Acento español

Judgment, impresiones: el precio de la ley

Nos ponemos a los mandos durante unas horas con lo nuevo del Ryu Ga Gotoku Studio: Judgment. Kamurocho vuelve a ser el centro del crímen, ahora sin Kiryu.

Las sombras vuelven a cernirse sobre Kamurocho. Tras la despedida por todo lo alto de Kiryu Kazuma en la sexta entrega de la franquicia Yakuza, el barrio más importante para los seguidores del Dragón de Dojima se convierte una vez más en el centro neurálgico del crimen. Ya no seremos otro miembro de la mafia japonesa, ni tampoco una promesa de ellos; dejamos el pin de nuestro clan para tomar la indumentaria de todo abogado de bien. Judgment aterriza en nuestro mercado con novedades sensibles por parte del Ryu Ga Gotoku Studio.

Judge Eyes, sobrenombre que tomó en su versión japonesa (ya a la venta en tierras orientales), se convirtió a finales del pasado año en Judgment, título final para nuestras tierras. Acostumbrados al creciente apoyo de SEGA con la franquicia, Occidente recibirá suculentas novedades de cara a su lanzamiento el próximo verano. Pero, para muchos, Yagami sigue siendo un auténtico desconocido. Por ello, nos ponemos a los mandos durante unas horas para contaros cómo se desenvuelve la nueva etapa de tan afamada marca.

«Mis ojos no distinguen el bien del mal»

Nada más comenzar, se nos introduce directamente al personaje. Recoge el testigo Takayuki Yagami, un joven abogado de una proyección asombrosa en las artes judiciales. No echa nada para atrás, y sus convicciones le hacen defender hasta un caso a la deriva. Esta ambición le llevará a sobrepasar sus propios límites; en concreto, consiguió exculpar a un acusado por asesinato en grado múltiple. Su conciencia, tranquila, daría un vuelco semanas después, cuando este aparece en todos los medios por haber asesinado de nuevo.

Esta noticia cae sobre él como un jarro de agua fría. Su reputación cae a mínimos, es repudiado por todos al haber conseguido dejar suelto al que, a todas luces, es un asesino en serie. Pocos años después, toma una decisión que le marcaría de por vida: deja la abogacía para convertirse en autónomo, gestionando su propia agencia de investigación privada. Pese a que ambos sirven para impartir la ley, el mundo de los detectives es mucho más oscuro. No son pocas las veces que se requieren otras prácticas para poder alcanzar el deseado objetivo.

La narrativa de Judgment es clavada a la vista en los últimos diez años. La presentación de personajes, tras esa típica cortinilla que nos pone en antecedentes, se materializa de manera escalonada, algo que ayuda a entender quién es quién sin entrar en distracciones. Aunque estemos desligados de la Yakuza en un primer momento, pronto iremos comprendiendo la complejidad argumental que nos aguarda a medida que los actos pasan. No siempre dependeremos de casos pequeñitos ni de perseguir a fantoches cornudos, sino que hay algo más allá que pondrá en jaque a todos los personajes que orbitan alrededor de Yagami.

La vida de un detective

Ya no somos el forzudo que se pelea por todo y con todos por las calles del barrio. Aquí, Yagami debe mantener un perfil más bajo si quiere recaudar las pistas de su caso. El conglomerado de minijuegos (por llamarlos de alguna manera) es amplio y en ningún momento se sienten como la propia definición de la palabra, simplemente son acciones variadas dentro de un mismo contexto. Por ejemplo, el primer caso nos llevará a encontrar y perseguir a una persona endeudada con un tercero. Al principio, tras conseguir un retrato robot, deberemos echar un vistazo en primera persona sobre una calle en concreto para ver si los rasgos coinciden con alguno. No es ninguna locura, ni mucho menos; de hecho, quizá es demasiado obvio respecto a lo que pensábamos al ponernos a los mandos, aunque desconocemos si en siguientes casos aumentará la complejidad.

Una vez revelado, pasaremos a la persecución, donde debemos perseguir al objetivo sin levantar sospechas (traducción: si llenamos la barra, echaremos a perder el caso). Poco hay que rascar en este aspecto más allá del uso de coberturas para poder eludir sus vistazos a la retaguardia. Incluso en algunos casos debemos tener en cuenta el uso de un dron capaz de detectar señales audibles, sin olvidar el factor de altura tan necesario si el caso lo requiere. Algunos serán más directos, como este, pero otros requerirán de una mayor labor previa de investigación, lo que nos lleva a las pruebas.

Todas las conseguidas y la información del caso se guardarán en un archivo del menú del juego. No solo servirá para recordar algún dato que se nos haya escapado, sino que son clave para determinadas conversaciones. Conversaciones que siguen un estilo similar a las charlas en el bar New Gaudi de Yakuza 6: The Song of Life. Varias opciones se plantean y tú debes elegir cuál es la respuesta más óptima. Pese a que desconocemos si seguirá la misma línea, tenemos la sensación de que no se pueden fallar. La historia sigue su cauce pese a responder negativas, y hacer lo contrario lo único que nos reporta es el típico bonus de experiencia.

