Below
Below
Carátula de Below

Below, análisis

Below llega a PS4 junto a una importante actualización gratuita también disponible en PC y Xbox One; descubramos todos sus secretos en nuestro análisis.

Toda una odisea ha tenido que superar Below en su tortuoso camino desde su anuncio en el E3 de 2013 hasta su lanzamiento definitivo a finales de 2018, proceso largo y lleno de dudas por parte de Capybara Games que dio como resultado un roguelite tan interesante como único y exigente en su planteamiento. Ahora, y tras casi año y medio desde su llegada al mercado, Below da el salto a PS4 junto a una importante actualización gratuita que trata de contentar a buena parte de la comunidad de jugadores que ya confiaron en su día en el título, también disponible sin coste alguno para sus versiones de PC y Xbox One. Una actualización que añade a la fórmula el ansiado modo Explore, un acercamiento bastante más amable con el jugador medio que premia, tal y como su nombre indica, una exploración algo más sosegada y con menos baches en un descenso a las profundidades que no deja de sorprender partida tras partida. Veamos cómo ha evolucionado Below con el paso del tiempo en nuestro análisis.

Periplo hacia la incertidumbre

Así sería la definición más críptica posible de Below, un viaje que arranca con un sinfín de preguntas sin respuesta que tendremos que descifrar en base a nuestra propia experiencia, sin tutoriales, sin ningún tipo de guía; solo está el jugador y su pequeño avatar en pantalla, todo ello a través de una enigmática introducción, pausada e íntima, que incluso nos hará preguntarnos si hay algún problema con el mando o con el propio juego. Y es que la propia secuencia introductoria ya es toda una declaración de intenciones, acompañada por una sutil banda sonora que sabe amoldarse a la perfección a lo que vemos en pantalla, todo ello para crear una atmósfera muy personal.

Below nace como un reto que nos anima a experimentar en nuestra propia piel la incertidumbre de llegar a un paraje oscuro, solitario, inhóspito y en el que nos sentimos como un grano de arena en mitad del desierto. A modo de roguelite (pero no uno al uso), nos vemos abocados a la exploración más directa, sin saber muy bien qué hacer en ningún momento más allá de tratar de seguir adelante; adelante y hacia abajo, puesto que no tendremos más remedio que empezar a abrirnos camino hacia las profundidades de La Isla, una serie de cavernas generadas de forma procedural a través de las cuales descender todo lo que podamos. O aguantemos, puesto que la supervivencia es otro elemento capital de un título que no perdona el más mínimo error.

Conviene detenernos en este punto, ya que la actual versión de Below, tal y como apuntamos al inicio del análisis, ofrece ahora dos grandes formas de abordar su propuesta roguelite. Y es que gracias a su última actualización y ya como parte del mismo juego en la versión de PS4, podemos afrontar la aventura a través de dos enfoques: Supervivencia y Exploración. Aquellos que quieran vivir la experiencia original de Below tendrán que decidirse por el modo Supervivencia; no obstante, aquellos que quieran disfrutar de una aventura no tan exigente y algo más llevadera podrán hacerlo a través de Exploración.

En esencia, ambos modos son el mismo juego con las mismas mecánicas y opciones; eso sí, el modo Exploración es algo menos severo tanto en los mecanismos de supervivencia como en los combates, además de permitir un avance algo más cómodo a través de las hogueras; veamos en qué consisten todas estas fórmulas que conforman el auténtico eje de la experiencia roguelite de Below, eso sí, sin profundizar mucho en ellas, puesto que su descubrimiento forma parte de la experiencia que propone Capybara Games.

El jugador aborda Below sin saber absolutamente nada; y así será durante las primeras horas de juego mientras uno se pregunta para qué sirve cada elemento en pantalla, ya sea en base a la exploración o a través del propio inventario. No hay ni un solo texto o tutorial que explique nada, en absoluto, todo en Below se descubre mediante la experiencia y la curiosidad del jugador. Por suerte, el título nos anima a descubrir todas sus facetas de un modo bastante “amable”, aunque si no somos suficientemente cuidadosos, pronto pereceremos y no tendremos más remedio que reiniciar la aventura con un nuevo personaje, acción que se convertirá en el verdadero leitmotiv del juego. Exploración, supervivencia, descubrimiento, muerte y vuelta a empezar; eso sí, la experiencia y el aprendizaje será sumamente importante y pronto aprenderemos a abrir atajos, a recuperar los objetos de nuestro anterior personaje y a alcanzar una mayor profundidad en nuestro viaje a las profundidades.

