Una superviviente nata

Ellie; luces y sombras de la protagonista de The Last of Us Parte 2

Analizamos el perfil de Ellie, la protagonista de The Last of Us Parte 2 que conocemos desde la llegada del título original en 2013, por parte de Naughty Dog.

No hay duda en que Ellie es uno de los personajes femeninos más conocidos y queridos del medio. Su fuerte carácter atemperado por su sentido del humor conquistó a toda una generación de jugadores cuando la conocimos en 2013 al ponernos a los mandos de The Last of Us, una de las obras que pasaría a la historia de los videojuegos por su excelente narrativa y por presentar unos protagonistas creíbles y realistas. La forma que tuvo Naughty Dog de contar una trama repleta de matices a través de las mecánicas propias del videojuego consiguió grabarnos a fuego determinadas escenas o frases y, cuando la Parte 2 fue anunciada, muchos nos preguntamos si era buena idea dar continuación a una historia redonda y que significó tanto para nosotros.

Ellie toma el relevo a Joel como protagonista de esta secuela, que presenta una serie de apuestas valientes que no han dejado indiferente a ningún jugador. La entrañable niña que conocimos ya no existe. Ha sido sustituida por una madura adolescente con una sed insaciable de venganza que debe emprender un difícil y oscuro camino que la hará tomar decisiones complicadas cuyos desenlaces tienen unas implicaciones terribles. Sin embargo, llegará el momento en que tendrá que aprender a abandonar y dejar ir este sentimiento de venganza… o terminará de perderse del todo.

Aviso: este reportaje contiene algunos spoilers de la trama de The Last of Us, Left Behind y de The Last of Us Parte 2, por lo que es recomendable haber terminado ambos juegos y el DLC antes de empezar la lectura.

El pasado de Ellie y la importancia de su relación con Riley

A pesar de tratarse de una expansión, Left Behind nos dejó algunas de las escenas y claves más importantes para conocer al personaje de Ellie. El DLC, combinado con los cómics de American Dreams, nos sirvió para ahondar en el pasado de la joven. Hay diversos datos que desconocemos aun habiendo pasado horas y horas junto a ella, como quiénes fueron sus padres o cuál es su apellido. En concreto, de su madre, llamada Anna, tan solo conserva una navaja que le legó a través de Marlene, líder del grupo rebelde de los Luciérnagas.

Por muy útil que le resulte a lo largo de la aventura esa arma de mano, poco importan los detalles acerca de su pasado en el mundo postapocalíptico y hostil en el que se centra la trama, donde la muerte y la pérdida están a la orden del día. Ellie nació en este mundo y no conoció el estado de normalidad que había antes de la extensión del virus del cordyceps, que transforma a los humanos en seres mutados cuya humanidad queda eclipsada cuando los hongos empiezan a brotar de sus cerebros para acabar convirtiéndose en seres de auténtica pesadilla. Tal y como ocurre en el caso de los zombies, si te muerden acabas muriendo y transformado en uno de ellos.

Al haberse criado en este ambiente de alerta constante, Ellie desarrolla un carácter fuerte e independiente que le hace sentir que no necesita a nadie para protegerla y sobrevivir. Las altas barreras que construye para bloquear su corazón tan solo han sido atravesadas por un puñado de personas, y una de las primeras que lo logró (y de las que tenemos conocimiento) fue su amiga, y posterior interés romántico, Riley. Se conocieron en la zona de cuarentena militarizada de Boston, Massachusetts, y no tardaron en forjar una fuerte amistad.

“¿Cuando te importó lo que pensaba? Estábamos bien”

Sin embargo, la corriente ideológica y fuertes convicciones de Riley la hacen separarse de Ellie con tal de buscar a los Luciérnagas para unirse a ellos. Meses después, vuelve a aparecer en la vida de la protagonista y juntas pueden vivir unos momentos de calma y felicidad antes de que todo se tuerza. A pesar de que Ellie le guarde rencor por haberla abandonado sin avisar, el cariño que le procesa acaba por superar a este otro sentimiento y decide aparcar los pensamientos negativos que cruzan por su mente para permitirse el lujo de disfrutar, por una vez de la edad que tiene. Con apenas 14 años Ellie ya tiene las cosas bastante claras. Sabe que lo que siente por Riley es más poderoso que una amistad y no duda en besarla cuando tiene la oportunidad de hacerlo.

A este respecto, el propio Neil Druckmann, director de la saga, aclaró en una entrevista concedida a popQT: “Es un poco extraño cuando leo cosas como que las chicas están confundidas en ese momento o que todavía se están encontrando a sí mismas, ya que podrías pasar toda tu vida encontrándote a ti mismo. Una vez más, creo que es extraño porque si Riley fuera un niño, este debate no estaría sucediendo. Nadie diría 'Oh, tal vez es solo un beso entre amigas'. Nadie cuestionaría eso”, detalla al respecto de los comentarios homófobos que sucedieron después de dejar claro que Ellie es lesbiana y siempre lo ha sido, “Tratamos de escribir cosas que son sutiles y que pueden ser abiertas a la interpretación, incluso si no estoy de acuerdo con esa interpretación. Siempre digo que si no hay nada en el juego que lo refute, no importa lo que diga; El material debe hablar por sí mismo”, detalla el director.

