Una década en las sombras

Days Gone: La gran oportunidad de Bend Studio

Analizamos todos los factores que han hecho posible que los padres de Syphon Filter puedan reivindicarse y sean la gran esperanza de Sony para 2019.

Ningún juego en el último lustro y dos en los últimos diez años. Ese es el currículum más reciente de Bend Studio. Resistance: Retribution en 2009 y Uncharted: Golden Abyss en 2011. Porque Fight for Fortune (2012) mejor ni contarlo. Es decir, dos títulos para portátiles que hacían las veces de spin-off para las franquicias de Insomniac y Naughty Dog. No eran malos juegos, ni mucho menos. Un 81 y un 80 de nota media en Metacritic así lo demuestran. Sin embargo, ambos estaban lejos de los focos y los grandes presupuestos. El estudio quedaba lejos de la primera línea de fuego de Sony. Hasta ahora.

Este 2019, Sony ha puesto todas sus esperanzas en Bend Studio. Su próximo juego, Days Gone, es la gran apuesta de la compañía nipona para los primeros seis meses del año. La cara de su protagonista, Deacon St. Jhon, ya está en miles de marquesinas, autobuses y anuncios de televisión. ¿Por qué? ¿Qué es lo que ha cambiado? Hoy en MeriStation buceamos en los motivos de esta decisión, en el repunte del estudio y su nueva valoración, así como en las razones por las que el próximo 26 de abril sale a la venta la que puede ser la gran oportunidad de Bend Studio.

Ready at Dawn, un espejo donde mirarse

En primer lugar, quizás sea porque Bend Studio se lo merece y ha ganado a pulso. Alguno podría pensar que siendo los padres y creadores de Syphon Filter bien merecían el voto de confianza y la oportunidad. Pero no. No se lo merecen por eso. Los tiempos de Syphon Filter han quedado atrás. Han pasado más de diez años desde la última entrega de la saga y muchos de sus miembros ni siquiera estaban cuando la desarrolladora trabajaba en ella y era conocida con el nombre de Eidetic. No nos referimos a eso cuando hablamos de que se lo han ganado.

Si Bend Studio se lo merece es porque ha jugado un papel de rol muy concreto dentro de Sony, uno que ya hemos visto hacer antes a otros estudios. Es el caso de Ready at Dawn, que fue premiada con The Order 1886 tras llevar a cabo Daxter y los God of War de PSP. Es decir, juegos portátiles y spin-off de otras franquicias. El mismo recorrido que ha seguido Bend Studio. Si Ready at Dawn recibía tamaña recompensa y lo hacía sin ni siquiera ser un equipo first-party, Bend Studio también se la merecía.

The Order 1886
Bend Studio sigue los pasos de Ready at Dawn, que tras hacer lo mismo que el estudio de Oregón, también tuvo su oportunidad con The Order 1886.

Ambas alimentaron a PSP y PS Vita de títulos de primer nivel. Era menos llamativo y agradecido que hacer lo propio con PS3 y PS4, pero alguien tenía que hacerlo. Las dos cumplieron con nota. Bend Studio hasta tuvo en sus manos la difícil tarea de estrenar PlayStation Vita y “vendernos la consola” con Uncharted: Golden Abyss. Sony ha demostrado tener memoria, tomar buena nota de todo y devolver esfuerzos en forma de oportunidades.

Algo parecido ha pasado, salvando las distancias, con Bluepoint Games. Tras toda clase de remasterizaciones y ports para la familia PlayStation, ha pasado a hacer remakes para ella, como el sobresaliente Shadow of the Colossus. Se puede decir, por tanto, que uno de los grandes motivos de la oportunidad que ha tenido Days Gone se debe a esta política de empresa. Una tradición que ha dado muy buenos frutos para unos y otros.

Shadow of the Colossus
Bluepoint Games, creadores del remake de Shadow of the Colossus, son otro ejemplo de esa política de oportunidades y recompensas promovida por Sony.

Sony apuesta por nuevas sagas

Guerrilla Games ha dejado temporalmente Killzone y centra toda su atención en Horizon Zero Dawn. Sucker Punch ha hecho lo propio con Sly Cooper e inFamous y se ha pasado a Ghost of Tsushima. Y aunque vaya por los mismos derroteros, Media Molecule también se ha apuntado al giro de timón y ha sustituido a LittleBigPlanet por obras como Tearaway y Dreams. En el horizonte asoma Death Stranding y en el retrovisor, Astro Bot: Rescue Mission y Spider-Man. Desde luego, PlayStation 4 atraviesa una buena época en lo que a creación de sagas y nuevas IP se refiere.

