Final Vendetta
Final Vendetta
Carátula de Final Vendetta

Final Vendetta, análisis. Pura esencia de "yo contra el barrio"

El beat 'em up de corte clásico recibe un nuevo púgil con la propuesta de Bitmap Bureau y Numskull Games para PC y consolas: llega la vendetta final.

El género del beat 'em up nunca muere. Y sino que se lo digan a las numerosas propuestas que llegan habitualmente a todos los sistemas, especialmente desde hace unos años con numerosos estudios indie que encuentran en las peleas callejeras una oportunidad única para plasmar su visión de la época dorada del género, directamente desde los ya lejanos años ochenta y noventa. Sin ir más lejos, acabamos de recibir todo un juegazo como Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder's Revenge de la mano de DotEmu, todo un homenaje a los clásicos de la franquicia a cargo de Konami. Ahora, llega otro contendiente con Final Vendetta, título que parece extraído directamente de las máquinas de 16 bits con un claro referente: Final Fight. Veamos si este nuevo videojuego de los británicos Bitmap Bureau junto a Numskull Games es capaz de cumplir con las expectativas de los aficionados a los títulos de “yo contra el barrio” en PC, PS4, Xbox One, PS5, Xbox Series X|S y Nintendo Switch.

Homenaje a un icono del videojuego: Final Fight

Los jugadores más veteranos que en su día disfrutaron de todo un clásico como Final Fight de Capcom reconocerán inmediatamente su personalidad en Final Vendetta a todos los niveles, desde su puesta en escena a su planteamiento a nivel de jugabilidad. Tanto es así, que incluso la trama trata de emular la aventura de Guy, Haggar y compañía. Así, una banda conocida como Syndic8 está tomando el control de Londres, una expansión criminal que les ha permitido secuestrar a la hermana pequeña de Claire Sparks. Por desgracia de los maleantes, se han cruzado con quien no debían, puesto que Claire aplastará a cualquiera que se interponga en su camino. Para ello, contará con la inestimable ayuda de sus compañeros de piso, Miller T. Williams, un luchador profesional retirado, y Duke Sancho, un experto luchador callejero. Todo ello bajo un estimable look noventero que encandilará a los fans de los beat 'em up de la época.

Su propuesta es tan directa como sencilla. Por delante tenemos hasta seis escenarios (además de una fase de bonus) en los que repartir guantazos a diestro y siniestro hasta alcanzar el final de cada nivel para enfrentarnos al jefe de turno. La jugabilidad es la clásica del género, por lo que rápidamente nos haremos a los mandos; aunque debemos advertir de que no se trata de un título fácil, en absoluto. Pero en el tema de la dificultad profundizaremos más adelante. Primero centrémonos en la experiencia a los mandos. Y es que cualquiera que en algún momento haya disfrutado de Final Fight, rápidamente se sentirá como en casa, puesto que Final Vendetta emula las bases del clásico de Capcom para ofrecer alguna que otra novedad, aunque de forma muy tímida.

Más allá de las diferentes habilidades de cada uno de los tres protagonistas (Miller es el más lento pero contundente en sus golpes, mientras que Claire es la más rápida y ágil con Duke como el más equilibrado), tenemos los típicos movimientos y golpes de los juegos clásicos de este estilo. Golpe estándar con el que encadenar combos muy, muy ligeros, golpes más fuertes y demoledores, agarres, saltos con patada, la posibilidad de esprintar o recoger algunas armas como cuchillos o barras de hierro, entre otras. Las señas de identidad llegan con la posibilidad de realizar ligeras esquivas o un movimiento especial de gran poder destructivo al que podremos recurrir en los momentos más comprometidos. La gracia del asunto es que podemos llenar una barra de Super encadenando golpes para que dicha técnica especial no nos quite salud, ya que si recurrimos a él sin el Super al máximo, perderemos algo de salud, como en los títulos clásicos. Este pequeño añadido imprime algo más de estrategia al combate y nos permite calcular qué momento es el más idónea para recurrir al Super sin perder vida.

