BeTech: noticias de tecnología

REDES

WhatsApp, Instagram y Messenger se van a fusionar en Facebook, ¿por qué?

WhatsApp, Instagram y Messenger se van a fusionar en Facebook, ¿por qué?

La red social planea integrar las infraestructuras técnicas de las apps de chat más importantes.

¿Qué tienen en común WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger aparte de que son apps que seguramente usarás a diario? Pues que las tres pertenecen al mismo dueño, Facebook, la compañía que el año pasado estuvo en el ojo del huracán por sus escándalos y que hasta compareció frente al mismísimo Congreso de los Estados Unidos. Cada una en sí funciona de una manera independiente a la otra, con su propia aplicación, interfaz y reglas, pero de aquí al año próximo, eso podría cambiar. Y aunque seguramente seguirán las tres por su cuenta, ya no serán independientes las unas de las otras, sino al revés: estarán fusionadas.

WhatsApp, Instagram y Messenger se fusionarán en Facebook

Este plan es el que está llevando a cabo Mark Zuckerberg según 4 fuentes que trabajan en esta fusión le han contado al New York Times. No se trata de mezclar las tres aplicaciones para que operen como una sola app, sino que en sí cada una seguiría como está, operando por separado, aunque a nivel de su función más básica compartirían una misma red en la que estarían implementadas las estructuras de mensajes de las tres aplicaciones dentro de la de Facebook. Esto le daría a Zuckerberg un control mayor sobre las divisiones de su compañía en un momento en que necesita dejar claro que Facebook es segura, tras dos años con su reputación por los suelos por los escándalos de Cambridge Analytica, de las elecciones americanas de 2016, etc.

¿Qué pasará cuando esto, o si esto se lleva a cabo? Que un usuario de Facebook podrá enviarle a un usuario de WhatsApp que NO tenga Facebook un mensaje por privado, y este, desde Whatsapp, podría contestar al usuario de Facebook. Eso ahora mismo es imposible, pero con esta fusión sí podría llevarse a cabo, lo que ahora mismo nos lleva a plantearnos muchas dudas, entre ellas la de ‘por qué debería recibir un mensaje de Facebook en mi WhatsApp si precisamente no tengo cuenta de Facebook porque no quiero’. Y lo mismo de una app a otra.

Crossover de Privacidades

¿Es esta la única forma en que Zuckerberg podría ‘blindar’ Facebook y hacer que se recupere la confianza en su red social? Al CEO debe parecerle que sí, pero no tardarán en saltar las alarmas sobre este crossover de privacidades y aplicaciones. Lo que sí es es de nuevo una demostración de incumplimiento de palabra, porque cuando Facebook adquirió Instagram y WhatsApp, en ambos casos Zuckerberg prometió que estas dos apps tendrían plena autonomía de la compañía madre, Facebook. El enorme crecimiento de ambas apps, reconvertidas en redes sociales, le ha cambiado la forma de pensar al jefe de Facebook, según una de las fuentes del NYT. Mark llevaba varios meses dándole vueltas a esta idea y al parecer la ha puesto en marcha.

Pero, ¿y los cambios a nivel de privacidad y datos? Cuando te haces un WhatsApp, la app solo pide un número de teléfono. Cuando te haces una cuenta de Facebook o Messenger, entonces debes dar datos reales de tu identidad. Quien desee seguir usando estas apps de forma compartimentalizada, sin unión entre ellas y sin compartir la misma base en cuanto a los mensajes, fotos y vídeos, ya no podrá hacerlo. Una de las consecuencias derivadas según el diario es que ahora Facebook podría tener mejores opciones de monetización en Instagram y WhatsApp, de las que saca poco beneficio €€€ a pesar de tener cada una 1.000 millones y 1.500 millones de usuarios al mes respectivamente.

En diciembre de 2017, Brian Acton, co-fundador de WhatsApp (que también es propiedad de Facebook), se marchó de la compañía y se unió de inmediato al movimiento viral #DeleteFacebook; en marzo pasado, justo antes de lo de Cambridge Analytica, Alex Stamos, Oficial Jefe de Seguridad en Facebook, abandonaba la compañía tras una disputa con sus jefes sobre cuánto debería revelar Facebook sobre el mal uso que hacen los gobiernos de varios países de la plataforma y los datos de sus usuarios; en mayo, después del escándalo de Cambridge Analytica, fue Jan Koum, CEO y co-fundador de WhatsApp, el que decidió marcharse también. Y en septiembre de 2018, Kevin Systrom y Mike Krieger, co-fundadores de Instagram, fueron los últimos en marcharse.