciones del mejor piloto del mundo. El coche evolucionará, seguro, pero se necesita más hambre de victoria y más dinero para dar el salto, y, cómo mínimo, acercarse al rendimiento que ayer acreditaron los Toyota, con Jarno Trulli cuarto.

Futuro rojo.

Al final de este túnel deportivo debería estar Ferrari. La ecuación es muy sencilla: dos carreras sin ayudas electrónicas, cero puntos para Massa; dos grandes premios con un botijo, seis puntos para Alonso. Si alguien en Maranello sabe de carreras, deben intentar fichar como sea al bicampeón para 2009 y se asegurarían así una edad de oro como la de Schumacher. Con Kimi al lado, no sólo vivirían duelos inolvidables. También podrían dominar con mano de hierro a sus rivales de McLaren. Ayer el brasileño, muy nervioso al ver como le había superado su compañero a las primeras de cambio después de haber salido desde la pole, se quedó atascado en la grava en la vuelta 30 después de entrar colado en la curva seis. Iba solo y después de la carrera dijo que su coche pudo haberse dañado tras golpear el bordillo de mala manera. No se lo cree nadie. Ese error evitó un doblete seguro y la posibilidad de arañarle otro punto más a Hamilton, quinto en meta después de perder once segundos en los boxes. Tal vez la marcha de Jean Todt, su mentor, le esté generando una clara falta de confianza.

Alonso firmó por un año con Renault, con la opción de renovar por otro más si lo desea a final de temporada. Si no cambian drásticamente las cosas, quedará libre para fichar por quien quiera. A BMW también le interesa ficharle y no es mala opción, Heidfeld marcó ayer la vuelta rápida en carrera y la forma que tuvo de adelantar al español y a Coulthard en la cuarta vuelta fue tremebunda.

Les quitó las pegatinas por aceleración y velocidad. El escocés venía de cometer un error, ya no está para llevar un monoplaza cargado de combustible, y los tres llegaron en un espectacular paralelo, lo mejor de la carrera, al ángulo anterior a meta. El BMW pasó sobrado y Fernando tuvo que tirar de manual para pasar a un Red Bull, el equipo por el que hubiera fichado de ofrecerle sólo un año. Sacrificó la entrada al ángulo para conseguir más tracción y rebasarle en paralelo a final de recta.

A la espera.

Desde ese momento, navegó en la novena plaza a la espera de algún suceso que le permitiera meterse en los puntos. Muy cargado de gasolina, el asturiano no podía tener un ritmo regular con un coche inconducible y su diferencia con el alemán oscilaba entre las ocho décimas y 1,3 segundos por vuelta. Es decir, a igualdad de peso el F108 era medio segundo más veloz. Cada diez kilos equivalen a 0,45 segundos y Fernando llevaba doce más de gasolina en el depósito. Hasta que Massa se salió, puntuar se convirtió en algo imposible. Justo cinco años después de que, sobre un Renault, asombrara al mundo al ser el piloto más joven en conseguir una pole y subirse al podio, al asturiano, que se alejaba poco a poco de Coulthard, le costaba seguir a los de delante. Su vuelta rápida en carrera es la décima (1:36.288), por detrás no sólo de los Ferrari, McLaren y BMW, también de un Toyota, el Honda de Button, y de uno de los monoplazas de las bebidas energéticas. Y, para que nos hagamos una idea de dónde está el coche, la mejor vuelta de Piquet fue la 15ª, sólo ¡seis milésimas! mejor que la de Fisichella con un Force India.

Se repitió la historia de pretemporada: cuando el coche del asturiano empieza a ser competitivo (en las cinco últimas vueltas de cada tanda) está demasiado lejos como para poder aprovecharlo. La carrera hubiera sido mejor para el ovetense de no sufrir una severa derrapada en la primera curva. Perseguido por Hamilton, entró por fuera en el primer viraje. Su intención era la de coger la línea buena de la segunda curva para pasar a Webber. Iba muy deprisa para el coche que llevaba, el R28 no aguantó como el McLaren, y se quedó derrapando entre los dos primeros virajes, también frenó al quedarse sin sitio para la siguiente curva. Le adelantaron Coulthard y las dos Flechas de Plata. Sin ese percance habría terminado séptimo. Tampoco hubiera sido para tirar cohetes...

Hamilton, claroscuro.

Por delante, Raikkonen inició un ataque feroz hacia Massa, que terminó con los ánimos de su compañero. Esta vez Kimi fue el de los grandes días, el que asola a sus rivales con su hipervelocidad. En el podio le acompañó un eficaz Kubica, que pasó en boxes, como Kovalainen (tercero), a un combativo Trulli. El italiano resistió los ataques de Hamilton en el tramo final. Lewis dio un recital de cómo destrozar los neumáticos con pasadas de frenada. Esto afectó a su ritmo y a su posición final. Fue un fin de semana de claroscuros para él.

Calificó mal, con peor tiempo que su compañero pese a llevar menos gasolina. Y salió muy bien hasta la quinta plaza, pero dio síntomas de nerviosismo a espaldas de Webber, al que no adelantó en la pista. Y es que cuando no sale desde la pole, su presunta frialdad no existe. Y, para colmo de males, se quejó del error de su equipo: "Me podría haber tomado una cerveza en el repostaje".

También te puede interesar