BeTech: noticias de tecnología

MEDICINA

Los cirujanos aprenderán a operar con órganos impresos en 3D

Los cirujanos aprenderán a operar con órganos de tamaño real para entrenar sus capacidades.

operacion

La medicina avanza cada vez más gracia a la tecnología. No solo las investigaciones permiten crear soluciones más contundentes contra una enfermedad, también traen mejores tratamientos con los que hacer rehabilitaciones entre otras novedades. Pero si algo está empezando a despegar en esto de la medicina es la tecnología de impresión 3D y lo último en este campo es que los cirujanos aprenderán a operar con órganos impresos en 3D.

Prácticas con órganos impresos

Cualquiera hoy en día puede tener en su casa una impresora 3D. Estos aparatos te dejan tener tus propios objetos siempre que cargues un diseño en un ordenador para que este se reproduzca. Esta es la teoría básica de su funcionamiento, pero dependiendo del modelo y el objetivo del aparato tendrá más o menos capacidades, y cuando te hablamos de órganos impresos en 3D hablamos de máquinas grandes.

j750

Resulta que la compañía Stratasys ha lanzado una nueva impresora bautizada como J750 Digital Anatomy 3D Printer. Por el nombre, y por todo lo que te estamos comentando, te puedes imaginar su cometido y acertarás al pensar que imprime órganos en 3D. Así dicho parece muy sencillo, pero tanto el modelo como el material hacen que el tacto y la mecánica sean iguales a los de un cuerpo humano corriente.

Por este motivo es el aliado perfecto de las universidades y centros médicos donde se imparten clases a los cirujanos del futuro. Hasta ahora las pruebas eran de lo más costosas ya que para que un alumno pudiera practicar se necesitaba un órgano concreto de una persona que hubiera querido donar su cuerpo como última voluntad. Así pues, esto supone una inversión en la que no solo se trabaja con tejido similar al humano, también con un tacto más real ya que el tejido muerto pierde propiedades.

El 3D en la medicina

No cabe duda de que es todo un adelanto el hecho de que un joven cirujano practique con órganos impresos en 3D similares a los reales. Su entrenamiento sentará las bases de lo que el toque hacer en un quirófano el día de mañana donde se podrán encontrar cualquier situación incluso con esta tecnología aplicada a otros campos. Un ejemplo claro son los nervios impresos en 3D, los corazones sacados con células madre o incluso la piel regenerada son algunas de sus últimas aplicaciones que ayudarán en el futuro a mucha gente con estos problemas.