Las promesas de futuro que se hicieron ambas jóvenes en los últimos compases de la expansión quedaron flotando en el aire y se rompieron en mil pedazos cuando un grupo de infectados irrumpió en el lugar y ambas recibieron una mordedura. Con pesar, ira y tristeza, se tuvieron que despedir la una de la otra y quedar sentadas, juntas, esperando a que todo pasara. La historia de Riley terminó ahí, pero Ellie se alzó de nuevo y descubrió un dato esencial acerca de su persona: su inmunidad al virus.

Joel como figura paterna; una piedra angular en el crecimiento de Ellie

Es precisamente por esta condición por la que su destino acaba cruzándose con el de Joel, protagonista al que controlamos en la primera entrega de la saga. Tras haber perdido a su hija biológica, el mercenario acaba por llenar ese gran vacío que le quedó en el corazón con una nueva figura a la que cuidar y proteger. A pesar de presentar un perfil frío y serio, el calor que irradia la personalidad de Ellie no tarda en derretir sus barreras y en transformar la misión que Marlene le encargó cuando se encontraron, basada en transportar a la niña de una punta a otra de la ciudad para entregarla a los Luciérnagas, en una cuestión personal.

Acompañada por Joel, Ellie puede descubrir nuevos detalles del mundo antiguo y maravillarse con ellos, a la par que adquiere técnicas de supervivencia al pasar por situaciones complicadas, juntos. The Last of Us presenta momentos de luz que hoy en día recordamos con nostalgia, como la mítica escena de las jirafas, y otros de oscuridad, como el encuentro con David en la parte del invierno del juego. Con esto se define al personaje que nos ocupa: lleno de matices y de colores grises. Nada de blanco o negro; Ellie es humana y por ello su carácter presenta múltiples capas de profundidad que se van tornando más y más enrevesadas a medida que su aventura progresa y acumula un mayor número de recuerdos dolorosos.

“Después de todo lo que hemos pasado. De todo lo que he hecho. No puede ser por nada”

El punto álgido del periplo de Ellie y Joel llega cuando éste debe tomar la difícil decisión de abrirse paso a través del hospital de los Luciérnagas en el que están a punto de operar a la joven para extraerle la cepa del virus que tiene implantada en el cerebro. El resultado exitoso de la operación puede ser la cura de la humanidad al encontrar una vacuna, pero para llevarla a cabo Ellie debe morir. Esto es algo que Joel no es capaz de aceptar, por lo que, armas en mano, asesina a todo aquel que se le pone por delante hasta poder sacar a una inconsciente Ellie de la mesa de operaciones.

“Júrame que todo lo que me dijiste sobre los Luciérnagas es cierto”

Ante tal pregunta de Ellie, sencilla pero a la vez cargada de significado y de implicaciones, Joel vuelve a tomar una decisión. Lo jura, aunque sea mentira. Y, sin saberlo, sus acciones y respuestas irán cobrando más y más peso en los años venideros hasta desembocar en un desenlace terrible de los acontecimientos. El propio director del juego dejó entrever sus propios pensamientos al respecto de este desenlace, que se nos quedó marcado al ser el punto final de una historia compleja y por presentarse acompañada de unos intensos acordes de guitarra del maestro Gustavo Santaolalla antes de ver rodar los créditos finales.

“Entonces llegamos a ese final y a esa mentira. La respuesta de Ellie definitivamente no es un complaciente "sí, te acompañaré", de hecho, es todo lo contrario. Es ella despertando por primera vez y dándose cuenta de que ya no puede confiar en él. Si bien lo ama por lo que ha hecho por ella, lo odia por robarle esa elección. Ella sabe que tiene que separarse de él para poder tomar sus propias decisiones y errores".

Una historia de venganza y amor

Cuatro años después (siete para nosotros), volvemos a encontrarnos con una Ellie que ha crecido y definitivamente no parece la misma niña repleta de ilusión que conocimos antaño. Su mirada está cargada de nostalgia y tristeza y, a pesar de vivir momentos de felicidad junto a ella, ya no es lo mismo. Ha crecido y evolucionado y nosotros hemos hecho lo propio. Por ello, al ponernos en su piel en The Last of Us Parte 2 sentimos un amplio abanico de emociones, tanto esperanzadoras como desgarradoras.

