Lejos del cine

Videojuegos con Oscar: 15 juegos basados en una película con estatuilla

Con motivo de la gala que tendrá lugar en el Dolby Theatre de Los Ángeles este 9 de febrero, hacemos un estudio por el mundo del videojuego.

La 92ª edición de los Premios Oscar tendrá lugar este domingo 9 de febrero en el Dolby Theatre de Los Ángeles, California, uno de los lugares más mediáticos de Estados Unidos y que es también el escenario donde han tenido lugar algunos de los momentos más inolvidables del E3 en la industria del videojuego. Cine y videojuegos tienen mucho en común; no solo por ser dos formas de expresión cultural audiovisual, sino porque entre ambas lleva existiendo durante años una relación sumamente estrecha.

No son pocos los estudios de videojuegos y grandes creativos los que han reconocido haberse servido de todo tipo de películas para diseñar sus obras; como también los actores de conocido prestigio los que han participado en desarrollos del ocio interactivo para prestar su voz, movimientos o conocimiento.

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood elegirá este domingo la película ganadora de lo que en videojuegos entendemos como GOTY; aunque hay múltiples categorías. A falta de saber si Joker, de Todd Phillips, con 11 candidaturas, El irlandés, de Scorsese, Érase una vez en... Hollywood, de Quentin Tarantino, Parásitos, de Bong Joon-ho o 1917, de Sam Mendes, se llevan la gran estatuilla, repasamos hoy en MeriStation aquellos videojuegos basados en películas ganadoras de un Premio Oscar; una selección de quince nombres con un gran largometraje detrás.

Estatuas de los Oscar en el Dolby Theatre el pasado 31 de enero. CHRIS PIZZELLO GTRES
Estatuas de los Premios Oscar en el Dolby Theatre en la gala de 2019 | CHRIS PIZZELLO (GTRES)

Nos dejaremos grandes nombres, incluyendo la larga lista de películas de PIXAR que han hecho combo en ambos sectores; como también Regreso al Futuro, Rocky o La brújula dorada. No en vano, he aquí nuestra lista.

El Padrino (1972)

El Padrino son palabras mayores. Francis Ford Coppola dirigió en 1972 una de las producciones con guion adaptado más trascendentes del medio. Marlon Brando y Al Pacino deslumbraron en pantalla, aunque fue el primero quien se llevó el Oscar —que rechazó al estar en contra del tratamiento del pueblo indio en Hollywood—. En total, tres premios incluyendo mejor película y mejor guion adaptado.

Pero ¿qué hay de los videojuegos? Más allá de una adaptación para PC llamada simplemente Godfather en 1981, no fue hasta 2006 cuando se lanzó un videojuego basado —con licencia oficial— en El Padrino. EA Redwood Shores (disuelto en 2017) se haría cargo del trabajo, una producción entre Electronic Arts y Paramount Pictures para PS2, PS3, Xbox, Xbox 360, Wii, PC y PSP.

El Padrino
El Padrino

Sobre el papel, el planteamiento era atractivo para el público anglosajón al contarse con un reparto de lujo que prestaría sus voces para el videojuego: Marlon Brando como Don Vito Corleone, James Caan como Sonny Corleone, Robert Duvall como Tom Hagen y Abe Vigoda como Salvatore Tessio. Solo falló Al Pacino. A nivel de marketing, el juego contó con el beneplácito de Mark Winegardner, autor de la novela The Godfather Returns.

Aunque hoy el recuerdo sea ya algo difuso, la promoción de este videojuego fue muy potente. De hecho, EA lo promocionó con entusiasmo al incorporar el programa MobFace, que permitía crear todo tipo de rasgos físicos y cosméticos con una herramienta de creación de mafiosos.

Si bien bebió de juegos como Mafia y la saga Grand Theft Auto de Rockstar, el resultado se quedó en un título notable, a medio camino entre lo que hubiese gustado que fuera y lo que terminó siendo finalmente. No en vano, esa recreación del espíritu neoyorkino de 1945 a 1955 sigue siendo defendida por muchos.