Kamurocho con acento español

Hay que tener en cuenta lo especial que es el lanzamiento de Judgment en Occidente, sobre todo en nuestro país. Por primera vez desde hace casi trece años los usuarios podrán elegir nuestro idioma en el selector de lenguaje. Este hecho es de tal valor para la comunidad, que puede suponer un punto de inflexión a la hora de recibir futuros proyectos del estudio. Recordemos que fue el primer Yakuza de PlayStation 2 el que recibió soporte a nuestro idioma, siendo la secuela ya íntegramente en otros idiomas. No solo hay buenas noticias para España y países hispanohablantes, sino también para el resto, y es que el doblaje en inglés vuelve por todo lo alto. Estas opciones no dejarán de lado a quienes prefieran la experiencia original; en cualquier momento puedes cambiar entre el audio japonés e inglés.

The Song of Life incorporó voz a todos los personajes con líneas de diálogo del juego, al contrario de la vertiente clásica hasta la fecha, donde la cantidad de texto era tan grande que se prefería más grosor de conversaciones en vez de ir directo al grano. Para muchos, esta fue una de las barreras para perder parte de las sensaciones originales. Judgment vuelve a la senda, sobre todo en cuanto a secundarios se refiere. Las conversaciones elaboradas con el llamativo sonido vuelven por la puerta grande.

Nuestro paso por esta prueba fue con voces en inglés y subtítulos en castellano. Si bien las voces en inglés son de un gran nivel, el diálogo y el texto bajo la pantalla no siempre concuerdan en el mensaje. Puede parecer baladí, pero en muchas ocasiones nos hacía sentir incómodos al seguir de oído lo que decían los personajes y luego comprobar que en castellano la interpretación de los hechos era sensiblemente diferente. Desconocemos si esto ha sido debido a que en nuestro idioma se ha traducido directamente del japonés (que puede ser), pero ahí está.

Actividades para todos los gustos

Más allá de los comentados, existen cambios notorios en la escala de juego, sobre todo en cuanto a opciones se refiere. Nos referimos, por ejemplo, al sistema de amistades, mucho más elaborado que antaño al impactar en un mayor abanico de personajes. Tenderos que nos harán rebajas al ser asiduos a la tienda, como hackers que nos desbloquearán mejoras para nuestro smartphone (sí, Yagami sabe manejar uno apropiadamente), señoritas que quieren pasar un rato con él, etcétera. El punto clave será el evento de amigo, esa misión de amistad a la que los veteranos de la franquicia estarán acostumbrados y que cuenta como subhistoria. Como es habitual, Club SEGA y el resto de minijuegos clásicos siguen presentes.

Existen multitud de guiños a los hechos acaecidos en la última entrega, pues hay que recordar que es una continuación directa del mismo universo, empaquetado en una trama inédita. Un Spin-off clásico que sirve para echar un vistazo a las consecuencias de la guerra de clanes de The Song of Life. Aunque se han perdido alguna mecánica por el camino, como el estómago. Ahora comer volverá a ser únicamente el método de repuesto de salud fuera del combate, obviando beneficios en forma de experiencia. Por otra parte, los estilos de combate se unifican únicamente en dos estilos: Tigre y Grulla. Uno será para combatir grupos numerosos, mientras que el otro estará pensado para el cara a cara.

Hay un aspecto espectacular dentro de la ensalada de tortas: los golpes combinados con el escenario. Yagami puede apoyarse por las paredes y golpear en consecuencia, lo que le proporciona muchísima más movilidad que en anteriores iteraciones. No pudimos experimentar con la multitud de opciones de movimiento que se encuentran bloqueadas en su aplicación correspondiente, pero todo apunta a que en niveles medios y altos será espectacular poder moverte como si de una fiera se tratara.

No hay que olvidar uno de los puntos clave del coleccionismo made in Yakuza. Una agencia de detectives no sería nada sin su propio despacho. Cerca de la tienda Don Quijote encontraremos un pequeñito piso en el que Yagami y su socio comparten espacio contra los delincuentes. Como es natural, contaremos con amplias opciones de personalización a través de los objetos encontrados a lo largo de la aventura. Música, objetos decorativos, escenario, ambiente… nuestro progreso en el aventura repercutirá en las herramientas al alcance del detective.

Fórmula que nunca decepciona

El giro de tuerca hacia un estilo mucho más estilizado no altera en absoluto la esencia de la fórmula tradicional. El Dragon Engine vuelve a ponerse a pleno rendimiento para darnos nuestra ración jugosa de Kamurocho, delincuencia y delírio nipón. Renovación con respeto, no hay decisión mejor para una comunidad que vive su mejor momento tras la vuelta del apoyo a Occidente.

Debemos esperar hasta el próximo verano para conocer en profundidad la extensa investigación de Yagami y compañía. El enfoque es el correcto, ahora solo queda ver si el cambio de protagonista se sostiene a la altura de la sombra dejada por el Dragón de Dojima.

Judgment

Judgment es una nueva aventura de acción de Sega para PlayStation 4 a cargo de los creadores de la saga Yakuza en la que seguimos las hazañas del detective privado Takayuki Yagami, que persigue la pista de un asesino en serie.

Judgment