¿Con cuál te quedas?

Disney+: las 10 mejores películas de Pixar; obras maestras

Repasamos nuestras películas preferidas del que es uno de los estudios cinematográficos más prolíficos de todos los tiempos. 35 años de historias.

Pixar no necesita presentación. El estudio fotográfico de animación nacido en 1986 cumple este 2021 nada menos que 35 años, una huella inconfundible marcada por obras ganadoras del Premio Oscar, entre muchos otros. Su sede, afincada en Emeryville, Estados Unidos, es la cuna de obras maestras no solo del cine de animación, sino del séptimo arte en general. Es imposible entender Walt Disney Studios sin Pixar, por lo que hoy dedicamos en MeriStation un espacio a esas cinco letras empapadas de gloria.

Disney+ es una de las plataformas de contenido VOD de moda. Disponible en todo tipo de dispositivos —incluidas PS4, Xbox One, PS5 y Xbox Series X|S—, el servicio de contenido bajo demanda de Disney se presenta en la actualidad como el punto de encuentro ineludible para amantes de las producciones de Pixar; bien sean cortos, documentales o películas, que es lo que aquí nos acontece.

El objetivo de este artículo no es sentar cátedra con las que son las mejores películas absolutas de Pixar, sino representar las que son para nosotros, desde la redacción de MeriStation y sus colaboradores, las películas que más consenso han generado con la suma de nuestros votos. ¿Cómo verlas online? Muy fácil: todas están disponibles en Disney+. También Luca, cuyo estreno se producirá este 18 de junio.

10. Soul

Soul
Soul

La última en llegar. Una inteligente película que puede despertar todo tipo de opiniones dependiendo de tu estado de ánimo y tu deseo por conectar con el mensaje. Hay quienes dicen que es demasiado adulta, y quizá así es, pero es que Pixar siempre ha querido dar ese trasfondo a sus cintas. Esta vez queda más claro, porque ¿acaso te has preguntado alguna vez el porqué de tus intereses, de tus sueños o de tus pasiones? ¿Y si mueres mañana? Quedarte a mitad de camino de forma irreversible. Soul quiere que valores el pasado para que goces cada minuto del presente. El futuro está lejos, por eso hay que aprovechar cada instante y dejarse llevar. Su banda sonora, galardonada con un Premio Oscar al igual que por ser la mejor película de animación de 2020, ponen de manifiesto una vez más que las cintas de animación también pueden destacar por otros aspectos. Soul se tiene que escuchar, he ahí donde reside parte de su esencia, sumada a unas situaciones muy simbólicas y abstractas que, para sorpresa de muy pocos, te pueden poner los pelos de punta. Recomendada para gente despierta.

9. Inside Out

Inside Out
Inside Out

La película que nos habla de los sentidos. Hay quienes piensan que es esta la mejor película de Pixar en términos absolutos por su versatilidad. Hubo de todo, incluida una madurez y la posibilidad de sacar más de una lectura de su mensaje, perfectamente transmitido. Es sorprendente la capacidad que tuvo para tratar todo tipo de emociones y, sobre todo, personificar a través de sus personajes dichas emociones. Es equilibrada y sofisticada, repitiendo de nuevo los esquemas de otras obras maestras del estudio al permitirnos empatizar y simpatizar con ella en su conjunto. No importa cuántos años tengas y cuántas ganas tengas de ver una película, su ritmo es espectacular, cuidado al milímetro, con una interpretación especialmente destacable de cada uno de sus protagonistas. Pensar fuera de la caja para entender que no todo tiene por qué ser como pensamos. El guion de Pete Docter, Josh Cooley y Meg LaFauve es uno de los más completos, aderezado de temas musicales memorables de Michael Giacchino. Si no la habéis visto, Inside Out es un acierto total. Gracias a Alegría, Tristeza, Miedo, Ira y Asco por hacernos sentir tan vivos.