En este contexto, no hay mejor momento para que Days Gone florezca y prospere. La apuesta de Sony por los zombies parece tener sentido dentro del nuevo rumbo de la marca y la compañía espera cosechar los mismos resultados que esta ruta le ha ido dando hasta ahora. Es un buen momento para que en Bend Studio dejen de ser conocidos como “los que hicieron Syphon Filter”. Para que sigan los pasos de Guerrilla Games y demuestren su talento y versatilidad. Ya habrá tiempo para resucitar al agente Logan.

De hecho, no sería de extrañar que el futuro de Syphon Filter pase por otras manos. Por un estudio más joven al que se quiera foguear y poner a prueba haciendo algún remake, remaster o spin off, en la línea de lo experimentado con Bend Studio y Bluepoint Games. Como lo que ahora viven los chicos de Other Ocean Interactive, encargados del remake de MediEvil. En cualquier caso y como decíamos, es un buen momento para el nacimiento de una nueva saga. Tal es así que varios miembros de Sony ya han dejado caer que quieren convertir a Days Gone en una franquicia con varios títulos. Un buen estreno a nivel de crítica y ventas afianzaría esa idea y marcaría el futuro del estudio. Adiós a la posibilidad de pasarse otros siete años sin publicar nada.

El desplante de Quantic y la guerra con Microsoft

El tercero y último de los grandes motivos por los que Bend Studio está ante su gran oportunidad reside en la necesidad de exclusivos que en estos momentos tiene Sony. Esta generación las relaciones second-party han pasado a estar en peligro de extinción. Quantic Dream, por ejemplo, ha anunciado que sus juegos (Heavy Rain, Beyond: Two Souls y Detroit: Become Human) dejarán de ser exclusivos y empezarán a salir también en PC. También hemos visto a la mismísima Insomniac (Spyro, Ratchet & Clank y Spider-Man) desarrollar un título en exclusiva para Xbox One (Sunset Overdrive). E incluso Ready at Dawn, de la que hablábamos antes, ha dejado a Sony para dar el salto al PC y la realidad virtual.

Days Gone
Se han juntado las ganas de Sony por crear nuevas sagas, su necesidad de exclusivos para mantener cierta hegemonía y la muerte de las relaciones second-party.

A eso hay que sumar que las sucesoras de PlayStation 4 y Xbox One no tardarán en llegar y Microsoft lleva tiempo preparando el camino. Hasta seis son los estudios que ha adquirido en los últimos dos años. Ninja Theory, Compulsion Games, Playground Games, Undead Labs, Obsidian e InXile Entertainment. Teniendo en cuenta ambos factores, queda claro que Sony va a necesitar de todos sus estudios de cara al futuro. Si quiere mantener la hegemonía en lo que a cantidad de exclusivos y calidad se refiere, necesita devolver a Bend Studio al ritmo de publicación que tuvo en su día y al estatus del que gozaba a principios de siglo. A día de hoy, no hay nadie más interesado en el éxito de Days Gone que la propia Sony y es algo que en Oregón deberían aprovechar.

Son muchos los factores que han coincidido. Arreglar cuentas pendientes, devolver favores, la nueva política de creación de sagas que tiene Sony y la necesidad de exclusivos de futuro. Y todos ellos han servido para que Bend Studio esté ante su gran oportunidad. La de reivindicarse como estudio first-party y demostrar que son tan buenos como cualquier otro. La de crear una nueva saga y dejar de ser conocidos solo por los méritos de hace más de diez años. La de volver a publicar con regularidad. La de codearse de nuevo con presupuestos de altura, focos y miradas. Queda ver si la aprovechan, algo que sabremos próximamente en el análisis de Days Gone.

Days Gone

Days Gone, desarrollado por Bend Studio y distribuido por Sony para PlayStation 4, es una aventura de acción sobre supervivientes y aquello que los hace humanos: la desesperación, la pérdida, la locura, la traición, la amistad, la hermandad, el arrepentimiento, el amor y la esperanza. Trata sobre cómo estas personas encuentran una razón para vivir incluso al enfrentarse con esas enormes tragedias. La esperanza nunca muere.

Days Gone