Aunque otra de las características con más personalidad de Final Vendetta a nivel de control llega con la posibilidad de bloquear golpes, hasta cierto punto, eso sí. Y es que si vamos todo el rato de frente sin pensar en el bloqueo es más que probable que no lleguemos ni a la mitad del recorrido, especialmente en dificultades elevadas. Por ello, tendremos que usar el botón de bloqueo casi de forma recurrente para ganar ventanas de ataque efectivas con las que derrotar a los enemigos, algunos de los cuales resultarán bastante molestos. Y es que al mínimo despiste, perderemos nuestra barra de salud y, por consiguiente, las pocas vidas de las que disfrutamos. Porque Final Vendetta es un beat 'em up arcade puro, sin concesiones ni continues que valgan. Si perdemos nuestras vidas (5 para el modo estándar y 7 para el fácil), la partida terminará en un irremediable Game Over. Y vuelta a empezar.

Todo un reto al más puro estilo arcade

Como decimos, Final Vendetta es bastante exigente y necesita de una destreza elevada a los mandos por parte del jugador. Por suerte, podemos recoger un par de vidas extra por el camino si golpeamos en el lugar adecuado, además de recuperar salud con los típicos manjares ocultos en barriles o cabinas telefónicas que destrozaremos a mamporros, además de ciertos objetos de valor para sumar unos puntos extra y subir alguna posición en el ránking. No será fácil terminar el juego ni el modo más accesible, por lo que será obligado aprenderse bien las rutinas de cada enemigos, especialmente las de los jefes y tener cuidado con algunas trampas de escenario que nos pueden jugar una mala pasada.

Además, si logramos completar el juego se desbloquean varios modos como el ultra difícil (solo para auténticos maestros de las peleas callejeras, todo un reto), el boss rush, el supervivencia o el entrenamiento. También es posible acceder a un modo versus; por suerte, cuenta con opción para dos jugadores en modo local. Lo que resulta extraño es que se desbloquee un modo entrenamiento solo tras completar el juego (que no es nada sencillo), cuando deberíamos poder entrenar con garantías antes de afrontar la aventura. Por otro lado, no hay más elementos desbloqueables ni personajes extra, lo que es algo decepcionante de cara a su poca rejugabilidad.

Un viaje al pasado en lo visual

En contra de lo que hacen muchos juegos de espíritu arcade con gráficos en alta definición dibujados a mano, Final Vendetta apuesta por un apartado visual decididamente retro, con gráficos pixel art tanto para personajes (de generoso tamaño) como para escenarios, presentando algunos efectos más que vistosos, especialmente para los ataques Super. Se puede activar un filtro CRT para dar ese toque a pantalla de tubo, aunque en modo estándar se ve fenomenalmente bien; solo algunas animaciones pueden ser algo toscas, pero en general luce más que correcto. Donde sí brilla con luz propia es en su pegadiza banda sonora neo-retro con temas electrónicos y de hip-hop de artistas como Featurecast, Krafty Kuts o Utah Saints. Muy bien en este sentido.

CONCLUSIÓN

Final Vendetta llega en 2022 aunque con marcado espíritu noventero, un interesante beat 'em up de los de antes, tanto en puesta en escena como en jugabilidad y contenido. Y es que más allá de los modos desbloqueables que no pasan de testimoniales, si logramos completar la aventura (es decir, los 6 escenarios), lo haremos en apenas 30 minutos. Una duración exigua que se mantiene al nivel de los arcade de antaño en los que echábamos monedas, pero que comparado con otras propuestas recientes del género, se queda corto. Aun así, es muy disfrutable, especialmente para expertos en los beat 'em up más duros y que en su día disfrutaron de iconos como Final Fight o Streets of Rage. Y la fase de bonus destrozando un coche es oro puro, un claro guiño a otro gran clásico con luchadores callejeros de todo el mundo.

LO MEJOR

  • Una experiencia beat 'em up pura y dura
  • Muy divertido a dobles en local
  • Puesta en escena con una genial banda sonora

LO PEOR

  • Duración muy, muy corta
  • Pocos alicientes para rejugar a pesar de los desbloqueables
  • Picos de dificultad desesperantes, especialmente en los niveles más elevados
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.