Star Wars — Trilogía original (1977-1982)

La trilogía original de Star Wars en el mundo del cine es también la más célebre para muchos aficionados; ya no solo por la nostalgia ni por ser la que engendró el fenómeno, sino por muchas otras cosas. Entre ellas, el reconocimiento de la Academia, que consideró en su día que el Episodio IV – Una Nueva Esperanza (1977) debía tener 12 nominaciones. Fueron 7 las estatuillas que se llevó la cinta de George Lucas, muchos de ellos premios técnicos.

El Episodio V – El imperio contraataca (1978), hizo lo propio con un total de 4 nominaciones y dos victorias en la gala correspondiente; de nuevo, efectos especiales y sonido. Finalmente, en el Episodio VI cerró la trilogía original con El regreso del Jedi (1982) en repóquer de nominaciones donde solo una de ellas, la de Mejores efectos especiales, permitió que el universo de Lucas se despidiese —temporalmente— de la gran pantalla.

El mundo del videojuego ha sido partícipe de ese reconocimiento a través de multitud de videojuegos. Muchos. No obstante, y por paradójico que pueda parecer, ha sido LEGO quien ha respetado con más concreción ese tridente de cintas.

En su día, eso sí, tuvimos el videojuego correspondiente a cada cinta. Para empezar, entre 1983 y 1988 las máquinas arcade de la épica recibieron una adaptación de Star Wars; aunque maquinas como Atari 2600, Atari 5200, Commodore 64, Atari 8-bit family, ColecoVision, BBC Micro, ZX Spectrum, Acorn Electron, Amstrad CPC, Atari ST, Apple II, DOS, Macintosh y Amiga también tuvieron una carátula con ese nombre. En territorio Nintendo, Star Wars (1987) y Super Star Wars (1982) fueron el revulsivo de los jugadores de NES y SNES, respectivamente.

De los tiempos actuales, LEGO Star Wars II: The Original Trilogy (2006) para PC, Mac, PlayStation 2, Xbox, Xbox 360 y GameCube es la opción más recomendable y accesible para volver a respirar ese universo en nuestros hogares.

Star Trek (1979)

Star Trek cuenta, hasta ahora, con un total de trece películas; de las cuales seis se corresponden con la serie original, cuatro con la nueva generación y tres en la línea temporal del reboot, las dirigidas por J. J. Abrams y Justin Lin. La primera de ellas, Star Trek: la película, se estrenó en diciembre de 1979 con Robert Wise en la dirección. Más de dos horas de duración para una cinta que abriría un viaje a las estrellas que perdura hasta el día de hoy. La nave USS Enterprise de Wise fue galardonada con un Premio Oscar a mejor dirección más otras dos estatuillas.

Como no podía ser de otro modo, Star Trek fue un filón comercial para otros sectores como el videojuego, de los que se tiene constancia más de 25 títulos en todo tipo de plataformas y con multitud de géneros; a destacar, la estrategia y la aventura de simulación.

Si nos alejamos de los juegos lanzados dentro del canon de la serie, el primer videojuego oficial que tomó como referencia la primera película de 1979 fue producido por Milton Bradley para Microvisión. Este shoot ‘em up coincidió con el estreno de la película y era, en esencia, un matamarcianos. Curiosamente, diferentes problemas de licencias llevaron al juego a perder el nombre de Star Trek y se quedó simplemente en Phaser Strike; en otros países cambió radicalmente su nomenclatura, como Shooting Star en el Reino Unido.

Alien: el octavo pasajero (1979)

De nuevo, en las vísperas de empezar el decenio de los años ochenta llegaría a los cines una película donde los alienígenas y la temática interespacial abrazaría a las salas de cine. Ridley Scott dejaría claro que sus labores como director no eran ninguna broma, y que el cine británico iba a dar mucho que hablar en los próximos años. La importancia histórica de Alien es superlativa; incluso en las escuelas de cine. AEn la actualidad, se siguen lanzando productos derivados de este nombre, videojuegos de por medio.

En los Premios Oscar el reconocimiento a mejores efectos visuales fue su principal galardón, pero en otros certámenes fueron más sus premiaciones. Podríamos hacer un reportaje aparte solo de títulos basados en el universo Alien, Predator y Alien vs. Predator, pero esa idea la guardamos en el cajón para otor momento. Esta vez, nos centraremos en los títulos que se basaron en la película. El primero de ellos, en 1982, tres años después del estreno de la película que engendró todo este fenómeno.

