Death Stranding
Death Stranding
Carátula de Death Stranding

Death Stranding, análisis de la versión para PC. Un port a la altura de la plataforma

Analizamos la versión para PC de Death Stranding. Kojima Productions ha realizado un fantástico trabajo a la altura de lo que demanda la comunidad.

Death Stranding en PC se ha convertido en una especie de globo sonda. Dada la confirmación de la fecha de lanzamiento de Horizon Zero Dawn en la misma plataforma, la llegada del trabajo de Kojima Productions se convierte en la primera demostración del músculo del Decima Engine lejos del ecosistema PlayStation 4.

Porque la aventura de Sam Bridges es más que la oportunidad de descubrir un juego diferente a todos los niveles: es una forma de conocer en profundidad cuál es el destino en términos técnicos del motor propiedad de Guerrilla Games. En MeriStation, ya hemos conectado Estados Unidos por segunda vez.

El viaje a través de la Estados Unidos con sabor Islandés

A estas alturas pocas dudas quedan sobre la última gran propuesta de Hideo Kojima. Tal y como nos ha acostumbrado, el creativo japonés no cesa de salir de su área de confort. Death Stranding es la culminación de una obra de autor, con todas las letras. Un videojuego que lleva al jugador a una experiencia jugable que solo ha podido encontrar en él.

Nueve meses han transcurrido desde su primera aparición en PS4. Un 4 de noviembre del 2019, Francisco Alberto Serrano nos descubría qué era exactamente lo que había gestado en silencio estos años atrás. Nuestro coordinador editorial hablaba de estar ante “un juego especial”. “Es un título gráficamente espectacular, diferente a la norma, con una historia singular, un mensaje poderoso, repleto de detalles y meticuloso”, comentaba no sin antes reseñar los momentos “que permanecerán en la memoria colectiva”.

Sin embargo, la experiencia global está llena de “luces y sombras”. Los defectos que encontramos en su día tuvieron un eje en común: el mundo abierto. “Hemos podido experimentar muchos títulos en este género en la última década, hemos realizado cientos, o miles de misiones y actividades en ellos, y sabemos apreciar un poco mejor la diferencia entre un juego superlativo en base a estos factores, y uno que no lo es. Sin hacer nada mal, Death Stranding peca quizás de querer ser más largo de lo que debería, no por su historia sino por las limitaciones de su escenario y planteamiento de juego, por el hecho de querer ofrecer un mundo libre y enorme sin tener los suficientes elementos con los que alimentar esa experiencia concreta”.

Defectos que pasan por un ritmo atípico a la media dentro del género, o un abanico de mecánicas más elaboradas. Ni el sigilo ni la acción están a la altura de lo que ya hemos jugado en los últimos siete años de generación, especialmente los encuentros contra los jefes. Lo especial que resulta Death Stranding es que a pesar de ello logra emocionar al jugador con elementos fuera de esa media. “Si pones el foco en las muchas virtudes que atesora, disfrutarás de una gran experiencia, una obra desde el corazón que emocionará a muchos y dejará un recuerdo imborrable”, concluía.

Por momentos, Death Stranding se convierte en una fábrica de recuerdos de lo más imprevisibles. Tomar un sendero a lo largo de una montaña y que de repente el silencio se haga para dejarte llevar por las creaciones de Low Roar. La música de Ryan Karazija es un auténtico bálsamo para el alma. Momentos que hacen de lo cotidiano un trayecto especial, único, diferente al que conciben los demás.

Rendimiento espectacular

Durante nuestras impresiones a principios del mes de julio, ya os ofrecíamos detalles pormenorizados del excelente trabajo que había realizado Kojima Productions con el traslado a PC. Desde los ajustes gráficos hasta su rendimiento en tiempo real, el título se adapta a las exigencias de una comunidad tan diversa. Da igual el equipo (salvo si no cumples con los mínimos recomendados) o monitor que tengas: Death Stranding se ocupa de amoldarse a lo que tienes a mano.

Como podéis observar en el cuadro que acompaña a estas líneas, una gráfica de gama media con cuatro años a sus espaldas es capaz de moverlo a 1080p y 60 imágenes por segundo. La libertad de poder capar la tasa de imágenes objetivo desde dentro del juego permite dejar atrás programas externos. Si quieres medir datos exhaustivos, adelante; si eres un jugador casual encontrarás todo lo que necesitas desde el menú.

Cabe destacar la relevancia de la compatibilidad con equipos más entusiastas. De forma nativa podrás jugar con tu monitor ultrapanorámico o con varios monitores a la vez. Ya tengas una gráfica Nvidia o AMD, cuenta con dos de las tecnologías más importantes de sendas compañías. Ya en nuestras impresiones os ofrecíamos detalles del uso de DLSS 2.0 en GPUs RTX. Por otro lado, podrás hacer uso del contraste adaptativo de FidelityFX en ambos fabricantes independientemente de ser una tecnología que brinda AMD.

