Lo hemos jugado

Monster Hunter: Iceborne, impresiones E3 2019. Los Tigrex no perdonan

Monster Hunter World: Iceborne
Monster Hunter World: Iceborne

Primeras partidas en Arroyo de Escarcha, donde nos hemos enfrentado a un Banbaro y un Tigrex; además, probamos la nueva garra retráctil, que lo cambia todo.

Durante casi una hora pudimos jugar a una de las nuevas zonas de Iceborne, y son varias las cosas que han cambiado. Además de añadir nuevas armas y poder probar el potencial de un espadón gigante que es tan lento como poderoso o una espada larga algo más manejable, está el Clutch Claw (algo así como gancho de agarre) como añadido más diferencial. En castellano lo conoceremos como garra retráctil.

Básicamente busca ofrecer una nueva mecánica de juego que nos permite disparar este gancho a enormes bestias para saltar encima de la parte que hayamos apuntado. Esto nos permite, por un lado, disparar con R2 a bocajarro, de tal manera que, si lo hacemos en la cabeza de la bestia, ésta cambiará la dirección a la que va. Si eso nos permite que se estampe contra una pared o acantilado abajo, todo lo que nos llevamos. A nivel técnico se trata de una extensión de la eslinga tradicional, solo que con un garfio en su punta para poder agarrarnos a los monstruos.

Renovación en el apartado jugable

También podemos golpearle con fuerza con nuestra arma, algo que nos permite herirlos con mayor facilidad, o hacer un Claw Attack que sirve para que cambie la dirección en la que se va moviendo. Podemos engancharnos a casi cualquier zona de los enemigos, aunque para conseguirlo deben ser de gran envergadura. No valen objetivos pequeños. El principal problema es que la barra de resistencia baja rápidamente cuando hacemos esto; y de eso, precisamente, no vamos sobrados en Iceborne.

Nuestra travesía por la frondosa nieve del DLC de Monster Hunter World en el Arroyo de Escarcha es algo menos ágil que en otras entregas por las zonas nevadas, donde caminar y cruzar es mucho más lento, algo que se nota cuando perseguimos a los objetivos y algo que afecta a la resistencia. Ésta se acaba mucho antes, por lo que tenemos que llevar encima y conseguir si hace falta distintas bebidas calientes que nos pongan a buena temperatura para recuperar la stamina perdida. Aunque parece un detalle, en el fragor de la batalla esto se acaba notando en medio de la acción y no es un elemento baladí, ya que algunos ataques como el demon mode de las espadas dobles es muy fuerte; pero también consume grandes cantidades de esto. Y todo acaba girando alrededor de lo mismo.

Banbaro y el regreso de Tigrex: bienvenidos al Arroyo de Escarcha

Durante la partida pudimos ver dos nuevos enemigos. El primero, uno de nivel intermedio llamado Big Horned Banbaro, una especie de monstruo gigante con dos gigantes cuernos delante, embestidas constantes y bastante movilidad. El otro, un Tigrex salvaje, un dinosaurio que forma parte de la familia de los Wyverns presentes en la saga y que es de nivel avanzado. Con él nos sucedió algo interesante, y es que mientras intentábamos noquearlo a base de Flinch Shots a bocajarro, acabamos cayendo en una avalancha que nos llevó varios metros abajo a ambos, bestia y cazador.

No podemos olvidar que Iceborne trae un nuevo medio de transporte, el cabalgatrufos. SI bien antes decíamos que Iceborn pierde algo de agilidad en estos escenarios nevados, desde Capcom compensarán esta pérdida de velocidad con los monstruos buscatrufos, que serán ahora monturas para atravesar llanuras y demás emplazamientos del lugar.

Y es que el mundo de Iceborne es espectacular. Todo nevado y helado a partes iguales, con nuevos elementos de recolección, un horizonte precioso de montañas congeladas y nuevos caminos, parajes y la clásica necesidad de rastrear a nuestro objetivo hasta dar con él. Con Banbaro pudimos, pero no con Tigrex. Habrá que intentarlo cuando salga el DLC con amigos a nuestro alrededor.

Monster Hunter World: Iceborne se pondrá a la venta el próximo 6 de septiembre de 2019 en PlayStation 4 y Xbox One; en PC lo hará a través de Steam más adelante.

Para aquellos que no dispongan del juego base, los recién llegados, habrá dos opciones: versión descargable y versión física que incluirán el juego principal y esta enorme expansión, la Monster Hunter World: Iceborne Master Edition. Por otro lado, encontramos aquellos cazadores que ya están curtidos en MHW y disponen ya del título de Capcom. En este caso tendremos una versión descargable de la expansión con varios incentivos por su compra anticipada, como una armadura superpuesta de Yukumo o un tema dinámico Velkhana.

Monster Hunter World

Monster Hunter World, desarrollado y distribuido por Capcom para PC, PlayStation 4 y Xbox One, es una nueva entrega de la popular saga de acción y aventura en la que su vertiente social se potenciará más que nunca y con multitud de opciones de creación y personalización de armas y equipamiento.

Monster Hunter World

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...