8. Ratatouille

Ratatouille
Ratatouille

La favorita de algunos de los miembros de la redacción. Seguramente no es de las más populares, no tanto como otros grandes nombres que destacan en este artículo. Sin embargo, hay un aliento especial en Ratatouille, sobre todo por el momento en que se estrenó. No estábamos acostumbrados a esto, a una Pixar tan entera en su relato, dejando de lado propuestas como Cars y adentrándose en una época dorada que nos dejó cuatro años para el recuerdo. Brad Bird, de nuevo, dispuesto a convertirse en uno de los grandes de la compañía a través de Remy, la rata protagonista que vive en el ático de una casa francesa. ¿Su sueño? Convertirse en chef gourmet. Nadie puede impedirnos soñar, hacernos sentir que todo es posible y que, con pasión —si bien no necesariamente se cumplen los sueños, porque la realidad no es así— nuestros objetivos pueden estar un poco más cerca. Todo ello al margen de su calidad audiovisual, que ha envejecido de maravilla a pesar de tener ya más de una década de antigüedad. Ríes, te emocionas, te contagias. Fantástica.

7. Los Increíbles

Los Increíbles
Los Increíbles

Antes de que Marvel llegase para hacer historia con el Universo Cinematográfico de Marvel, Los Increíbles se ganó por méritos propios ser una de las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos. Y sigue siendo, ¿verdad? Brad Bird escribió y dirigió una película donde el superhéroe no fue uno, sino toda la familia; también el recién nacido de la casa. Y sí, como bien describen las Marvel, DC y compañía, se trata de una familia normal, con la angustia y la ansiedad que provocan tener que vivir rodeados de superpoderes. Con lo bueno y lo malo. Los Increíbles trató con naturalidad lo excepcional, desmitificó la figura del héroe y nos contó una misión secreta que nos hizo levantarnos de la silla. La familia Parr se vio envuelta en un universo ficticio repleto de posibilidades, incluso para ser adaptado a otras manifestaciones culturales como los cómics o los videojuegos. Quizá uno de los motivos por los que funcionó es que no necesitó alardear de su grandeza, sino que se presentó con honestidad y caló hondo en todo tipo de culturas y formas de pensar. Valores como el amor familiar, el sacrificio y la responsabilidad son cosas que no faltan en Los Increíbles. Igual de disfrutable hoy que hace dos décadas.

6. Toy Story 3

Toy Story 3
Toy Story 3

Todo tiene un principio y un final. Si Toy Story nos narró las aventuras del joven Andy en 1995, nada menos que en 2010, quince años después, tuvimos el aparente final del viaje. Al menos, el final de una de las principales etapas de una vida. No podemos elegir dejar de ser niños, como tampoco entrar en la edad adulta, tener responsabilidades y pasar página. Nos guste más la primera, la a veces olvidada Toy Story 2 o esta fenomenal Toy Story 3 de John Lasseter, lo cierto es que la película supo explicar muy bien que, algún día, la vida continuará sin que aquellos a los que más queremos sigan ahí. Por su parte, Toy Story 4 cerró el círculo narrando qué sucede el día en que somos nosotros los que dejamos de estar… pero la vida sigue. No podía haber mejor forma de cerrar un ciclo e iniciar otro. Una aventura que, por si no había quedado claro con las anteriores, dejó el nombre de Woody, Bush y el resto de la banda como símbolos eternos de la historia del cine. Redonda.

5. Monstruos, S.A.

Monstruos, S.A.
Monstruos, S.A.

Es pensar en esta película y ponerse a reír. El carisma de los personajes y la personalidad en especial de Mike y Sulley es descomunal. La premisa es tan sencilla y apasionante que, por muchos años que pasen (ya van veinte), los 90 minutos que dura se pasan volando. Monstruópolis es una realidad paralela en la que los monstruos viven ajenos al de los humanos. Sin embargo, en la empresa Monster Inc. se dedican a asustar a los niños del mundo real para obtener energía con la que poder suministrar la energía de su ciudad. Si Monstruos, S.A. tuviese un videojuego, encajaría con el sigilo, los plataformas, la acción y el humor; como en Disney Infinity. Divertidísima, con un ritmo que no baja un ápice en toda la cinta y que construye, entre tanto susto y tanta risa, una historia verdaderamente auténtica. Como muchas de las cintas de Pixar, su secuela no estuvo a la altura de la original, así que seguramente la mayoría de los aficionados no tenemos problema en acudir a esta cuando queremos visitar de nuevo a estos protagonistas.