El sistema que hemos utilizado para el análisis consiste en un procesador i7 8700K, una gráfica RTX 2070 Super, 16GB de RAM DDR4 y un monitor 1440p. En estas condiciones, logramos una media de 115 imágenes por segundo, un poco más dependiendo de la zona en la que nos encontremos. Tras superar la barrera de la primera zona del juego, lo que viene siendo el inicio del capitulo 3, el rendimiento no se resintió demasiado al colocar más mundo en pantalla. Las escenas de vídeo están limitadas a 60 fps.

DLSS 2.0 es adaptable según el ajuste que quieras que priorice, entre calidad o rendimiento. En el primero, la media de frames superaba los 130fps, aunque sí es cierto que en algunos momentos de estrés descendía entre 100 y 120. Por otro lado, si seleccionábamos el modo rendimiento, los porcentajes sumaban una media de 15 fps más con respecto a calidad, a costa de perder nitidez en pantalla. Desde aquí os aconsejamos que si tienes una gráfica RTX debéis ir directamente a calidad. La imagen es nítida, desaparece cualquier rastro de aliasing y obtienes objetivos por encima de lo que te ofrece el juego sin él.

Es importante señalar que Death Stranding hace uso de la versión actualizada del Deep Learning Super Sampling. Metro Exodus, por ejemplo, fue de los primeros en utilizar esta tecnología. Al contar con la versión inicial, el resultado empañaba la imagen respecto a lo que recibías sin él. La imagen cobraba artefactos en los límites de la superficies y la nitidez se resentía demasiado. Nada que ver con los resultados vistos en la obra de Kojima Productions.

Un port a la altura de lo que exige el mercado de PC

Aunque sean el mismo juego, cuentan con una pequeña particularidad. La versión para Steam incluye una cadena de misiones relacionadas con dos de las marcas más célebres de Valve. Podremos obtener objetos de Half Life y Portal, incluidos cosméticos y aparatos utilizables en la aventura. No podemos dar detalles específicos sobre el cómo y cuándo, salvo que recibirás las misiones en tu correo personal junto al característico símbolo Lambda. No ofrecen grandes cambios, pero al menos sirven como una cadena de misiones repleta de guiños a sus seguidores.

También se incluye desde el primer día el modo foto, que aterrizó meses atrás en la versión de PS4 vía parche. Nos ha sorprendido lo tremendamente adictivo que resulta utilizarlo. Con solo pulsar un botón entras automáticamente a las herramientas de edición, diseñadas para que cualquier jugador sin conocimientos fotográficos pueda realizar sus estampas de lujo. Más allá de lo capturable que es el entorno, quizá el mayor atractivo de esta funcionalidad pasa por la posibilidad de cambiar la postura de Sam y BB sin importar la acción que estén realizando. Esto abre una ventana de posibilidades para crear momentos todavía más espectaculares.

Cuenta con soporte nativo para el mando de Xbox One y el Dualshock 4. Con el paso de las horas, controlarlo con teclado y ratón es una forma de entender el movimiento de Sam un tanto artificial; en ningún caso sustituye a lo logrado con un controlador tradicional. Ya solo por la forma en la que controlas en tiempo real la inercia, unas teclas no pueden trasladar con la misma precisión lo que te ofrece el stick. Es un juego diseñado por y para mando, y pese a poder jugarlo sin él, la experiencia completa se da forma utilizando un periférico tradicional.

CONCLUSIÓN

Death Stranding en PC es un port espectacular. Alcanza el estándar de calidad que la comunidad en ordenador exige en dos aspectos clave: personalización y rendimiento. Por si fuera poco, cuenta con las últimas versiones de las tecnologías de control adaptativo, como DLSS 2.0 y FidelityFX. Desde tu GPU básica hasta tu RTX, el juego se adapta con éxito a tu demanda en framerate. Aunque sea el mismo juego que la versión de PS4, debemos destacar la cadena de misiones en colaboración con Valve, unos añadidos que te hacen esbozar más de una sonrisa. Incorpora el modo foto de lanzamiento (ojo, es muy adictivo) y traslada correctamente el control a teclado y ratón, pese a sentirse que la jugabilidad está diseñada con un mando en mente. Kojima Productions ha realizado un trabajo fascinante para ser el debut del motor Decima en ordenador.

LO MEJOR

  • Personalización gráfica completa.
  • DLSS 2.0, un impulso en rendimiento para gráficas RTX.
  • Soporte nativo para monitores 21:9 y multimonitor.
  • Los contenidos de Half Life y Portal, una cadena de misiones repleta de guiños.

LO PEOR

  • El control con teclado y ratón está por debajo de lo logrado con mando.
  • Pequeños problemas visuales previos a contar con drivers dedicados.
8.2

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.