Portátil

Evercade, consola retro y con cartuchos: ¿Vale la pena?

La nueva plataforma distribuida por Koch Media llega con una fórmula puro retro que quiere llamar la atención de los más veteranos. Vemos si lo consigue.

Evercade salió a la luz hace tiempo como un proyecto retro interesante. Una consola portátil de aspecto vintage que trae consigo cartuchos con juegos de la vieja escuela y que llega apostando por el coleccionismo. Para los que tenemos cierta edad, todo un caramelo que llamó la atención rápidamente. Tras estar varios días con la nueva consola, gracias a una cesión temporal de Koch Media, os contamos los detalles de lo que nos ha parecido esta plataforma y qué ofrece (y qué no) de la plataforma que ya está a la venta después del pequeño retraso que sufrió por la pandemia del Coronavirus.

Lo primero que nos encontramos es una consola robusta, que encaja bien en las manos y que es algo más grande de lo puede parecer a simple vista. La plataforma tiene una pantalla de 4,3 pulgadas, tamaño similar al de PSP, y ofrece la opción de jugar con dos tipos de formatos: 4:3 o 16:9. Cuenta con cuatro botones principales, dos superiores, una cruceta que responde bastante bien, aunque no sabemos si las diagonales son lo suficientemente interesantes para ciertos juegos de lucha si llegan en el futuro, y soporta juegos para 8 y 16 bits. Es aquí, en este modelo de negocio, donde hace falta detenerse en ver lo que propone para no caer en equívocos. No tenemos una consola con un sinfín de juegos instalados, sino que son los cartuchos los que aportan los videojuegos que disfrutaremos. Además, la batería dura unas cuatro horas de vida según.

El pack que pudimos probar es el Starter, que llega a un precio de 69,99 euros y con un cartucho de Namco Museum Collection con once juegos. Además de este pack hay otros como el Premium, que trae también un pack Interplay con seis juegos y un Atari Collection con 20 juegos. La consola también se puede conectar a la televisión con hdmi (el cable no viene incluido) y es capaz de soportar juegos de la época de 8 y 16 bits, lo que entendemos abre la puerta a nuevos packs en el futuro de otras compañías.

Los títulos que pudimos probar en el starter pack fueron los siguientes: BattleCars, Dig Dug, Galaxian, LibbleRabble, Mappy, MappyKids, Metal Marines, Pacman, Quad Challenge, Star Luster y Xevious. Seguramente los más jóvenes solo conocerán a Pacman, otros añadirán Dig Dug y Xevious y los más veteranos los conocerán casi todos. Son juegos que forman parte de la historia inicial del mundo del videojuego, pero que seguramente no son lo suficientemente atractivos para un desembolso inicial de casi 70 euros. Naturalmente, es algo que depende de cada uno, pero en nuestro caso hemos echado en falta algunos juegos con más gancho.

Más allá de la selección, lo cierto es que la plataforma funciona especialmente bien y es cómoda de jugar con ella. Los títulos están emulados a la perfección y responden sin problemas. Además, contamos con la posibilidad de guardar partidas y cargarlas de manera rápida en cualquier momento y por juego, lo que facilita las cosas para conseguir esos récords de puntos, porque de eso van muchos juegos, que antaño era imposible de conseguir sin horas de práctica. Es difícil ponerle ‘peros’ a la propuesta estructural de la consola: se controla bien, trae las funciones habituales y además lo hace de manera oficial y licenciada.

Esto es importante para recalcar. No estamos ante una consola que podamos modificar para usar emulación de distintas plataformas, sino que es un dispositivo cerrado, con sus propias licencias conseguidas y por lo tanto todo de forma legal. De esta manera, los controles están fijos y no podemos modificarlos y solo podemos jugar a los títulos que cada cartucho aporte en su momento.

Por último, destacar que los cartuchos traen una cantidad de juegos que puede sonar escasa, ya que van de los seis hasta los once juegos por 17,99 euros. Decir que cuesta encajarlos en la consola, un detalle menor pero presente. De momento están anunciados estos cartuchos: Atari Collection 1, Atari Collection 2, Data East 1, Interplay 1, Interplay 2, Mega Cat 1, Namco 2, Piko 1 y Technos 1. La gracia de estas licencias es precisamente que va tomando juegos de distintas plataformas, sin importar cual mientras esté enfocado a los ocho y 16 bits que es lo que es capaz de mover con facilidad.

Conclusión

Evercade es una plataforma atractiva a nivel estético y de concepto. Tiene un diseño interesante, una buena pantalla, componentes de calidad en los botones, imagen y sonido, y el componente nostálgico -sí, algunos somos así- de usar cartuchos con selecciones de juegos clásicos. Sobre el papel es una apuesta interesante. El problema es que su éxito depende de la selección de juegos que tenga cada cartucho, y que según la que sea, el precio puede dispararse algo si queremos hacernos con una buena colección (cada uno va a casi 18 euros). El hardware convence para lo que es, pieza de coleccionismo para jugar de manera óptima a juegos de 8 bits y 16 bits, pero será el software quién acabará dictando sentencia. Y en eso, el starter pack nos ha sabido a poco.