Fue en Atari 2600, como otros tantos, el sistema elegido para que el trabajo de Fox Video Games cogiese forma. Un título de puzle al más puro estilo Pac-Man donde el jugador controlaba a un humano que debía recolectar todo tipo de huevos mientras sorteaba a monstruos alienígenas. A partir de ahí, juegos en Commodore 64, ZX Spectrum, MSX, Amstrad… Así hasta las consolas domésticas actuales, y juegos cancelados, que también los hubo. Alien: Isolation, de Creative Assembly, es el último gran videojuego lanzado en torno a la franquicia, con un Predator: Hunting Grounds que espera vez la luz este mismo año 2020.

Indiana Jones en busca del arca perdida (1981)

Seguramente no sea casualidad que el nombre de Steven Spielberg aparezca varias veces en este reportaje. Indiana Jones en busca del arca perdida fue la primera película (dentro de la línea canónica) de esta producción de George Lucas, considerada por múltiples revistas como una de las mejores películas de todos los tiempos e, indudablemente, una de las más influyentes. Harrison Ford se volvió héroe internacional y, en mayor o menor medida, los jóvenes de la época empezaron a sentir un interés especial por la arqueología.

De las nueve nominaciones que obtuvo en los Premios Oscar, la Academia le otorgó cinco de ellos. Esta vez no hubo suerte para John Williams en lo que a mejor canción original se refiere, pero los Oscar de Mejores efectos visuales, edición de sonido, sonido y dirección de arte. La espinita clavada para Spielberg fue la estatuilla a mejor director, pero el legado que tuvo este nombre en el universo de la mercadotecnia fue masivo.

Desde libros pasando por otras adaptaciones televisivas y videojuegos, donde tenemos que destacar aquel que se basó concretamente en esta película, Raiders of the Lost Ark, estrenado justo un año después, en 1982, para Atari 2600. El título, diseñado por Howard Scott Warshaw (que también programó el juego de E.T.), incluyó puzles y misterios, suficiente para librarse de la feroz crítica que recibiría justo un mes más tarde el videojuego del extraterrestre.

Más allá de éste, Indiana Jones ha tenido multitud de videojuegos, incluyendo adaptaciones al universo LEGO. El último de ellos, Indiana Jones Adventure World, se lanzó curiosamente en Facebook. No han sido pocas las peticiones de nuevos juegos basados en la saga; quizá tengamos sorpresas en la próxima generación.

E.T., el extraterrestre (1982)

Hablar de E.T. es hacerlo de la película más taquillera de la historia en ese momento. Los nacidos en los ochenta recordarán esta como una de las primeras películas de ciencia ficción más impactantes por lo que supuso y por la trascendencia que tendría en el medio inmediatamente. Steven Spielberg, sabedor del potencial de esa idea de amigo imaginario, materializó una idea personal en una película extraordinaria, en el sentido literal de la palabra.

La ceremonia de 55º de los Premios de la Academia quisieron reconocer ese trabajo con incluso el premio a Mejor Película, que terminaría ganando Gandhi, pero eso no fue óbice para que John Williams recibiese su correspondiente estatuilla por la Mejor banda sonora. A Williams le acompañó el equipo de sonido con el Oscar a mejor sonido, mejor edición de sonido y mejores efectos visuales.

El videojuego de E.T en Atari es el más conocido y emblemático; no tanto por su calidad sino por la historia que existe detrás del título. 1982 es la fecha en que se lanzó un título que podríamos calificar de extraño, donde el jugador debía echar una mano al protagonista para encontrar tres partes de un teléfono escondidas en un bosque. Aunque la gigante norteamericana esperaba que el juego fuese un éxito por el nombre que tenía detrás, la realidad golpeó con contundencia a esta mediocre recreación y el resultado fue un fracaso tanto en ventas como en crítica; hasta el punto de que la situación financiera de Atari fue delicada en ese ejercicio fiscal.

A modo de resumen, la cantidad de unidades acumuladas —y sin vistas de ser despachadas en el mercado occidental— fue tal que Atari decidió deshacerse de ellas de la manera más discreta y silenciosa posible. Pudieron haberlas quemado pero esos miles de cartuchos nunca vendidos quedaron enterrados en un desierto del estado de Nuevo México.

