BeTech: noticias de tecnología

RUEDA DE CORAL

Michelin inventa la rueda de coche que jamás se gasta

Michelin inventa la rueda de coche que jamás se gasta

Su Concept Vision propone un neumático adaptativo y auto-reparable.

La tecnología actual está disparada, avanza cada vez más rápido, y lo que hasta hace una década parecía un concepto de ciencia ficción como los coches autónomos, hoy son una realidad que se vende en el mercado bajo el nombre de Tesla y que las marcas más conocidas de vehículos están ya lanzando en sus modelos. Pero junto a esto, otro elemento en el que se está haciendo especial hincapié es uno de los que más hemos dado por sentado: los neumáticos.

 

La rueda de coche que jamás se gasta

Hace varios meses vimos el concepto que la reconocida fabricante de neumáticos Goodyear está llevando a cabo, una rueda inteligente completamente esférica que permite una movilidad absoluta del vehículo en 360 grados tipo tanque. Pero lo que Michelín presentó en el evento Movin’On de hace un par de semanas fue un diseño más cercano al actual en forma pero incluso más radical en fabricación y posibilidades. Y desde luego que su Vision Concept impresiona, porque no todos los días se ve una rueda que parece hecha de coral impreso en 3D.

Porque esa es la mayor gracia del invento: una rueda que es a la vez neumático y llanta pero sin goma, sin caucho, sin aire a presión, libre por tanto de los peligros de los reventones, del desgaste y de tener que cambiarla cada tantos años. Con un diseño inspirado en un elemento tan natural como es el coral marino, esta rueda de Michelin es más ligera que las actuales y a la vez más resistente y duradera, hecha con material reciclado y en sí misma un objeto reciclable cuando llegue al fina de su vida útil, que puede ir más allá de la vida útil del vehículo que la monta.

Adaptativa en 3D

¿Qué pasa cuando se desgaste su dibujo? Pues que gracias a la impresora 3D montada en el propio coche y al material y estructura de la rueda en sí, sólo hay que darle a la impresora para que re-dibuje las líneas y vuelva a darle profundidad al dibujo. Y ya está, no hay que pasar por el taller, sólo darle al botón. Lo mejor es que esto permite una enorme adaptabilidad, e ideas tan atractivas como poder conducir por cualquier superficie con sólo elegir el diseño e imprimirlo sobre las ruedas en tiempo real. Sin duda es un concepto revolucionario y que mantiene la forma clásica de una rueda pero bajo un diseño ecológico, adaptativo y mucho más seguro que el actual. La duda es si llegaremos a verlo alguna vez aplicado a los coches.