Pocas escenas han sido más dolorosas de presenciar que la de la muerte de Joel. A pesar de que la relación entre ambos no estuviera en su mejor momento, Ellie había prometido perdonarle por lo que hizo y la mentira que tanto peso llegó a cosechar con el paso del tiempo. La hija del cirujano al que Joel asesinó a sangre fría, Abby, obtiene su propia venganza después de largos años obsesionada y Ellie empieza un camino oscuro para encontrarla y acabar con ella, además de todos los que estuvieron presentes en ese momento. Un círculo vicioso.

“¿Qué harías si alguien a quien amas fuese víctima de un acto cruel y violento? ¿Podrías llegar a utilizar la violencia para vengarte? ¿Hasta dónde llegarías para que los responsables respondieran ante la justicia? Y si lo lograras, ¿Cómo te afectaría? ¿Volverías a ser el mismo de antes?”, detalla la nota especial que encontramos en la edición coleccionista del juego, escrita por Druckmann, “Con The Last of Us Parte 2, nos propusimos crear una experiencia que explorase estas preguntas tan difíciles de responder, así como las partes más oscuras de la naturaleza humana y la violencia que presenciamos a diario en el mundo que nos rodea”.

“Voy a encontrar…y a matar…hasta al último de ellos”

De forma magistral, Naughty Dog hace uso de las herramientas propias del videojuego para hacernos partícipes de esta venganza. Aunque en un inicio la acompañemos en sus convicciones y misión, si tenemos un mínimo de empatía por los demás personajes de la historia no tardaremos en sentir un nudo en el estómago cuando toca apretar el botón cuadrado para ejecutar a una rival indefensa, que ya nos ha dicho toda la información que necesitábamos. Los actos de Ellie son violentos, desmedidos y sádicos, pero ella no es indiferente a ellos y los momentos más difíciles y dolorosos son cuando nos damos cuenta de que en el fondo tan solo se trata de una joven que se ha visto obligada a vivir una vida muy complicada y ha decidido recorrer una senda que, lejos de aliviar el profundo dolor que siente, tan solo hará que sumar más y más heridas a su corazón.

Sin embargo, también hay espacio para el amor. Dina supone para la protagonista un faro de luz en medio de un mar de oscuridad. Su relación no es idílica, sino que está llena de matices y momentos complicados, de discusiones y tensión. Pero también de un profundo cariño que acaba por sobreponerse a todo lo demás. Y gracias a ello, después de escribir su historia de venganza y estar a punto de perderlo todo, logra llegar hasta un punto en el que puede encontrar la felicidad y empezar una nueva vida en una lejana granja, con su nueva familia forjada a raíz de su relación con Dina.

Aun así, las pesadillas la acosan y la idea de que Abby sigue viva no la deja descansar por las noches. La situación acaba de detonar cuando Tommy, hermano de Joel, que sigue vivo a duras penas, aparece en su hogar para proponerle seguir el rastro de la mujer que arruinó su vida. Aunque intenta luchar contra ese sentimiento, Ellie acaba por ceder y se embarca rumbo a Santa Bárbara en un viaje que sabe que puede ser tan solo de ida. Después de superar innumerables desafíos, su mirada se vuelve a encontrar con la de una Abby desfallecida, que ha sido capturada y puesta al límite de la muerte por un grupo de sádicos mercenarios y esclavistas local. Una pelea cuerpo a cuerpo, donde ambas ofrecen las últimas fuerzas que tienen, acaba por decidir que la resolución de todo este largo camino es el perdón.

Ellie deja marchar a Abby junto a Lev y pone punto y final a su venganza. Al volver a la granja donde pudo haber sido feliz, lo hace arrastrando una profunda tristeza, que se incrementa todavía más al encontrarse el lugar vacío. Dina se ha marchado y allí tan solo quedan recuerdos dolorosos y una buena dosis de nostalgia. Antes de marcharse y perderse en el horizonte, Ellie toma la guitarra que le regaló Joel. Con dos dedos menos, toca una triste melodía que sirve para despedir esta historia y prometer que nos podríamos volver a reencontrar con ella en el futuro.

La podemos amar u odiar, e incluso tener ambos sentimientos mezclados en el corazón cuando pensamos en ella, pero no hay duda en que se trata de uno de los perfiles mejor construidos en la historia de los videojuegos y, esperemos, que marque un referente de ahora en adelante a la hora de construir historias en el medio. Tal vez no siempre tan amargas, pero sí con este nivel de realismo que nos hace sentir todo a flor de piel.

Fuentes principales de información para la elaboración del reportaje: popQT, GQ Magazine, Canada, cómics de American Dreams y experiencia propia con los juegos.

The Last of Us: Parte II

The Last of Us: Parte II es la secuela de la aventura de acción The Last of Us para PlayStation 4 a cargo de Naughty Dog y Sony protagonizada por Joel y Ellie. Cinco años después, nos espera una aventura intensa, dolorosa y cargada de emociones. Ellie y Joel vuelven en un viaje épico en la secuela del aclamado juego de los creadores de Uncharted.

The Last of Us: Parte II