Tendríamos que esperar hasta el año 2014 cuando un equipo de excavación logró encontrar unidades originales restantes de dichos cartuchos… que ahora se venderían a precio de oro. (El País)

Terminator 2: El juicio final (1991)

Viajamos a 1984, esta vez James Cameron, otro talludo en estas lides. Esta película, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, nos llevó a un no tan lejano año 2029, una fotografía que presentaba una sociedad gobernada por la inteligencia artificial, Skynet, cuya guerra con la resistencia humana estaba pendiendo de un hilo. Todo o nada. El impacto fue masivo, pero fue la segunda parte la que verdaderamente hizo mella en el gran certamen anual del mundo cinematográfico.

Terminator 2: El juicio final, fue mucho más larga que la primera parte, una secuela estrenada en 1991 donde se cerraron arcos argumentales y se abrieron otros, que continuarían en la tercera parte estrenada en 2003. Fue aquí donde los premios internacionales cayeron con facilidad, hasta el punto de que el androide T-800 CSM-101 recibiese cuatro Premios Oscar: mejores efectos visuales, sonido, maquillaje y edición de sonido. Solo se le escaparon fotografía y montaje

Ese año 1991 llegaría también a las máquinas arcade el videojuego Terminator 2: El juicio final, que compartió nomenclatura con la película al estar basado enteramente en la misma. La producción corrió a cargo de Midway Manufacturing Company y permitía jugar hasta dos personas al mismo tiempo en el gabinete. También habría una versión adaptada para SNES y Mega Drive en 1993, un cartucho ahora bastante cotizado si se busca con caja en buen estado.

El problema es que el juego, según quienes lo pudieron jugar en su momento, era una versión mala a todas luces, sin la esencia de la película ni una jugabilidad acorde a un videojuego de la época. No siempre salían bien las adaptaciones de un éxito cinematográfico; no todo vale. Esa vez, por desgracia, no hubo suerte.

Parque Jurásico / Jurassic Park (1993)

La película original de Parque Jurásico es hoy en día una de esas cintas que se estudia en cualquier tipo de formación superior relacionada con las artes cinematográficas. Steven Spielberg, Kathleen Kennedy, John Williams… Nombres que hicieron de una película una franquicia de entretenimiento capaz de todo y que se extiende hasta el día de hoy. Porque más allá de esta primera y sus secuelas en 1997 y 2001, ese salto de catorce años hasta el reboot de la serie y El reino caído en 2018 componen una saga con libros, juguetes, merchandising y videojuegos por doquier.

Su influencia en la cultura popular, así como en el propio cine gracias a su sistema de recreación animal a través del CDI, fueron tiempo después un espejo en el que se mirarían otros. Además, encantó a la crítica y a la Academia, que quiso celebrar este éxito con un total de tres premios en las labores técnicas y de sonido.

Si nos centramos en las adaptaciones al videojuego publicadas en ese momento, en 1993, vemos que Ocean Software recibió el encargo oficial para encargarse de un total de tres versiones distintas: NES, Game Boy y PC. Por su parte, SEGA hizo lo propio con un videojuego para Mega Drive, Master System y Game Gear. Mientras que la versión para consolas de Nintendo se centró más en ser una aventura de acción en vista superior, la de SEGA se agarró al género de las plataformas en dos dimensiones. Un año más tarde, en 1994, SEGA terminó de abastecer la cobertura de esta película con un título point and click para Mega CD y un shooter sobre raíles para máquinas arcade.

Matrix (1999)

La primera película de Matrix supuso también un antes y un después en la ciencia ficción; justo en un momento donde los cambios tecnológicos y el cambio de milenio daban la mano a las eternas promesas que escuchábamos en los noventa sobre una sociedad imantada con la tecnología. La trilogía de las hermanas Wachowski con Keanu Reeves como protagonista planteó muchas preguntas en la conducta del ser humano e ideó un universo ficticio que comenzó a llamar la atención de otros medios de la cultura popular rápidamente.

La crítica de la primera película fue casi unánime: una gran cinta. Los Premios Oscar de 1999 tuvieron como gran protagonista a Matrix en los reconocimientos técnicos, con premio al Mejor Montaje, Sonido, Edición de Sonido y Efectos Visuales. Para los más aficionados a la saga, Warner Bros. anunció el pasado mes de diciembre que tendremos Matrix 4 en cines el próximo año 2021; aunque no hay detalles concretos sobre la posible participación de los actores originales.

