Sostenibilidad

Crean una Game Boy que funciona sin pilas: se carga con energía solar

Un grupo de investigadores estadounidenses ha logrado diseñar una Game Boy que prescinde de batería. Su alimentación orgánica es inagotable.

Un grupo de investigadores de la Northwestern University de Estados Unidos y la Universidad Delft de Tecnología e los Países Bajos han diseñado una Game Boy completamente funcional que no necesita batería para jugar. El sistema, en vez de utilizar baterías de litio o cualquier otra alternativa que comprometa el medio ambiente, se alimenta de energía solar y de las propias pulsaciones del usuario con los dedos mientras la sostiene.

Según explican, esta Game Boy —que respeta las líneas de diseño principales de la consola original de Nintendo— cuenta con varios paneles solares alrededor de la pantalla; a su vez, en la parte frontal los botones incorporan otro tipo de tecnología basada en retroalimentación que, por cada pulsación de los botones, aporta energía para la autonomía de la consola, que es de carácter indefinido o inagotable.

La batería no se agota: una Game Boy con autonomía eterna

El juego sostenible será una realidad”, comienza diciendo Przemyslaw Pawelczak, uno de los principales responsables de este ejercicio de ingeniería. “Hemos dado un paso hacia esa dirección al deshacernos totalmente de las baterías”, añade. Explica, asimismo, que “con nuestra plataforma, que remos mandar el mensaje de que es posible construir un sistema de gaming sostenible que ofrezca diversión y felicidad a los usuarios”.

El prototipo, que no tiene fines comerciales, se ha materializado con éxito y permitirá que futuros investigadores puedan tomar como fuente y recurso esta Game Boy alimentada sin pilas. Las grandes empresas tecnológicas llevan años buscando alternativas al litio para terminales móviles, pero, por el momento, este tipo de baterías siguen siendo las universales.

Según relata Agenex, una empresa española llamada Grapheano presentó este mismo año una batería de grafeno para coches eléctricos con hasta 800 kilómetros de autonomía. Dicha sustancia, el grafeno, está compuesta por carbono puro y átomos parecidos al grafito, además de ser casi transparente. Expertos en estas lides aseguran que ese nombre puede formar parte de nuestros productos en un futuro.

Fuentes | NorthWesternU; Agenex