Solar Ash
Solar Ash
Carátula de Solar Ash

Solar Ash, análisis. Movimiento ágil y con estilo

De los creadores de Hyper Light Drifter llega Solar Ash, el nuevo título de Heart Machine que brinda movimiento, agilidad y reflejos para PC, PS4 y PS5.

El simple hecho de moverse es primordial en juegos como Solar Ash en los que el reflejo y la capacidad de reacción del jugador juegan un papel fundamental. Pero no es solo importante el movimiento, sino cómo se entrelazan las acciones con él para crear un flujo que sea tan gratificante como directo. Hemos tenido múltiples ejemplos así a lo largo de estos años: Celeste o Furi han copado la lista de los más complejos en el ámbito indie, aunque también hemos tenido ejemplos relajados en superproducciones como puede ser Super Mario Odyssey.

No es de extrañar que Heart Machine se centrara tanto en el movimiento después de lo bien que lo hicieron en Hyper Light Drifter, su anterior trabajo. El aprendizaje está ahí, y nos complace deciros que ese peldaño de más está presente en Solar Ash hasta el punto de convertirse en un título más que recomendable para los que disfrutan de un movimiento tan divertido como gratificante.

No pares de moverte

En Solar Ash encarnamos a Rei, nuestra protagonista titulada como "Exploradora del vacío" con la misión de salvar a su planeta natal, el cual está al borde del colapso. Su historia empieza con fuerza y genera interés, pero es de esas narrativas que quedan relegadas a un segundo plano en las que sin el lore no cobrarían ni forma ni relevancia. Pero como de letras y manuscritos hablaremos más adelante, centrémonos en lo importante: el movimiento.

Tras un breve tutorial en el que familiarizarnos con el movimiento de Rei, pronto nos daremos cuenta del potencial y la relevancia que tendrá el movimiento durante las 7 horas que dura el título de Heart Machine. Solar Ash no solo ha cuidado el movimiento del protagonista, sino que conjuga a la perfección con las acciones de atacar o saltar así como con el escenario y su diseño de niveles. Esta especie de flow constante que hay entre estos elementos es prácticamente excelente y pocas pegas le podemos echar más allá de alguna imprecisión en los bordes de algunas plataformas.

No aprendas, perfecciona

Solar Ash acierta en simular unos patinetes bajo los pies de Rei. Ese deslizamiento continuado y medido genera una experiencia más que recomendable a los mandos. Aparte, el dotarle de esta característica es inevitable el no querer pararte nunca. Por esto mismo quisimos realizar una segunda vuelta al juego para centrarnos en el movimiento y no tanto en la exploración, con tan grata sorpresa que nos encontramos un juego que hará las delicias de speedrunners. Hay tacto, mucho tacto en Solar Ash.

Cada zona en Solar Ash propone nuevos retos e implementa en cada una de ellas un elemento con el que interactuar y hacerse a él. Visualmente son muy distintas entre sí gracias a un diseño de niveles muy variado que les ha permitido incorporar la verticalidad o elementos que condicionen tu avance como el veneno. No aprendemos nuevas habilidades, sino que aprendemos a perfeccionar las que ya sabíamos con raíles o propulsores. En este aspecto, la curva de dificultad está tan bien medida que no hemos sentido frustración en ningún momento, sino un incremento lo suficientemente continuado como para no llegar a aburrir en ningún momento. Esta mejora como jugador es palpable cada vez que inicias el juego, así que recomendamos empezar una segunda vez Solar Ash para ver nuestro progreso a los mandos, seamos hábiles o no.

¡Deslízate por encima de los colosos!

Todos los juegos tienen un punto cénit en el que demuestran hasta dónde puede llegar. Muchos suceden al final, cuando ya tenemos todo el equipo disponible como ocurre en los metroidvania. Sin embargo, Solar Ash tiene esos picos en cada enemigo final. Como muchos recordaréis en su tráiler de presentación, a muchos nos recordó a títulos como Shadow of the Colossus por el hecho de caminar e interactuar con auténticos gigantes. Pues no vais mal encaminados si pensáis así, solo que Solar Ash lo hace a su manera: con agilidad y muchos reflejos.

Estos colosos protegen cada zona y para despertarlos de su letargo deberemos destruir una serie de ojos repartidos por el mapa. Estos pequeños retos/puzles serán a contrarreloj con el objetivo de ir destruyendo una especie de barra que cambiará su ubicación cada vez que la golpeemos. Bajo esta misma premisa funcionan también los colosos en Solar Ash una vez lleguemos a ellos, pero el reto y la dificultad varía dependiendo de cuantos golpes haya recibido hasta un máximo de 3.

No solo debemos luchar contra el movimiento del propio gigante, sino que tendremos que correr e ir destruyendo esas barras que comentábamos anteriormente. En ocasiones la nueva ubicación será dando giros de 180 grados, pero, afortunadamente, la cámara cambiará automáticamente para facilitarnos el recorrido y la clareza visual. Sí, suena complicado, pero creednos que está todo tan bien pensado y diseñado hasta el punto que muchos de ellos se han conseguido realizar a la primera sin ningún tipo de problema.

No cansa, no aburre... ¡Nada es igual!

Aquí entra también la variedad de escenarios y los combates. Es prácticamente imposible encontrar un reto similar, ya que cada zona está diseñada para sentirse diferente pero a la vez lo suficientemente familiar como para no perderte o agobiarte al llegar. De hecho, cada zona en Solar Ash añade un nuevo enemigo básico, pero son tan irrelevantes que apenas tardaremos un par de golpes en deshacernos de ellos. Y, aunque hay teletransporte, lo cierto es que es tan divertido el movimiento y los escenarios que más de una vez hemos optado por ir a pie.

Aunque nos la hemos dejado para el final, no podemos olvidar la historia de Solar Ash. Si bien es cierto que no es la más elaborada, sí que podría lograr enganchar a los adeptos de la ciencia ficción. Está lejos de generar un interés suficiente para el público general si encima solo quieres patinar y saltar con Rei por los escenarios. Tampoco generan interés los personajes secundarios y sus respectivas misiones. Aunque gocen de un diseño interesante, lo que proponen hacer va en contra de la propia naturaleza de Solar Ash.

El análisis ha sido realizado con una RTX 2060 y un Ryzen 5 2600X con 16GB de RAM y aun así hemos sufrido alguna rascada puntual, pero normalmente se ha mantenido un framerate estable de 60 FPS a 1080x1920.

CONCLUSIÓN

Solar Ash presenta una riqueza y diversión sin igual con diseños variados, verticalidad o proponiendo ideas, conceptos y momentos tan variopintos con los que no cansarte nunca. Los combates son el punto cénit donde se demuestra la habilidad de Heart Machine como desarrolladores, creando momentos que podrían quedar grabados en la retina de algunos jugadores. Aunque la historia y sus personajes podría haber dado más de sí y la imprecisión de algunas plataformas afean el excelente trabajo que se ha hecho con el movimiento de Rei, lo cierto es que Solar Ash es un juego redondo en el que todo funciona y se conjugan sistemas de una manera más que notable.

LO MEJOR

  • Movimiento ágil, divertido y preciso.
  • Conjuga muy bien todos los elementos con el movimiento.
  • Los enemigos finales son tan divertidos como ingeniosos.
  • Muy variado.

LO PEOR

  • Ciertas imprecisiones en algunas plataformas
  • Historia insulsa y personajes secundarios desaprovechados
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.