Reeves es uno de esos actores aficionados al videojuego. Su participación en Cyberpunk 2077 con rol de protagonista secundario está sirviendo para atraer la atención de personas que, quizá, no se hubiesen percatado de la existencia del título de CD Projekt.

Enter the Matrix, de Shiny Entertainment, contó con la distribución de Warner Bros. como editora en el mercado occidental. El título, diseñado por David Perry (Earthworm Jim), se lanzó en mayo de 2003 como una aventura de acción basada en el universo de la película; en concreto, entre los hechos de The Matrix y The Matrix Reloaded. Contó una historia alternativa que no logró calar demasiado entre la prensa, aunque como primer videojuego de los varios que hubo, para los jugadores de PC, PlayStation 2, Xbox y GameCube sirvió para calmar las ansias de más Matrix en el cine.

Shrek (2001)

Aunque durante dos décadas haya sido más que común ver videojuegos basados en películas de animación, con especial atención por parte de Disney, Pixar y Dreamworks, lo cierto es que todo tiene varios puntos de inflexión. Si en la épica de SNES y Mega Drive tuvimos nombres como Aladín y El Rey León, entre muchos otros, con el cambio de siglo fue Shrek, de Andrew Adamson y Vicky Jenson, la que dio un golpe sobre la mesa no solo con el reconocimiento del público internacional sino también por parte de la Academia.

Fue ese año, en la 74º ceremonia de entrega de los Premios Oscar de 2001, cuando se introdujo por primera vez en la historia una categoría dedicada exclusivamente a las películas de animación. Hubo varios candidatos a levantar esa digna estatuilla, pero fue Shrek quien recibió ese reconocimiento y quien sedujo definitivamente a los máximos responsables de ese reconocimiento. 90 minutos de una película repleta de aventuras, humor y fantasía, elementos fácilmente trasladables al mundo del ocio interactivo.

Así, la producción de Aron Warner también se llevaría al mundo del videojuego en un acuerdo de exclusividad con Microsoft, pues el videojuego propiamente dicho basado en esta película se lanzó solo en la primera Xbox allá por 2001… con motivo de su lanzamiento. El escaparate era potente para una recién llegada. La compañía de Redmond se abría hueco en el mundo del hardware para competir con SEGA, Nintendo y PlayStation; y una de sus bazas third party fue este título de Shrek.

Esta condición de exclusividad duró poco, sin embargo. El juego de DICE, publicado por TDK Interactive, llegaría a Europa en 2002, mientras que a finales de ese mismo año GameCube recibiría una versión mejorada y ampliada bajo el nombre de Shrek Extra Large. En Europa, tuvimos que esperar hasta finales de 2003. El resultado de este juego de plataformas, para desgracia de quienes se fiasen de la carátula en su día, fue algo desastroso, con críticas repletas de suspensos o notas que no superaron el 5 sobre 10.

No fueron estos motivos un impedimento para que se lanzasen un total de tres spin off basados en esta primera película. No hemos mencionado a las portátiles de Nintendo hasta ahora, pero fue principalmente porque TDK tenía preparado un juego de karts exclusivo de Game Boy Advance, Shrek Swamp Kart Speedway. Sony, que también se había quedado fuera de la ecuación inicial donde solo había sitio para Microsoft, se tendría que conformar con Shrek: Treasure Hunt, un título de minijuegos con una de las notas más bajas de los últimos años.

El Señor de los Anillos — Trilogía (2001-2003)

La trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos, basada en la novela homónima de J. R. R. Tolkien, hizo que esos 557 minutos originales con una recaudación de 2.917.000.000 dólares recaudados pasasen a ser una de las creaciones de ficción más exitosas de todos los tiempos. Peter Jackson es uno de los máximos responsables de ese éxito, un proyecto de ocho años de duración que, por supuesto, tuvo su correspondiente adaptación al videojuego de diversas maneras; incluso a día de hoy, con adaptaciones derivadas de ese universo.

