Hasta siempre

El caso DriveClub: camino complejo, despedida silenciosa

DriveClub
DriveClub

Repasamos la historia del juego de Evolution Studios, un título salpicado por los retrasos, los problemas y el abrupto cierre del estudio inglés.

Un solemne comunicado de Sony Computer Entertainment anunciaba este pasado 30 de marzo el adiós a DriveClub de PS4. Tanto el videojuego original de Evolution Studios como DriveClub Bikes y DriveClub VR serán retirados de su venta digital en PS Store el próximo 31 de agosto; mientras que el 31 de marzo de 2020 se cerrarán sus servidores.

“Otro más”, podríamos decir. Otro más que se cae de la lista de videojuegos con fecha de caducidad de la presente generación. Gravity Rush 2 fue solo un aviso, pero no el único. En Xbox One también hemos tenido que despedirnos recientemente de Forza Horizon 2, cuyos DLC ya no son accesibles para su compra de ninguna manera, solo si los compramos en su día.

Así las cosas, el título de conducción realista arcade que llegó a ser uno de los principales argumentos de Sony para vender PlayStation 4 en sus primeros años se marcha por la puerta de atrás, sin posibilidad de volver a jugar online, crear eventos o compartir estadísticas: se acabó la competición.

Un desarrollo muy complicado

Parece mentira, pero queda lejos aquel mes de febrero de 2013 en que se anunció DriveClub, cuando ni siquiera obras como The Last of Us formaban parte del catálogo de una PlayStation 3, que estaba haciendo las maletas. “Los creadores de MotorStorm anuncian DriveClub”, era un titular llamativo, sobre todo por el músculo técnico que apuntaba a ofrecer el título tanto en recreación de escenarios como de los vehículos.

Pero tras esos vídeos y posibles fechas de lanzamiento, los retrasos fueron anunciándose con cierta periodicidad. A pesar de que la prensa especializada pudo probar el videojuego en las demostraciones técnicas de PlayStation 4, que se iba a lanzar ese mes de noviembre en todo el mundo, algo fallaba. El lanzamiento simultáneo con la consola se desvanecía, y el primer trimestre también se antojaba muy complejo.

Llegó 2014 y en abril se puso una fecha concreta, 8 de octubre, para en el futuro contar también con una edición específica para PS Plus (con 10 coches y 5 pistas). Para la empresa nipona era ese el gran incentivo para suscribirse al servicio, uno de sus grandes videojuegos iba a ser parte del servicio de membresía, a partir de ahora obligatorio para jugar online. Todo pintaba. No sería hasta septiembre cuando llegaría a fase gold, es decir, que el desarrollo había terminado. Por su parte, DriveClub Plus Edition era una promesa para las recompensas del mes de octubre en PS Plus.

Con todo listo, aplicación de Driveclub lanzada para dispositivos Android y un pack de PS4 con el juego por 439,99 euros, ese 8 de octubre nos dejaba una mala noticia: la versión de PS Plus se retrasaba de forma provisional para solucionar “algunos problemas de conexión”, indicó el director del juego, Paul Rustchynsky. La infraestructura no funcionaba correctamente y era, en esencia, imposible jugar en línea en esta versión.

Ya en junio de 2015 se produciría el tan añorado lanzamiento: Driveclub PlayStation Plus Edition. Lo que seguramente nadie esperaba es el comunicado de Shuhei Yoshida, presidente de Sony Worldwide Studios, que reconocía que “Estamos avergonzados y sentimos mucho lo que pasó con el lanzamiento del juego en PS4. En esencia, los servidores no pudieron con la cantidad de gente que intentaba acceder a ellos. Las pruebas de estrés no fueron diseñadas como es debido”. Tanto es así que “el equipo tuvo que volver al principio y hacer de nuevo el código de los servidores para que soportasen más gente simultáneamente”. Es decir, se rehízo desde cero.

Pero la evolución del juego no cesó. En esos dos primeros aos, DriveClub recibió los esperados cambios climáticos como la lluvia, se crearon salas privadas para el multijugador, más opciones de personalización y en la interfaz así como nuevos vehículos, circuitos y un sistema de desgaste de neumáticos. Al término de 2015 y a lo largo de 2016, DriveClub era, en realidad, otro videojuego. Si a eso sumamos DirveClub Bikes, la expansión de pago que incluyó motos con competiciones propias y eventos, el título ya se sentía un producto de mucho empaque.

