BeTech: noticias de tecnología

LAPTOPS

Adiós a los portátiles Toshiba: la compañía abandona el sector tras 35 años

Toshiba empezó en 1986 a hacer ordenadores, y tras 35 años ha decidido dejar el negocio de los portátiles.

Adiós a los portátiles Toshiba: la compañía abandona el sector tras 35 años

Aunque el tema de los ordenadores portátiles nació oficialmente con el Epson HX-20 en 1975, fue en la década de los 80, la misma en que la Tecnología empezó a ganar momentum -y no hace más que seguir acelerando- cuando el sub-sector de los ‘Laptops’ comenzó a expandirse y encontrar su hueco entre los populares ordenadores de sobremesa. Toshiba, una de las tecnológicas japonesas más conocidas, fabricó el primero de sus ordenadores portátiles en 1985.

Portátiles Toshiba

El T1100 contaba con baterías internas recargables, una unidad de disquete de 3,5 pulgadas y 256K de memoria. Y aunque los ejecutivos de Toshiba no estaban seguros de la computadora portátil, vieron el potencial del mercado de laptops y comenzaron a vender el T1100 por alrededor de 2.000 dólares de la época. Durante la década de 1990 y principios de 2000, Toshiba se encontraba entre los principales fabricantes de PC.

Pero a medida que más y más compañías se sumaban al sector de la Informática, y con cada vez menos características únicas que ofrecer, los portátiles de Toshiba fueron perdiendo popularidad en la pasada década.

Según Reuters, en 2011 Toshiba tenía una cuota de mercado de 17,7 millones de PCs vendidos, una cifra que en 2017 había caído hasta solamente los 1,4 millones de equipos informáticos, momento en que Toshiba decidió vender el 80,1 de su segmento de ordenadores personajes a la compañía Sharp, que renombró la unidad en 2019 como ‘Dynabook’.

Adiós a los portátiles Toshiba

Durante estos dos últimos años, Toshiba ha mantenido el 19,9% de las acciones de la ahora Dynabook, por lo que aún tenía una pequeña parte del accionariado. Pero eso se acabó, porque la pasada semana Toshiba vendió el resto de sus acciones a Sharp, que ahora queda como la única accionista de Dynabook y propietaria. Una acción que supone la despedida del negocio de los ordenadores de Toshiba.

Es, ciertamente, el fin de una Era. Y también un signo de los tiempos que vivimos.