A pesar de un planteamiento que puede despertar el interés de muchos aficionados al género y que incluso demuestra ciertos mimbres de metroidvania, Below se estanca en su propio planteamiento, especialmente en todo lo referente con el combate, muy simple y muy poco variado. Las opciones son básicas y no van más allá: espadazos, bloqueo vía escudo, un ligero dash y esquiva y ataques a distancia con el arco. Los enemigos, además, se antojan demasiado repetitivos, siendo las trampas y la poca visibilidad nuestros verdaderos adversarios. Y es que un paso en falso y podemos quedar gravemente heridos, desangrándonos rápidamente si no ponemos remedio a través de posibles soluciones en nuestro inventario e ingenio.

Otros elementos como el hambre, la sed o el frío serán de vital importancia para nuestra supervivencia, cuyos indicadores tendremos que mantener lo más llenos posibles si no queremos perecer. Para ello podemos recoger víveres, cocinarlos, llenar botellas de agua y vestir diferentes equipos para protegernos de las inclemencias, además de fabricar varios tipos de objetos y armas con lo que encontremos a nuestro paso; como decimos, el modo de juego Exploración es mucho más liviano y nos permitirá disfrutar de Below sin estar tan pendientes de dichos condicionantes. Por otro lado, el propio diseño aleatorio de los escenarios no ofrece muchas más opciones que dar con el camino correcto y seguir avanzando, abriendo puertas y atajos y descubriendo posibles secretos.

Todo en Below tiene un propósito, así que cualquier elemento que recojamos y cualquier botón que podamos usar para realizar una acción u otra es esencial para entender el juego, sus mecánicas y seguir avanzando. Es por ello que el título de Capybara Games logra crear tensión a través de situaciones extremas y nos sumerge completamente en su peligroso y húmedo universo subterráneo. Y es que a partir del cuarto piso (no ofrecemos más detalles al respecto) la cosa se complica; y mucho. Como suele ocurrir en títulos similares, llegar hasta cierto punto, perderlo todo y volver a empezar puede convertirse en una auténtica pesadilla. Y precisamente su carácter más rígido y severo puede jugar claramente en su contra, especialmente a manos de jugadores no muy habituados al género y a tan particular propuesta de juego, pausada y repetitiva.

Sobre su puesta en escena, en cambio, no tenemos más remedio que rendirnos a su trabajado diseño artístico, que saca el máximo provecho de unos gráficos sencillos pero efectivos, con especial mención a los no pocos efectos de partículas e iluminación que otorgan a Below un carácter muy especial. A todo ello debemos sumar un gran trabajo a nivel sonoro, especialmente por su banda sonora a cargo de Jim Guthrie, un conjunto de temas musicales de corte experimental que casan a la perfección con los sucesos a los que nos enfrentamos y que nos sumergen más (nunca mejor dicho) en la atmósfera onírica y asfixiante del título, a la vez que ofrece notas de ánimo en momentos concretos.

CONCLUSIÓN

No hay duda de que Below es un muy buen videojuego, muy particular desde el primer momento, pero que demuestra muy buenas manos en muchos de sus aspectos clave. La atmósfera y la ambientación que logra con tan poco resulta especialmente llamativo, poniendo al jugador en jaque constantemente. De ahí que el juego recibiera recientemente junto a su versión para PS4 la nueva versión Explore y que permite a los menos experimentados adentrarse un poco más en su fórmula de juego sin tirar el mando por la ventana. Aun así, se trata de un videojuego exigente dirigido a un público muy concreto que no puede evitar llegar a hacerse demasiado monótono a partir de cierto punto, tanto en su combate como desarrollo a nivel de exploración. A pesar de todo, si lográis superar su elevada puerta de acceso, tendréis ante vosotros una obra que vale la pena degustar a base de paciencia y auto-exigencia.

LO MEJOR

  • Ambientación muy lograda
  • Sensaciones límite constantes y satisfactorias
  • Banda sonora maravillosa

LO PEOR

  • Puede hacerse demasiado repetitivo y monótono
  • Combate limitado y poco profundo
  • Numerosas situaciones que animan a tirar la toalla
7.2

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.