Un año agónico: doce meses de restructuración

La información se fue cocinando días antes por parte de medios anglosajones como Eurogamer, que adelantaban el despido de nada menos que 55 miembros del equipo de Evolution Studios, un desmantelamiento en toda regla que venía a concretar esa restructuración ya anunciada un año antes, en 2015.

El caso DriveClub: camino complejo, despedida silenciosa
DriveClub Bikes

Sony lo comunicó inicialmente como si de una moneda con cara y cruz se tratase: Evolution Studios se restructuraba, pero serviría para centrarse en la tan prometida versión de PS Plus: “Evolution Studios se centrará a partir de ahora en DriveClub como servicio para el futuro y en el importante lanzamiento de la PS Plus Edition. Reestructuraremos Evolution Studios para asegurarnos de que SCE WWS y, sobre todo, Evolution Studios, se encuentran en la mejor posición para alcanzar nuestros objetivos”.

Pero llegó el día. Algunos lo veían venir, pero el impacto fue igualmente superlativo: Evolution Studios echaba el cierre. Ese mes de marzo de 2016 fue un mes trágico para la industria, como varias fichas de dominó cayendo una detrás de otra. Primero fue Lionhead Studios (que desarrollaba Fable Legends), luego Two Tribes (Rive) y finalmente 5th Cell (Scribblenauts). Aunque todavía quedaba uno más.

Sony publicaba entonces un comunicado donde hacían balance de sus resultados económicos y hacían su correspondiente revisión periódica, que situaba SCE Worldwide Studios en la posición de clausurar esta subsidiaria afincada en Runcorn (Cheshire).

El caso DriveClub: camino complejo, despedida silenciosa
DriveClub VR

“Como parte de este proceso hemos analizado y evaluado todos los proyectos y planes actuales a corto y medio plazo y hemos decidido hacer algunos cambios en la estructura de nuestros estudios europeos. Como resultado se ha decidido cerrar Evolution Studios”. Y se cerró, con sus despidos incluidos. Una década de relación muy estrecha que se materializó en obras como MotorStorm o World Rally Championship.

¿Y ahora qué? “Gracias por vuestro apoyo, gracias por vuestro compromiso”

Esa era la pregunta que nos hacíamos todos. El cierre de Evolution dejaba a DriveClub en una situación incierta. No fue Sony la que aclaró ese estatus, algo que molestó a la activa comunidad de la obra, que en aquel momento era prácticamente otro juego respecto al que se lanzó en 2014. Jamie Brayshaw, community manager del estudio inglés, emitió un comunicado a modo de despedida. Un comunicado que no hablaba solo por él, sino por todos, también por la comunidad, que aparece citada en más de una ocasión; al fin y al cabo, fueron ellos quienes impidieron que la muerte de DriveClub se produjese mucho antes.

“DriveClub seguirá viviendo con los cuidados y el apoyo del gran equipo de PlayStation, esperamos que continúe prosperando en sus manos y con el continuo apoyo todos vosotros, los jugadores. Nuestra comunidad”.

Pero el 4 de julio de 2017 se publicó la última actualización de contenido de DriveClub, la despedida oficiosa que es ahora oficial.

“Gracias por vuestro apoyo, gracias por vuestro compromiso”, dijeron con motivo de ese parche. Una vez más, el debate sobre si se está haciendo un trabajo responsable con la preservación del videojuego está ahí; si se le está tratando verdaderamente al videojuego como un producto cultural o como un servicio con fecha de nacimiento y defunción.

Su disco original será en solo unos meses la única forma de jugar a DriveClub. Las expansiones, DLC y otros contenidos descargables, si no los descargamos ahora serán cosa del mero recuerdo.

DriveClub

DriveClub, desarrollado por Evolution Studios para PlayStation 4, es un título de conducción con un gran enfoque online a cargo de los creadores de la saga MotorStorm.

DriveClub