WWE 2K20
WWE 2K20
Carátula de WWE 2K20

WWE 2K20, análisis

Nuevo estudio y nuevos retos.

El wrestling no quiere perderse una nueva entrega, aunque WWE 2K20 llega con varios cambios importantes. El más relevante es el cambio de desarrolladora que tropieza escandalosamente tras una sonada ruptura entre Yuke's y la mastodónica Take-Two. El pasado agosto 2K dio por finalizadas las relaciones con el estudio Yuke's, que se encargaba desde hacía ya varios años del desarrollo de la franquicia de World Wrestling Entertainment. Yuke's, casa afincada en Osaka, presumía de una larga carrera y experiencia con los títulos relacionados con el espectáculo de estos gladiadores americanos. Desconocemos a ciencia cierta el apoyo que han brindado a Visual Concepts, padres de la franquicia hermana NBA 2K y que, co-creadores desde hace años de WWE, han recogido el testigo y responsabilidad de un producto que reclama a gritos ser replanteado.

Otrora una franquicia de juegos respetable dentro de su género, en nuestro presente llega un producto que necesita de meses para superar la ruptura entre ambas empresas y abrir la arena ante el gran público. Y es que Visual Concepts ha tenido que salir a la defensa de su producto y asegura que próximamente llegará una solución. Pero Sony ante esta situación se ha visto en la obligación de realizar reembolsos en diferentes puntos del globo.

Ahora bien, ¿estamos ante el fin de la franquicia o una nueva era en WWE 2K? Visual Concepts tiene entre manos su futuro. Yuke's dejó el motor a la desarrolladora californiana donde ha errado en el apartado visual e intentando compensar con la cantidad. Pero la cantidad no siempre es sinónimo de calidad, y el juego es un claro ejemplo. La exagerada multitud de posibilidades de la franquicia es ya marca de la casa. Ningún aficionado al género esperaría menos al tener un disco de WWE dentro de su consola.

El desaguisado ya huele desde que entramos en su menú principal, donde percibimos que algo no va bien. ¿Dónde ha quedado ese diseño tan agresivo que veníamos arrastrando de años anteriores? Tras pasar la selección de personajes de dudable similitud con su versión real, inexplicable en algunos casos,  entramos de lleno en los combates, donde podemos ver sin ningún ápice de duda que el apartado gráfico es notablemente inferior en muchos aspectos a WWE 2K19.

Se percibe ese recorte visual que podría justificar que quizás, en momentos donde se encuentran 8 luchadores sobre el ring dándose de guantazos, el juego aguanta las tasas de frames mejor que en entregas anteriores. Aunque el bajón gráfico no viene solo, pues encontramos diferentes errores de iluminación con el público, fallo de texturas en prendas, en caras... El mismo problema que lleva arrastrando años la saga con las físicas de la cabellera (los luchadores parecen seguir llevando pulpos en la cabeza en vez de pelos). Y si en la pantalla de selección de combatientes no salían muy beneficiados, dentro del ring parte del elenco sale igual de perjudicado. Becky Lynch, luchadora que aparece en la portada junto a Roman Reigns, es un claro ejemplo del nulo parecido con su versión digital.

Visual Concepts ha optado por pulir el sistema de control de los luchadores respecto a lo que ya estábamos acostumbrados en ediciones anteriores y no lloverá a gusto de todos los jugadores, es mucho más simple. El cambio más notable está en las contras, donde en el caso de PlayStation 4, consola con la que se ha hecho el análisis, se ha suplido el R2 por el Triángulo. O remates cargados y/o especiales son Cuadrado y Equis a la vez. Da la sensación de que el timing de los reversals ha aumentado muy sutilmente, lo que da lugar un estilo de juego muy apoyado en el contrataque. No hay cambios destacables en los sistemas de sumisiones, con su clásico círculo y barras o el “machacabotones”. Este año, el sistema de encarar al contrincante puede llegar a poner a prueba nuestra paciencia más infinita. Y es que en muchas ocasiones, tras el cambio de focus a un rival, nuestros golpes se pierden en el aire y no conseguimos impactar a nadie. Peor fortuna ocurre al tener un arma entre las manos y tenemos al adversario tumbado en el suelo: en numerosas ocasiones no llegaremos ni a golpearle. Tampoco encontraremos coherencia alguna en las acciones de la IA, ni siendo enemiga o aliada. No son pocos los momentos en los que durante varios combates 2 vs 2, pudimos observar como le realizábamos el pin a un rival y su compañero no hacía absolutamente nada para cortarlo, mirando a la nada.