En total, diecisiete Premios Oscar donde la tercera parte se llevó el mayor protagonismo imaginable. Si La comunidad del anillo ganó cuatro estatuillas y Las dos torres hizo honor a su nombre con una pareja de premios, El retorno del Rey rompió con todo y volvió a cada con once Premios Oscar. Una barbaridad donde ganó la totalidad de las categorías en que estaba nominada.

Pasando ya a los videojuegos, las adaptaciones del universo de La Tierra Media ha contado con múltiples editoras interesadas: Electronic Arts, Warner Bros. Interactive Entertainment, Vivendi Games… Fue de 2001 a 2003 cuando se reavivó la llama a base de videojuegos donde fue EA quien se llevó la licencia de las películas. Vivendi Games, por su parte, obtuvo el poder de producir juegos, pero basados en los libros de Tolkien Enterprises.

A destacar, The Lord of the Rings: The Two Towers, de EA, donde se narraron los hechos de las dos películas hasta la fecha con una aventura con jugabilidad hack and slash. El título vio la luz en PS2, Xbox, GameCube y GBA en 2002 bajo el desarrollo de Stormfront Studios, un equipo tristemente disuelto en 2008 tras no haber podido hacer frente a las vicisitudes económicas del momento. Fue un estudio pequeño, de una treintena de personas, pero expertos en recibir encargos de videojuegos basados en películas.

King Kong (2005)

De nuevo, Peter Jackson. Esta adaptación del clásico de 1933 quiso reinterpretar el concepto de remake para redefinirlo como reboot: coger un fenómeno de antaño y reconvertirlo con algunos cambios. El resultado fue, al menos en la crítica, un éxito sin paliativos. Con Naomi Watts como principal protagonista y 187 minutos de metraje (200 si contamos la versión extendida), esta película llamó la atención de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood desde el primer momento. No obtuvo nominaciones a las categorías de mejor interpretación, dirección ni mejor película absoluta, pero su sonido, efectos visuales y edición de sonido convencieron sobremanera. Una película de esas que se disfrutan en el cine por lo que ves, por lo que escuchas y por lo que se transmitía en todo momento.

Esa descripción encaja, también con poco margen de duda, en el sector del videojuego. Peter Jackson's King Kong es el nombre elegido para trasladar ese largometraje al sector del ocio electrónico con un título lanzado en pleno periodo navideño, cuando los grandes nombres se ponían a la venta. Pilló a final de dicha generación y lo hizo con una Ubisoft dispuesta a ponerlo todo patas arriba: iba a haber versión para absolutamente todos los sistemas.

Mientras la división de Montpellier se iba a encargar de la versión de PC, PS2, Xbox, Xbox 360 y GameCube, desde Ubisoft Casablanca harían lo propio en NDS, mientras que Phoenix Games Studio lo haría en PSP. Lo más destacable del juego es que estuvo dirigido y diseñado por Michel Ancel, padre de Rayman, lo que despertó el interés de los entusiastas de dicho personaje. Una aventura de acción sin muchos alardes, aunque con una crítica muy positiva; inusualmente positiva. Ese 82 sobre 100 en Metacritic para la versión de consolas domésticas atestigua que se acertó en concepto y ejecución, un videojuego que, incluso a día de hoy, sigue transmitiendo algo de la magia que empapó a los que en su día tuvieron la oportunidad de jugarlo con quince años menos que ahora.

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (2006)

2003 fue el año en que el universo de Piratas del Caribe pasó a ser una realidad imborrable en el recuerdo de miles de jóvenes (y no tan jóvenes) aficionados de la factoría Walt Disney. Una idea inspirada en la atracción Pirates of the Caribbean de los parques temáticos Disneyland que, de manos de Gore Verbinski, se materializó en un éxito rotundo en taquilla. No fue hasta la segunda parte, sin embargo, la que fue reconocida por la Academia de cine con un premio Oscar.

Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (2006) recibió cuatro nominaciones y se llegó el premio a Mejores efectos visuales para el equipo de John Knoll, Hal T. Hickel y Charles Gibson. Sentaría así un precedente pocas veces visto al ser una película para el público más joven premiada sin la necesidad de incurrir en la animación, terreno dominado claramente incluso hoy por Pixar.

