Vuelve el Team Ninja

Nioh 2, impresiones finales: un juego solo para valientes

Probamos el próximo juego del Team Ninja, creadores de Ninja Gaiden, que vuelven al género Souls con uno de los títulos más difíciles de 2020.

¿Han ido alguna vez a un evento de Nioh? Sí, hombre, sí, de estos que organiza Sony para que la gente pueda probar el juego. ¿No? Qué pena. No saben lo que se pierden, de verdad. Es un espectáculo por el que valdría la pena pagar una entrada y no precisamente para jugar. Pero tranquilos, que nosotros se lo resumimos. En ellos se reúne un grupo de periodistas, que evidentemente no tienen por qué ser expertos en el género Souls, lo sabemos, y todos tratan de superar una demo del juego en apenas una o dos horas. Hasta aquí podría parecer un evento cualquiera, pero pronto empiezan a proliferar las palabrotas, quejas y maldiciones, las malas caras ante la pantalla y por supuesto, el olor. El olor de esas gotas de sudor que pueblan tu frente y empapan tu espalda. El olor del miedo a mostrar muñones ante tus compañeros de trabajo y de la vergüenza por morir diez veces en el primer combate de la demo. Porque así es Nioh 2. Terrible. Delicioso.

La palabra que más se repite en un evento así es “hardcore”. Menos mal que se celebran de día y no hay que tomar un chupito cada vez que alguien la dice. Juego hardcore, público hardcore, experiencia hardcore y hasta vocablos inventados como “masscore”. Normal que solo hubiera una pregunta capaz de hacer sonreír a Yosuke Hayashi, maestro de ceremonias y general producer de Koei Tecmo y Team Ninja. “Para aquellos a los que nos gusta la historia y ambientación de Nioh, pero se nos dan muy mal este tipo de juegos, ¿hay alguna ayuda?”. Al pobre Hayashi solo le quedó encogerse de hombros, reír compasivo e invitarnos a empezar por el tutorial. Nioh 2 no tiene piedad. La cantidad de gente que se fue antes de completar la demo y los continuos chasquidos de lengua, bufidos y resoplidos hablan maravillas del juego. Los fans del género deben de estar frotándose las manos. Se antoja uno de los títulos más difíciles y desafiantes del año. Una de esas propuestas que exigen tal cantidad de valor, paciencia y habilidad que hay que tener un punto de masoca para embarcarse en ellas. Un bálsamo para el alma de todos aquellos aburridos de ayudas y automatismos.

El nivel que pudimos probar se sitúa hacia la mitad del juego y se ambienta en un castillo japonés de finales del siglo XVI. Un auténtico laberinto repleto de habitaciones, pasillos y atajos donde además destaca la sensación de verticalidad. Hay un montón de pisos y muchas maneras de subir y bajar de uno a otro. En su interior encontramos lo de siempre: apenas un par de santuarios para guardar y decenas de enemigos, trampas, cofres, señales de invocación y hasta aguas termales. El diseño de niveles era uno de los puntos flacos del original, pero los que se han mostrado de Nioh 2 hasta ahora (el de la beta y éste) rayan a un gran nivel e invitan a ser optimistas en dicho apartado.

Este "Castillo Kitanoshe" se inspira en los que fueron pasto de las llamas durante la Batalla de Shizugatake, un conflicto bélico real que asoló Japón en mayo de 1583. Nioh 2 sirve de precuela al original y se ambienta en la misma época que aquel, el período Sengoku. Al igual que su predecesor, el título mezclará fantasía y realidad. A lo largo de la aventura nos cruzaremos con personajes históricos del Japón feudal, como Toyotomi Hideyoshi y Oda Nobutaka. Quizás hasta con algunos de los protagonistas del primero, según nos dejó caer Yosuke Hayashi. Hablando de protagonistas cabría recordar que esta vez no nos pondremos en la piel de William Adams, sino que crearemos nuestro propio samurái a través de un editor. Veremos cómo afecta a la narrativa y si esto no supone perder la oportunidad de recuperar y compartir una leyenda olvidada como se hizo con la de Adams.

