BeTech: noticias de tecnología

REDES SOCIALES

Facebook suspende miles de apps para evitar otro escándalo Cambridge Analytica

La compañía se ha pronunciado sobre la investigación que lleva haciendo durante más de un año.

Facebook suspende miles de apps para evitar otro escándalo Cambridge Analytica

Todo comienza en marzo de 2018, cuando las webs de the Guardian y The New York Times publicaron unos artículos en los que ponían de manifiesto que Cambridge Analytica se había hecho en 2014 y usado con fines comerciales los datos privados de más de 50 millones de usuarios sin el permiso de estos.

El mayor escándalo de Facebook

De una noticia de sábado, a la semana siguiente el asunto entero escaló y Facebook se encontró con algo que le había estallado en la cara en forma de tormenta en las redes sociales: Hasta 87 millones de usuarios son los que habrían visto sus datos usados por terceros sin su permiso, por una Cambridge Analytica que no los borró como Facebook le pidió.

A partir de aquí, todo va cuesta abajo para la red social: acusaciones, ostracismo animado por millones de usuarios y también gente importante y celebrities, y una espiral que termina con el mismísimo Mark Zuckerberg declarando primero al Congreso Americano y luego a Europa. En mayo pasado, Cambridge Analytica cerró llevada por la presión popular, y durante 2019 han estado bajo la investigación de hasta tres agencias gubernamentales de los Estados Unidos en el escándalo digital del año.

Una investigación en marcha

Desde entonces, Facebook lleva desde marzo de 2018 conduciendo su propia investigación sobre lo sucedido, y esta semana ha querido “actualizar la información acerca de nuestra investigación sobre las aplicaciones de desarrolladores“. Para empezar ha cambiado su manera de hacer las cosas, y ahora identifica no sólo aplicaciones “en función de cuántos usuarios tenían y la cantidad de datos a los que podían acceder”, sino también “identificamos aplicaciones con base en señales asociadas a su potencial para abusar de nuestras normas”.

Cuando hay una app sospechosa, “hacemos un examen más intensivo”. Esto incluye una investigación de antecedentes del desarrollador y un análisis técnico de la actividad de la aplicación en la plataforma. Dependiendo de los resultados, “podríamos adoptar distintas medidas, como exigir a los desarrolladores que respondan a un cuestionario en profundidad, realizar inspecciones, o prohibir aplicaciones en la plataforma”.

Decenas de miles de apps suspendidas

Lo más sorprendente del post es la aseveración de la compañía de que “hemos suspendido decenas de miles de aplicaciones por diversas razones, mientras continuamos investigando”. Según Facebook son apps vinculadas a 400 desarrolladores, aunque no todas representaban una amenaza en potencia, “Muchas no estaban en línea y se encontraban en una fase de prueba al momento de ser suspendidas”. ¿El motivo entonces de tal baneo preventivo? “En muchos casos los desarrolladores no respondieron a nuestra solicitud de información, por lo que los suspendimos”.

Aunque en otros casos, la prohibición ha sido absoluta por razones como el intercambio inapropiado de datos obtenidos de nuestros servicios, haciendo que la información esté disponible públicamente sin proteger la identidad de las personas o cualquier otra acción que sea una violación clara de nuestras políticas. “

Facebook también saca pecho señalado que “También hemos tomado medidas legales cuando ha sido necesario. En mayo, presentamos una demanda en California contra Rankwave, una compañía de Corea del Sur, dedicada al análisis de datos que no cooperó con nuestra investigación. Y hemos emprendido acciones contra desarrolladores en otros contextos. Por ejemplo, presentamos una acción contra LionMobi y JediMobi, dos compañías que usaron sus aplicaciones para infectar teléfonos de usuarios con malware para obtener ganancias. Esta demanda es una de las primeras de su tipo en contra de esta práctica. Detectamos el fraude, detuvimos el abuso y reembolsamos a los anunciantes. En otro caso, demandamos a dos ciudadanos ucranianos, Gleb Sluchevsky y Andrey Gorbachov, por usar aplicaciones de prueba para eliminar los datos de los usuarios de nuestra plataforma“.

Las mejoras al proceso de evaluación

De cara al futuro, y para no repetir otro caso cambridge, en Facebook han aplicado mejoras a su proceso de evaluación y establecido nuevas políticas, como:

  • Eliminar varias APIs (los canales que los desarrolladores usan para acceder a distintos tipos de datos)
  • Agrandar los equipos dedicados a investigar y “hacer cumplir nuestras normas en caso de hallar actores maliciosos”
  • Desarrollar nuevas reglas para controlar de manera más estricta el acceso de un desarrollador a los datos de los usuarios, lo que implica que apps como los tests de personalidad, que “proporcionan una utilidad mínima para los usuarios”, podrían no ser permitidos en Facebook. Las aplicaciones no pueden solicitar los datos de una persona a menos que el desarrollador los use para mejorar significativamente la calidad de la experiencia. Y también deberá demostrar claramente a los usuarios cómo utilizará esos datos“.

La compañía reseña que aún tienen mucho trabajo por delante, aunque la duda que flota en el aire es, ¿volverá a suceder otro Cambridge Analytica?