Su videojuego, Pirates of the Caribbean: Dead Man's Chest, fue un encargo de Buena Vista Games para Griptonite Games y Amaze Entertainment para GameBoy Advance, Nintendo Ds y PSP. Sin miedo a equivocarnos, fue uno de los regalos más veces escogido en ese caluroso verano de 2006 para las vacaciones; un juego que, a pesar de su mediocre crítica, trajo consigo unas cuantas horas de entretenimiento mientras asumíamos el papel de Jack Sparrow en una aventura de acción desenfadada.

Avatar (2009)

El universo de la ciencia ficción ha tenido en el cine decenas de contendientes candidatos a sellar su nombre en la historia del séptimo arte. No siempre ha sido reconocida por la Academia de la forma que hubiese gustado a muchos críticos, pero Avatar, conocida en España como Avatar, de James Cameron, no solo rompió todo tipo de registros históricos en taquilla al ser la primera película en superar los 2.000 millones de dólares en recaudación (liderato arrebatado por Avengers: Endgame en 2019) sino al hacer que esas gafas de plástico que permitían simular el 3D tuviesen un periodo de gracia tanto en las salas de cine como en nuestras casas.

La 81º edición de los premios Oscar quiso que Avatar fuese candidata a nueve estatuillas, de las cuales ganó tres, todas ellas técnicas. James Cameron se quedó sin premio, aunque se llevó a casa un récord que pocos hubiesen imaginado.

James Cameron's Avatar: The Game fue la adaptación directa de ese fenómeno con el Dunia Engine en una aventura de acción en tercera persona. Ubisoft tuvo una gran anticipación comercial y supo ver el potencial de esta producción, así que delegó a Ubisoft Montreal que se encargase de un juego que tendría versión en prácticamente todas las consolas existentes en el momento: PS3, Xbox 360, ordenador, Wii, PSP, Nintendo DS e incluso dispositivos iOS, donde un incipiente iPhone comenzaba a avisar de que también era una opción viable para el desarrollo de videojuegos. Que se sepa, el juego logró vender 2,7 millones de unidades, más que muchos videojuegos de éxito actuales bajo la categoría de AAA.

Mad Max: Furia en la carretera (2015)

George Miller no se esperaban ser nominado a diez Premios Oscar, pero en la 88ª entrega de estos premios celebrada en 2016, la producción de Doug Mitchell y el propio Miller dio un golpe sobre la mesa al hacer que una película postapocalíptica con neumáticos, arena, acción y sangre ganase nada menos que seis estatuillas, incluyendo la práctica totalidad de premios referentes a la parte técnica. Su 90 en Metacritic dejó a la cinta de Warner Bros. como una de las películas mejor valoradas de la época, a pesar de que cuando se conoció que Charlize Theron iba a ser la protagonista no todos vieron que encajase con un papel que, finalmente y de acuerdo con la crítica, desbordó.

El sector del videojuego no podía quedarse sin una adaptación de este fenómeno en taquilla; esencialmente por ser un concepto tan fácilmente adaptable y moldeable para el público medio adulto que disfruta con un mando entre las manos.

Warner Bros. Interactive Entertainment tenía también la oportunidad de aprovechar el auge de los videojuegos de mundo abierto en la que en aquel momento era una emergente nueva generación. PlayStation 4 y Xbox One empezaban a carburar y el público estaba receptivo. En vez de hacer un título 1:1 basado en la película, tal como se había venido haciendo en los lustros anteriores, WB optó por confiar en Avalanche Studios, el estudio sueco responsable de Just Cause, para que el nombre de Mad Max fuese uno de los grandes nombres de esas Navidades. Esta es la historia corta, pero la larga incluye la preproducción de otros dos videojuegos de Mad Max desarrollados por Cory Barlog (God of War) e Interplay Entertainment, respectivamente. El resultado fue una doble cancelación por diferentes motivos.

Así, el único que vio la luz fue esta aventura de acción que calificamos en su día con un 7,8 en MeriStation. Con una excelsa recreación del Páramo, tormentas y una visceralidad desmedida, la conducción del juego y su sistema de estrategia terminaron por convencer en el plano jugable. Falló su historia y el diseño de las misiones principales, lo que privó al juego optar a una calificación aún mayor. Con el paso del tiempo, la comunidad recuerda con cariño un juego que no empañó, por suerte, el impacto tan brillante de la película.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...