Además del más que notable roster de más de 200 luchadores -el cual ya nos hemos acostumbrado a su cifra año tras año-, uno de los mayores aciertos este año de WWE 2K20 lo encontramos en dos de sus modos de juego. Uno de ellos es el Showcase, 'The Four Horsewomen'. Acompañaremos a Charlotte Flair, Sasha Banks, Becky Lynch y Bayley en su 'Womens' Revolution'. Como es costumbre en esta modalidad, se recrean diferentes momentos profesionales de las luchadoras sobre la lona, donde el jugador ahora va a ser testigo de su ascenso a la gloria desde NXT hacia WrestleMania a lo largo de 15 combates. Nos sigue sin convencer la cantidad de 'objetivos' que se marcan durante las peleas en el ring, que requieren estar más pendientes a conseguir las tareas y retos que a disfrutar de estas recreaciones históricas de la WWE.

La segunda novedad más interesante se encuentra en el modo 'Mi Carrera'. Esta vez combinará la historia de dos personajes masculino y femenino, Red y Tre, que buscan cumplir el sueño de ser auténticas leyendas de la WWE a lo largo de 18 capítulos. Una experiencia de más de 20 horas y que cuenta con más de 100 combates, cierto es que da un poco de frescura al modo de juego, pero que ya huele a vetusto en su desarrollo y que podría dar mucho más de sí.

Las Torres incorporan también a Roman Reigns enfrentándose a sus rivales en 16 combates clásicos pero con el inconveniente de que no están ambientados en la época como se puede ver en el Showcase. Aparte de esta novedad destacada, las torres añaden nuevos tipos de combates como el Tag Team, Fatal 4-Way y Triple Way. WWE 2K20 ofrece un total de 50 torres disponibles, divididas en tres categorías: 'Leyendas', 'Revolución Femenina' y '2K Central'.

Poco podemos añadir del más que de sobra conocido editor de personajes que tiene la saga. Lamentablemente también ha sido víctima de diferentes bugs que esperamos que arreglen con la mayor brevedad posible. El editor ofrece infinitas posibilidades de personalización para nuestras superestrellas, donde podremos llevarlas a romperse la cara tanto sobre el ring offline como en su modalidad en línea.

CONCLUSIÓN

Visual Concepts ha intentado salvar un producto cebándolo de contenidos, pero dejando de lado la calidad, que dicho sea de paso ya venía deteriorándose con cada entrega anual. La balanza no ha estado equilibrada y no ha sido suficiente para conseguir un buen resultado final, que se ha visto totalmente empañado por sus errores. WWE 2K20 es un juego marcado por los bugs que llegan a oscurecer la experiencia en el combate. A día de hoy apenas ofrece ningún motivo para abandonar la muy superior versión del año pasado pese a que se respiran buenas intenciones dentro del disco, pero que se ve sobrepasado tras la ruptura con Yuke's. El tiempo dirá cuán dura será la transición y duelo tras el abandono de la desarrolladora japonesa, pero lo que sí sabemos los aficionados es que ya es tiempo de cambio. La fórmula está agotada.

LO MEJOR

  • El universo WWE
  • La gran cantidad de contenido que ofrece
  • Showcase con The Four Horsewomen
  • El gigantesco elenco de luchadores

LO PEOR

  • El apartado gráfico da un paso atrás
  • El motor huele a viejuno
  • La representación de muchos personajes
  • La gran cantidad de bugs que tiene el juego
5

Mejorable

Puede tener elementos aceptables y entretener, pero en general es una experiencia que no dejará huella.

¿Está relanzando Switch Lite la Nintendo Switch?

Al salir la versión Lite de Switch pensé muy rápidamente que Nintendo la había cagado otra vez. Digo "otra vez" porque no creo que haga falta recordar episodios pasados como el de la Virtual Boy; o aquel aferramiento demencial al formato ...