Football Manager 2020
Football Manager 2020
Carátula de Football Manager 2020

Football Manager 2020, análisis: ¿te comerás el turrón?

Sports Interactive vuelve como cada año con una edición que consolida los cimientos que le hacen ser el mejor manager de gestión de la actualidad.

Con la temporada iniciada, Sports Interactive dedica las primeras jornadas para recrear su habitual “reflexión”. Si bien a principios de mes os hacíamos una pequeña visita por sus oficinas a través de las letras, hoy profundizamos en esa nueva entrega destinada “a todos los amantes” del fútbol tras las bambalinas.

Porque Football Manager nunca falta a su cita anual. Más de dos décadas conociendo los entresijos del universo balonpédico les permite afrontar sus desarrollos con la seguridad de haber asentado unos pilares sólidos, irrebatibles; a partir de ahí, solo puede ir para arriba.

Desde la entrada en vigor de la recreación física de los partidos, quizá uno de los mayores cambios que ha recibido en esta última década, se ha buscado métodos que mejoren su representación con el mínimo impacto posible en su rendimiento. No hablamos de crear la simulación casi perfecta de sus rivales más “jugables” sobre el césped, sino de ser coherente con todo lo que sucede ahí dentro.

Football Manager 2020 no trascenderá por ser una edición revolucionaria, ni siquiera por incluir novedades de peso; ser continuista responde a su necesidad por mejorar la calidad de vida de sus jugadores cuando se sientan en el sillón. Establecer metas sencillas, facilitar el diseño de sus paneles, tener mejor control de lo que ocurre en el vestuario, entre otras mejoras. Ese es el secreto de Sports Interactive todos estos años: saber parar en el momento adecuado y poder reforzar su estructura.

El futuro está en los jóvenes

Gestionar la cantera es vital si queremos apostar por un club sólido en los años venideros. Sangre nueva, al fin y al cabo, que también nos permita tener afluencia constante de dinero. Llamado “Centro de Desarrollo”, este nuevo panel nos ofrece una visión completa de todos los jugadores jóvenes que tenemos disponibles en toda la institución: tanto en el primer equipo, como en las categorías inferiores y quienes se encuentran en préstamo con otros clubes.

Todo, absolutamente todo lo que les acontece estará disponible para su visionado aquí. Dependiendo de la filosofía del club, deberemos tener más o menos cuidado con la salud de esta vertiente, pues que no todos los equipos son iguales (profundizaremos en esto más adelante).

Y es que el impacto de nuestras acciones tendrá relevancia en el espectro completo del ecosistema. Si somos, por ejemplo, el Villarreal, la influencia durante las negociaciones con las promesas incipientes será mayor, mientras que si somos equipo de cartera (que se lo digan al City de Guardiola), tendremos mucho más difícil lograr sembrar frutos de éxito.

Como es natural, podremos intentar cambiar la opinión del resto, pero eso nos llevará tiempo y esfuerzo para demostrarlo con hechos. Esto era uno de los puntos de conflicto que encontrábamos en anteriores versiones. Con la llegada de esta pestaña tendremos control total, por fin, de un aspecto que hasta el momento se hacía pesado de digerir.

Tu club, tu responsabilidad

Hasta el momento, trabajar para un club transmitía sensación de ser aséptico. Más allá de los diferentes indicativo y los jugadores, nada hacía indicar que estábamos en banquillos con décadas e incluso un siglo de historia. Hay mucho tras estos paneles que escapan a términos laborales puros y duros: sentimientos trasladados de padres a hijos generación tras generación.

Para ello entra en juego la visión de club. Lo primero que veremos tras firmar el contrato será la oficina del presidente, en el que se nos demandará qué se quiere lograr a diferentes plazos, dentro de una hoja de ruta de hasta cinco año. Porque, sí, trabajar con una meta a años vista será fácil de seguir en Football Manager 2020. Tal como ocurre en la cantera, la opinión sobre los demás es fundamental, sobre todo de cara a la junta directiva.

Por ello, ahora tendremos que tener muy en cuenta la llamada “filosofía de club”, un rasgo que debemos acatar si queremos salvar el pellejo durante la renovación. Y es que no es lo mismo dirigir una escuadra cuyo juego se basa en la posesión que otro, digamos, arraigado al contraataque y al “pelotazo en largo”. Nuestro estilo de juego se ha de adaptar a las circunstancias que marquen las tradiciones, siempre y cuando bailemos dentro de un rango lógico donde podamos poner nuestra firma de autor.

