BeTech: noticias de tecnología

VEHÍCULOS

Neumáticos auto-recargables de dibujo infinito, la nueva rueda de Goodyear

Si se te gasta la banda de rodadura en las ruedas de tu coche, puedes imprimir más en tiempo real con Goodyear reCharge.

Neumáticos auto-recargables de dibujo infinito, la nueva rueda de Goodyear

Desde hace años, las fabricantes de automóviles y de partes como los neumáticos llevan buscando nuevos conceptos que poder aplicar. Porque en la era inteligente actual que vivimos, la vieja rueda de caucho con aire a presión en la llanta es un concepto arcaico. Todas buscan el sustituto perfecto, una rueda sin goma, sin caucho, sin aire a presión, libre por tanto de los peligros de los reventones, del desgaste y de tener que cambiarla cada tantos años.

Goodyear reCharge

En 2017, Michelín presentó un concepto realmente futurista: una rueda a la vez neumático y llanta que nunca se desgasta. A su vez Goodyear, otro de los fabricantes de neumáticos más conocidos en el mundo, ha presentado su propio concepto en forma de una rueda más tradicional, pero avanzada que las actuales. Una que corrige de un tirón uno de los principales problemas que tienen todas las ruedas: la pérdida del dibujo o desgaste de la banda de rodadura.

El concepto es complejo en la forma, pero sencillo en el fondo: imagina una llanta sin neumático de caucho que la recubra, llena de agujeros regulares en su superficie, y de muchos radios, como los de una rueda de bicicleta. De esos agujeros en la superficie de la llanta salen unas partes hechas de una aleación que equivaldrían al caucho del neumático. Ahora ruedas con el coche una serie de kilómetros y esas partes se desgastan. ¿Habría que cambiar la rueda? No, porque la propia llanta ‘imprimiría’ nuevas partes de esa aleación de agarre que saldrían por los mismos agujeros.

Parece una locura, pero así funciona: La aleación especial de la rueda está condensada en una cápsula que se mete en un compartimento del centro de la llanta, y cuando haga falta, esa aleación fluida va moviéndose por los radios de la llanta en forma de filamentos, siguiendo el mismo principio de una tela de araña y formándose en los bloques sólidos que asoman por los agujeros de la llanta. Si se gasta la aleación, se mete otra cápsula igual que una máquina de Nespresso.

Grado máximo de personalización

Pero como todos/as sabemos, hay diferentes neumáticos. ¿Y si está lloviendo, si hay nieve, o si vas a ir por un terreno arenoso? Pues se mete la cápsula correspondiente al tipo de agarre que necesitemos tener. Incluso podemos cambiar el color de la llanta con una app de móvil.

En el centro del concepto reCharge se encuentra un compuesto de banda de rodadura biodegradable y recargable que se puede recargar con cápsulas individuales. Llenas de un compuesto líquido personalizado, estas cápsulas permiten que la banda de rodadura se regenere y que el neumático se adapte con el tiempo a las circunstancias climáticas, las condiciones de la carretera o simplemente cómo desea viajar. Gracias a la inteligencia artificial, se crearía un perfil de conductor en torno al cual se personalizaría el compuesto líquido, generando una mezcla compuesta adaptada a cada individuo.

Cápsulas biodegradables

Según Goodyear, su reCharge es un compuesto que estaría hecho de un material biológico y reforzado con fibras inspiradas en uno de los materiales naturales más resistentes del mundo: la seda de araña. Esto lo haría "extremadamente duradero y 100% biodegradable". Además de simplificar radicalmente el proceso de reemplazar sus neumáticos con cápsulas recargables, la banda de rodadura estaría respaldada por "una estructura liviana, no neumática y una forma alta y estrecha".

Se trata de "una construcción delgada, robusta y de bajo mantenimiento que eliminaría la necesidad de mantenimiento de la presión o el tiempo de inactividad relacionado con pinchazos". De momento el Goodyear reCharge es un concepto, y con un punto futurista sin duda, pero no cabe duda que los tradicionales neumáticos de toda la vida, además de poco sostenibles, peligrosos y necesitados de cambiarse por entero, están ya en peligro de extinción.