4. Wall-E

Wall-E
Wall-E

Qué especial, diferente y particular es Wall-E. Andrew Stanton situó en 2008 la película que continuó una racha dulce para el estudio. Ratatouille, Wall-E, Up, Toy Story 3… No podíamos dejar la historia de nuestro robot favorito fuera de esta lista. Poner los ojos en el futuro para entender el presente y, sobre todo, entender qué estamos haciendo con nuestro mundo. ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Cuánto tiempo nos queda en este mundo? ¿Estamos comprometiendo la naturaleza? Stanton ya vino de dirigir Buscando a Nemo, así que la sorpresa fue moderada. Una de las virtudes de Wall-E es que su mensaje caló en el mundo entero porque presentó una realidad trasladable a prácticamente cualquier sociedad desarrollada. El consumismo, el desgaste medioambiental y la acumulación de basura no son invisibles. En el siglo XXIX, cuando apenas es posible vivir en condiciones normales, las consecuencias son fatales. Wall-E y la nave EVA no necesitaron recurrir al lenguaje verbal que todos conocemos, sino a una comunicación basada en el entendimiento y, seguramente también, el sentido común. Una aventura amena, que dio lugar a todo tipo de situaciones, incluso el romance. Su Premio Oscar a la mejor película de animación pareció ser más una costumbre. Ahora, pasado el tiempo, valoramos la importancia que tuvo en el devenir de Pixar a nivel creativo.

3. Coco

Coco
Coco

Una de las obras más recientes de Pixar; también de las más emotivas y conmovedoras. Lee Unkrich y Adrián Molina sorprendieron a propios y extraños en un 2017 marcado por contar con dos películas de la factoría el mismo año (junto a Cars 3). Poco podemos decir de la historia de Miguel Rivera, este joven mejicano de doce años que aspira a convertirse en músico, igual que Ernesto de la Cruz, ese ídolo de masas ya fallecido. Pero Coco no trata de eso, realmente, sino del amor familiar, el legado de las enseñanzas que se traspasan generación a generación. Una cinta aclamada tanto por su impresionante animación como por su historia, su música y el cariño que desprende a la cultura latinoamericana. Un ejemplo de cómo tratar algo tan trágico e irreversible como la muerte de la forma más tierna y aguda que podamos llegar a pensar. Salimos del cine con un nudo en la garganta, pero también con una sonrisa de oreja a oreja. De esas que disfrutas acompañado de los tuyos.

2. UP

UP
UP

Puede que muchos la recordemos por su primer cuarto de hora, pero ¿cuántas películas son capaces de decir tanto en tan poco tiempo? En verdad, si Up aparece en este ranking es porque se lo merece, porque su aventura se ganó un espacio en nuestra memoria y en nuestros corazones por las formas, por lo genuino de sus personajes, porque, de nuevo, el equipo de Pete Docter dejó claro al mundo entero que hacer toda una película alrededor de la idea de una casa flotante no es para nada disparatado. Precisamente, si hay algo de lo que puede presumir esta cinta es de ser extremadamente creíble. Es magia. Carl Fredricksen, un héroe que no buscó serlo, pero sin el que ahora no podemos entender el significado de Pixar. La Academia premió a Up con dos Premios Oscar; tanto por mejor película animada como por mejor banda sonora.

1. Toy Story

Toy Story
Toy Story

Si la has visto decenas de veces y tu VHS apenas funciona, no eres la única persona que lo ha hecho. Créenos. Estrenada originalmente en noviembre de 1995, la cinta de John Lasseter nos habla de muchas cosas, pero una de ellas es el valor de la amistad; además, una amistad que tanto niños como adultos podemos identificar. Porque todos hemos atribuido amor a un objeto, un juguete, algo aparentemente insignificante. Toy Story da significado a muchas cosas, te habla de la pérdida y normaliza el sentimiento de heroicidad que todo niño puede sentir en algún momento. Una obra maestra que supuso un nuevo techo en el cine de animación por ordenador. Woody, Bush Lightyear y compañía hicieron convenir la comedia con la aventura y un mensaje cautivador en tan solo 81 minutos. Eterna.

Hay un amigo en mí

Cuando eches a volar y tal vez añores tu dulce hogar

Lo que te digo debes recordar…