Gigantosaurus: El Juego
Gigantosaurus: El Juego
Carátula de Gigantosaurus: El Juego

Gigantosaurus: El Juego, análisis Switch

La serie animada de Disney llega a los hogares en formato Switch, PC, Xbox One y PS4 con Gigantosaurus, El videojuego. Un título ideal para los peques.

En el mundo de los videojuegos todavía sigue habiendo un hueco para los más pequeños de la casa. Es el caso de Gigantosaurus, El videojuego, un coqueto título con el que los niños aprenderán a controlar personajes en un entorno tridimensional al mismo tiempo que disfrutan con dinosaurios.

La desarrolladora Outright Games es la encargada de traernos este software tanto a Switch —plataforma analizada— , PS4, Xbox One como a PC. Esta empresa cuenta con gran bagaje en títulos infantiles pues suyos son otros como el de la Patrulla Canina, Trollhunters o el videojuego oficial de la película Jumanji. Esto, al menos, ya nos asegura un mínimo de calidad en sus propuestas.

De la tele a la consola

Gigantosaurus, El videojuego, recibe su nombre de una conocida serie de animación de Disney Junior. En ella cuatro dinosaurios de pequeño tamaño, Rocky, Mazu, Bill y Tiny, se embarcan en una nueva aventura totalmente independiente de lo visto en la serie de dibujos. La historia nos muestra cómo un meteorito cae sobre un volcán provocando que un montón de huevos de dinosaurios se salgan de sus nidos y se pierdan por el entorno.

Nuestra misión, por supuesto, es ayudar a que cada uno de los pequeños huevos lleguen a su destino; su nido originario. Para ello una guía siempre visible en pantalla nos echará una pata, diciéndonos dónde están todos ellos y en el lugar donde deben ubicarse. Básicamente todo el título es así pero también tiene otras mecánicas interesantes para hacerlo algo más divertido. Eso sí, ya os avanzamos que aún y con esto, se vuelve bastante monótono tras jugarlo varias horas. Al menos para un adulto puesto que a los peques esto no les importará —sobre todo si son seguidores de la serie de animación— .

Entre medias de tanta exploración y recogida hay una suerte de coleccionables como buscar terrenos para plantar árboles o ayudar a avispas a volver a su avispero. Pero lo más sorprendente y quizás poco esperable son las carreras de karts. Gigantosaurus, El videojuego tiene fases de conducción donde tomamos el papel de uno de los protagonistas a bordo de un kart. En ellas competimos contra el resto de amigos al mismo tiempo que recogemos los tesoros dispersos en el circuito. No esperéis un Mario Kart porque ni se le acerca pero lo cierto es que está muy bien resueltas estas pantallas.

Volviendo al apartado plataformero, cada dinosaurio protagonista cuenta con diversas habilidades únicas que son necesarias para sortear pequeños rompecabezas. Basta con pulsar un botón para cambiar de dinosaurio hasta dar con el que posea la habilidad necesaria. Es, por así decirlo, un calco de la mecánica que emplea Traveller’s Tales en sus videojuegos LEGO.

Por otra parte por el considerable mundo de Gigantosaurus, El videojuego hay objetos especiales que hacen más divertida la exploración además de ser necesarios para alcanzar objetivos en el mapeado. Desde hojas que sirven a modo de helicóptero a muelles para saltar más alto, una selección muy cuidada y entretenida. Hay momentos en los que se requiere algo más de pericia y de ayuda por parte de un adulto pero nada demasiado problemático por otra parte.

Ahora bien, lo interesante ¿recomendable para adultos? Según se mire. Se asemeja bastante a la premisa del primer Spyro y sucedáneos pero bastante más light y para un público infantil. Es bastante aburrido cuando llevas un par de horas y lo único que engancha más de él es la recolección de monedas que sirven para completar coleccionables. Al no tener ninguna dificultad y ser los objetivos tan simples a poco que juegues un rato lo puedes completar sin muchos aspavientos. ¿Recomendable para los peques de la casa? Totalmente. Es bastante divertido para ellos —NdA: mis hijos se lo han pasado bomba con él— y tiene un montón de lugares que descubrir, personajes y situaciones. Además las carreras de karts les encantan y al final el objetivo del juego es lo que menos les importa.

Claros y oscuros

Gigantosaurus, El videojuego destaca por su vívida paleta de colores, su diseño artístico y por su variedad de escenarios. Todo ello se mueve bajo el motor gráfico Unreal Engine y, a decir verdad, con un resultado estupendo. Escenarios sólidos, sin defectos visuales y una buena distancia de visión. Algún pequeño rascón que otro pero puntuales y para nada afectan a la jugabilidad. Por otra parte sorprende y mucho las animaciones de los protagonistas; realmente cuidadas.

La parte sonora cumple sin más, con melodías trabajadas e incluso amenas pero con un doblaje algo forzado y en lo que comúnmente llamamos idioma latino. Sin embargo y dado que el videojuego está ideado para público de corta edad no vemos problema en ello. Los textos también nos llegan en castellano y sin demasiada complejidad.

La propuesta admite además multijugador en una misma consola de hasta cuatro jugadores en una única pantalla y siendo partida solo en los escenarios de conducción. Es ideal para echarle una mano al peque solucionando puzles o alcanzando plataformas lejanas pues al hacerlo los jugadores lejanos se transportan automáticamente a la ubicación del líder.

Ahora bien, no podemos pasar por alto que el título tenga tantos problemas para disfrutarlo. Han sido muchas las ocasiones en las que hemos tenido que reiniciar la partida o directamente apagar la consola porque el juego se bloquea totalmente. No eran momentos específicos, podía ocurrir en algún momento y molesta bastante. Hay también pequeños fallos de colisión, manejo del personaje o incluso en la guía visual que nos lleva a los objetivos, que se vuelva loca y no señala a donde ir.

CONCLUSIÓN

Gigantosaurus, El videojuego es perfecto para jugadores de corta edad. A pesar de tener fallos en su ejecución y ser algo plano para el público adulto, es capaz de saber entretener a los más pequeños. Es ideal para que ellos aprendan a manejarse en este mundillo lúdico y todo un recuerdo de cómo eran antes los videojuegos de plataformas.

LO MEJOR

  • Multijugador de hasta cuatro personas.
  • Ideal para iniciar a los niños en los videojuegos.

LO PEOR

  • Muy monótono.
  • Cuelgues, errores y otros problemas serios.
  • El doblaje es regular tirando a malo.
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.