Catherine: Full Body
Catherine: Full Body
Carátula de Catherine: Full Body

Catherine: Full Body, análisis Switch

Bienvenidos a la Golden Playhouse. Preparaos para ser partícipes de una complicada historia amorosa, donde elementos como el sexo, la traición, la amistad o el desamor se utilizan como un cóctel explosivo. Pero, como el buen vino, ¿habrá mejorado con los años?

Para aquellos que, hace la friolera de nueve años, vivimos en primera persona el lanzamiento de Catherine para Xbox 360 y PS3, nos encontramos ante un juego que iba mucho más allá de su atractivo diseño artístico, cortesía del siempre brillante Shigenori Soejima, y de su sensual propuesta narrativa, que nos situaba bajo el rol de un treintañero a punto de casarse al que la aparición de una atractiva mujer puso de relieve su inseguridad e inmadurez emocional.

De la base interactiva del título que nos ocupa, un videojuego de puzzles y lógica aplicada con retazos de visual novel y elementos que nos recordaban a sagas como Persona, se mantiene todo el encanto que nos hizo disfrutar durante casi diez horas en nuestra primera partida.

¿Has escuchado alguna una vez que si mueres en el mundo de los sueños morirás también en el mundo real?

Catherine, casi una década más tarde

Pero han pasado 9 años, el juego se ha estrenado en PS4 bajo el subtítulo Full Body, y su llegada a Nintendo Switch nos ofrece la posibilidad de jugar en cualquier parte (la versión de vita queda descartada en occidente). Exacto, también nos podemos sentir como el propio protagonista, que se esconde en el cuarto de baño cuando quiere abrir uno de los mensajes de la sensual Catherine (con C), sin que la relación con su prometida Katherine (con K) se vea amenazada. Como si fuese tan sencillo...

Pese a que vamos a intentar centrar el objetivo de este análisis hacia el rendimiento del título en Switch y sus (casi inexistentes) novedades respecto a Full Body de PS4 (puedes acceder desde aquí al completo análisis de nuestra compañera Laura Luna), nos tomaremos la libertad de repasar también los aspectos que rodean al nuevo personaje —la encantadora Rin—, y los modos de juego extra, así como las clases de fichas diseñadas especialmente para hacer más profundo el sistema de puzzles de esta nueva versión de la obra dirigida por Kenichi Goto, que coje el genial testigo de Katsura Hashino.

Catherine: Full Body nos pone el la piel de Vincent Brooks, un hombre de 32 años decidido a sentar la cabeza junto a su novia Katherine quien, a pesar del apoyo de sus amigos y de la devoción que ha demostrado a su pareja durante los últimos años, ve su mundo tambalearse cuando conoce a la sensual y misteriosa Catherine. A partir de ahí, su vida se transforma de la noche a la mañana y, en el primer caso, sus noches se convierten en un mar de pesadillas donde parece estar totalmente atrapado. ¿El camino hacia la infidelidad ha provocado esto? ¿Quiénes son esos hombres en forma de carnero con los que se encuentra todas las noches mientras escala hacia su libertad?

El núcleo narrativo del título se complementa en esta ocasión con la adición de un nuevo personaje: la encantadora Rin parece la chica perfecta, inocente pero a la vez inteligente y moralmente de una gran integridad, y el apoyo mutuo que profesan ambos personajes da lugar a nuevas escenas y situaciones inéditas (tanto durante las fases de puzzle como cuando nos relacionamos con nuestros amigos en el Stray Sheep), bastante bien integradas en la trama del juego, aunque algo desaprovechadas de cara a la resolución final (recordemos que estamos ante un título con múltiples finales posibles).

Full Body, más posibilidades y contenidos

A los contenidos esenciales del título se añaden opciones online en modos como Babel o el Coliseo, elementos que hace brillar aún más el adictivo y perfectamente diseñado sistema de puzzles. La escalada moviendo bloques y aprovechándonos de los diferentes tipos que van apareciendo a medida que completamos la aventura (explosivos, de hielo, inamovibles, con vida propia…) se complementa con los nuevos conjuntos de fichas, que se mueven al unísono y nos recuerdan a las clásicas de Tetris o Columns. Si es mucho para tí, la accesibilidad del juego permite optar por varios modos y activar ayudas de diversa índole.

Y todo ello resulta muy divertido sea cual sea nuestra decisión: jugar la aventura principal, superar en cooperativo el conocido modo Babel, o compitiendo online contra los mejores del mundo por medio de carreras desenfrenadas a la cima, escalando en los rankings o superando partidas clasificatorias. No obstante, tenemos que admitir un fallo que sigue arrastrando el juego desde su primera versión: la cámara no siempre funciona bien, sobre todo cuando queremos rodear los bloques escalando por la parte trasera de los escenarios.

Las novedades de Switch pasan por la posibilidad de seleccionar entre nuevas actrices de doblaje para dar vida a Catherine, o conjuntos inéditos de canciones y elementos rescatados de Persona 5 (muchos de ellos de pago en PS4), extras que son más bien anecdóticos. Por otra parte, el rendimiento en la consola de Nintendo es bastante bueno, manteniendo los 30fps estables en casi todo momento (hemos encontrado escasisimas bajadas mientras nos movemos por el Stray Sheep, seguramente propiciadas por carga de contenido en segundo plano).

A pesar de no contar con la resolución y calidad de la versión de PS4, la nitidez —sobre todo jugando en modo portátil— es muy satisfactoria, aunque echemos de menos un uso más intenso del Anti-Aliashing para suavizar esos dientes de sierra que se evidencian fuera del dock.

A todo esto ayuda el apartado gráfico del juego, con un uso del cel shading muy en la línea de producciones como las de la saga Persona o los títulos de Arc System Works (sin llegar a esa excelencia técnica) y un apartado artístico comandado por Shigenori Soejima, que se complementa perfectamente con la banda sonora del siempre inspirado Shoji Meguro.

CONCLUSIÓN

Catherine: Full Body llega a Switch con una conversión a la altura de las circunstancias. A pesar de no contar con la resolución y nitidez que podemos disfrutar en PS4, cumple con nota tanto en dock como en modo portátil. La adición de Rin y los nuevos modos no son las únicas novedades con respecto a la primera edición del juego si lo miramos desde este punto de vista: tras nueve años, nosotros hemos cambiado, seguramente responderemos de manera diferente a las cuestiones trascendentales que se nos formulan en el confesionario y, además, su medido ritmo (a caballo entre un juego de lógica y un simulador social con elementos de aventura conversacional) nos ofrecerá sobre las 10 horas de sensual e inquietante diversión. Con retazos de Twin Peaks, de anime seinen y de un aire muy a lo Velvet Room de Persona en determinadas circunstancias, Catherine: Full Body es una experiencia que merece la pena.

LO MEJOR

  • Su sistema de puzzles, fresco, ingenioso y con nuevas posibilidades en Full Body
  • Los modos competitivos y cooperativos
  • La historia, con la adición de Rin, sigue sorprendiendo a través de tus decisiones
  • Una buena conversión para Switch

LO PEOR

  • La cámara nos dará algún que otro problema en situaciones específicas
  • La trama de Rin, aunque buena y original, podría estar más aprovechada
8.8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.