Si no se nos permite trabajar con libertad, siempre tendremos la oportunidad de poder volar más allá y fichar por otras ligas e incluso divisiones. Está en nuestra mano elegir el camino que queremos recorrer. Como siempre, tendremos un rango completo de opciones para incluir dentro de la partida; cuantas más competiciones metamos, más largas serán las esperas para procesar todos los movimientos, por lo que os recomendamos tirar por lo bajo y adoptar un estilo clásico. En nuestpr caso, al menos, Europa.

Sé el entrenador total

Desde el tendido puede parecer una meta casi imposible poder comprender todos los entresijos para dominar la fórmula de la saga. Como suele ocurrir en otros títulos como los de la factoría Paradox, aprender y comprender el funcionamiento completo es una meta que requiere horas de dedicación. Por más que se desplieguen ayudas en forma de tutorial, la realidad es que el jugador debe poner mucho de su parte si quiere disfrutar al completo de la experiencia, aunque no llega a las cotas de Crusader Kings.

Sports Interactive ha querido ayudar al menos ávido hasta el punto en el que creemos que esta edición es la ideal para quienes nunca hayan decidido dar el salto por los motivos expresados. El staff será fundamental a la hora de delegar ciertos aspectos que se nos hagan bola. En cualquier momento tendremos una opción que hará que nuestros ayudantes tomen parte completa de esa decisión en concreto.

Si lo prefieres, puedes incluso, por ejemplo, hacer que los entrenamientos no estén en tu mano. Siempre tendremos la última palabra, cuyos avisos aparecerán en el buzón de correo; simplemente las gestiones llevarán el cauce que queramos que se lleven.

Renovado aspecto visual

Como decíamos al inicio del texto, las mejoras gráficas son una de las puntas de lanza que se ofrecen este año. Daba lástima ver un partido en tiempo real, sobre todo por los comportamientos erráticos que desplegaban los jugadores.

Para nuestra fortuna, hemos encontrado un paso adelante en lo que a imagen se refiere. Todos los jugadores, entrenadores, césped y cambios climáticos han sido moldeados desde cero para pulir las aristas que formaba hasta el momento.

Tened en cuenta el juego en el que nos encontramos. Sigue lejos de la naturalidad que se le presupone a tamaño título, pero ni es su cometido ni se busca alcanzar cotas realistas. La calidad que ofrece en estos momentos es suficiente para un manager en el que pasaremos la mayor parte del tiempo viendo paneles.

Sobre todo cuando pase la sorpresa inicial. Siempre querremos ver los resultados cuanto antes con vistas a seguir perfeccionando la forma en la que queremos representar el equipo. Equipos que contarán con licencias dispares. Todas las divisiones de Inglaterra, salvo la Premier League, tienen licencia oficial, así como la Bundesliga y otras competiciones de menor calado. LaLiga no tendrá la iconografía real; los jugadores sí conservan los nombres reales.

Esto suele ser una de las mayores lacras de Football Manager desde sus inicios. Pero es algo que no importa mucho. ¿Por qué lo decimos? Por los mods. Gracias a la inclusión de la workshop de Steam, nunca antes había sido tan sencillo incluir las modificaciones de la comunidad. Tal como ocurre con los option files de Pro Evolution Soccer, poco después del lanzamiento ya existe una revisión que permite jugar con todas las licencias al más mínimo detalle. Los jugadores siempre salvan el día.

CONCLUSIÓN

Football Manager 2020 no es una entrega revolucionario. Su llegada sirve para apuntalar una estructura que con el paso de los años se consolida todavía más como el mánager referencia del fútbol virtual. Las mejoras en los menús y la posibilidad de tener mayor control de tu equipo hacen de él una de las mejores ediciones para entrar en su fórmula. Todos se encontrarán representados en otra demostración del buen hacer de Sports Interactive.

LO MEJOR

  • El centro de desarrollo, vital para la cantera.
  • Mejores ayudas a los menos avezados.
  • Mayor influencia de nuestras decisiones
  • Mejoras visuales...

LO PEOR

  • ...que siguen dejando escenas poco coherentes.
  • Faltan novedades de peso.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

¿Está relanzando Switch Lite la Nintendo Switch?

Al salir la versión Lite de Switch pensé muy rápidamente que Nintendo la había cagado otra vez. Digo "otra vez" porque no creo que haga falta recordar episodios pasados como el de la Virtual Boy; o aquel aferramiento demencial al formato ...