Algo que da más miedo que la dificultad de Nioh 2 es hablar de su jugabilidad después del estupendo artículo sobre ella que escribió nuestro compañero Francisco J. Brenall tras jugar a la beta. Su disección y análisis del género es una parada obligatoria para todos los interesados y desde aquí os la recomendamos encarecidamente: "Nioh 2, impresiones tras la beta: la acción del Team Ninja se transforma". Tal y como él apuntaba, la principal novedad del juego reside en que esta vez nuestro protagonista es un cambiante, es decir que además de combatir yokais puede transformarse en ellos durante unos segundos. Esta habilidad se materializa en una nueva barra junto a las de vida y resistencia, el medidor de fuerza yokai, que nos permite realizar todo un nuevo catálogo de ataques, bloqueos, fintas y parries.

Ahora al derrotar a ciertos enemigos podremos hacernos con su alma y equiparnos con ella en los distintos santuarios que hay repartidos por el juego. Tras equipar una, si mantenemos pulsado R2, todos los botones de acción contarán con un movimiento especial que consume el medidor de fuerza yokai y nos transforma en uno de ellos durante un par de segundos. Aunque parezca un añadido sencillo, un nuevo ataque, aumenta la profundidad de los combates y la cantidad de estrategias y formas que hay de afrontar cada uno. Deberemos aprender un mayor número de habilidades, con qué enemigos es eficaz cada una, cuáles se adaptan mejor a nosotros y, por supuesto, cuándo vamos a usarlas. Los enemigos también cuentan con nuevos movimientos (como los que desprenden una aureola roja) y a veces el único modo de contraatacar o sobrevivir a ellos pasa por usar los poderes de los yokai. Por si fuera poco, las almas consumen distintos niveles de energía, tienen muchos límites y particularidades y se pueden combinar entre sí para formar otras aún más fuertes. Vamos, que se nos abre un nuevo mundo jugable.

Los combates siguen siendo siendo brillantes. Cada uno de ellos es un mundo, sean ante enemigos más o menos fuertes. Duelos a vida o muerte cargados de tensión y en los que solo vale nuestra técnica y habilidad. El juego es un desafío tremendamente adictivo que nos invita a caer y levantarnos una y otra vez y que trae consigo un espectacular repertorio de armas y enemigos. El primer Nioh ya era un juego muy particular con respecto a las primeras, pues permitía elegir la postura de nuestro personaje al agarrarlas y sus ataques y movimientos cambiaban en función de ello. La secuela no solo mantiene esta opción sino que además incorpora armas que se transforman por completo en función de cómo las sujetamos. Tenemos, por ejemplo, espadas que se convierten en guadañas al usar una posición de combate alta y en hachas al pasar a una guardia baja. O lo que es lo mismo, una experiencia más rica si cabe.

En cuanto a los enemigos, los hay para todos los gustos y colores. Con forma humanoide, animal o incluso espectros que cambian su constitución en cuestión de segundos. Ninjas, samuráis, demonios, ratas gigantes, calaveras envueltas en fuego, hechiceros que flotan, soldados del ejército nipón, monstruos que caminan con una sola pierna y van dando saltos... el repertorio es fabuloso y hace que no podamos relajarnos nunca. Los rivales a los que nos enfrentamos cambian en cada estancia y sus mecánicas y movimientos también, por lo que deberemos estar constantemente buscando nuevas debilidades y planes de combate. Brillan con luz propia y a ellos se suman el resto de elementos que hicieron al original alcanzar un 8.7 en el análisis de MeriStation: objetos, sistema de inventario, forja, loot de armas y armaduras, subida de nivel, etcétera, etcétera.

Resumiendo, la próxima vez que haya un evento de Nioh traten de no perdérselo. Si miran a los asistentes se divertirán con las distintas reacciones del ser humano al sentirse humillado y derrotado. Si por el contrario miran a la pantalla casi que mejor. En ellas aguarda la próxima joya del Team Ninja, un juego solo apto para valiente que llegará a PlayStation 4 el próximo 13 de marzo de 2020.

Nioh 2

Nioh 2 es la secuela del celebrado RPG de acción a cargo de Team Ninja y Koei para PlayStation 4 en el que el samurái William Adams debe enfrentarse a implacables yokais que pretenden acabar con su vida. Domina las letales artes de los samuráis en esta secuela del famoso RPG de acción, donde encarnarás a un misterioso guerrero mitad humano, mitad yokai sobrenatural. Explora el Japón de la violenta era Sengoku y el mortífero reino oscuro, ambos repletos de demonios grotescos y despiadados. Desenvaina tus armas letales y deshazte de todos los enemigos que se crucen en tu camino con un nuevo sistema de combate y la capacidad de transformarte en todo un yokai para desatar unos poderes paranormales devastadores.

Nioh 2

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...