Cazadores de Lore

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado

El caso de Matt Engarde puso a prueba la integridad de Phoenix Wright como abogado.

IMPORTANTE: Como todos los Cazadores de Lore, este reportaje contiene spoilers

Matt Engarde es el cliente de Phoenix Wright en el episodio Adiós, caso mío en Phoenix Wright: Justice For All, la segunda entrega de Ace Attorney. Esta saga de videojuegos mezcla la novela visual con algunos conceptos de la aventura gráfica; a través de la investigación de un crimen, recopilamos un inventario que utilizamos para señalar contradicciones en las declaraciones de testigos. El abogado Phoenix Wright destaca por su capacidad de darle la vuelta a casos que, a priori, parecen incontestables hasta que conseguimos destapar su complejidad y auténtica explicación a raíz de nuestras propias investigaciones e interrogatorios durante el juicio. Wright representa el rostro más puro de la justicia. Inspirado por su mentora Mia Fey, su máxima es creer al mismo cliente que contrata sus servicios. En Phoenix Wright: Ace Attorney, durante el debut de Wright, la abogada le enseña una valiosa lección: “Nunca podemos saber si nuestros clientes son inocentes o culpables. Lo único que podemos hacer es creerlos. Y, para poder creerlos, primero tienes que creer en ti mismo”. A lo largo de cada juicio, vemos cómo se desvive para demostrar la inocencia de su representado contra viento y marea; nuestro abogado héroe consigue llegar al fondo de la verdad para salvar del patíbulo al reo equivocado.

Ace Attorney se compone de dos pilares: la exploración detectivesca en busca de pruebas que descifren un misterio y el proceso judicial, en el que cual utilizamos dichas pruebas para desmontar testimonios y sacar la verdad a la luz. Shu Takumi, director de Ace Attorney, relató a la Revista Oficial de Nintendo durante una entrevista en octubre de 2014 su deseo como diseñador: “Me uní a Capcom con la intención de diseñar juegos de misterio y aventura, y dejar mi huella como creador”. En cuanto a su concepción de Ace Attorney, Takumi cuenta cómo apostó por innovar el género: “Muchas aventuras de misterio hacen que la historia progrese a raíz de seleccionar la opción de diálogo correcta, pero yo quise crear unas mecánicas que invitaran al jugador a deducir por sí mismo lo que estaba sucediendo, en lugar de limitarlo a seleccionar respuestas predefinidas. De ahí desarrollé el concepto de enfrentarse al sospechoso de un crimen y exponer las contradicciones de su discurso”.

Debido a la naturaleza de este reportaje, éste contendrá spoilers de Phoenix Wright: Ace Attorney y Phoenix Wright: Justice For All.

En Phoenix Wright: Justice For All, los ideales de Phoenix Wright se topan con un escollo al conocer a Matt Engarde. Hasta el momento, los clientes del bondadoso abogado han sido inocentes, pero esta estrella del cine samurái le planteará el dilema de si vale más la pena proteger al propio cliente o ir en favor de la verdad.

Una gala vestida de sangre

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
La escena del crimen de Juan Rivera

Adiós, caso mío inicia con el Gran Premio Héroe de Héroes, celebrado en el Hotel Gatewater. Phoenix Wright, su asistenta Maya Fey y Pearl Fey han acudido a la gala, invitados por el actor Will Powers, a quien el abogado defendió en Phoenix Wright: Ace Attorney. Durante la celebración, disfrutan de una velada relajada en la que Maya se entusiasma ante la presencia de sus ídolos y de manjares exquisitos.

Tras la entrega del premio, aguardan a una rueda de prensa en la que el mismo Samurái de Níquel, ganador del premio, desea hacer unas declaraciones. Sin embargo, el evento post-ceremonia queda cancelado: Juan Rivera, el actor que encarnaba al Ninja Fantástico, ha sido asesinado en su habitación de hotel. Matt Engarde es arrestado como sospechoso del crimen. El misterio que el Samurái de Níquel planeaba revelar a la prensa tendrá que aguardar.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Póster del Samurái de Níquel

La detención de Matt Engarde supone toda una conmoción. Lotta Hart, reportera sensacionalista, había merodeado por la escena del crimen antes de que éste se produjera para cazar “la exclusiva del año”. Will Powers, después de la noticia de la detención de su compañero de profesión, se lamenta: “Matt es el actor más vigoroso y solicitado en del momento. El Samurái de Níquel le ha convertido en un ídolo de masas, pero… eso no le impidió seguir alimentando su rivalidad con Juan”. Matt Engarde, el Samurái de Níquel; y Juan Rivera, el Ninja Fantástico, estaban enzarzados en una encarnizada guerra de popularidad desde sus respectivas cadenas. No obstante, no son pocos los misterios que envuelven al crimen del Hotel Gatewater. ¿Por qué Matt Engarde iba a asesinar a su rival, si ya se había alzado con la victoria? ¿De qué trataría la rueda de prensa que iba a dar como Samurái de Níquel, disfrazado con el traje, y no como Engarde?

La situación se complica cuando descubrimos que Maya ha sido secuestrada después de que un misterioso botones, con una línea de costura que cruza su rostro, la reclamara para atender una llamada. Dicho botones hace llegar un transceptor al propio Phoenix, quien no tarda en recibir noticias del secuestrador, que habla en todo momento con una educación exquisita. “No quiero dinero. Lo que quiero es un veredicto. Quiero una absolución total. Quiero que consiga una absolución total para Matt Engarde. Él no mató a nadie. Puedo asegurarlo. Pero hay alguien que quiere incriminarlo. Dispone de dos días”.

Phoenix Wright se ve obligado a representar a Matt Engarde en un juicio a contrarreloj en el que la vida de Maya está en juego. El detective Gumshoe, conocedor de la situación, advierte al abogado de que todas las pruebas apuntan al joven actor.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Matt Engarde en el Centro de Detención, interpretando su papel de chico despistado.

Refrescante como una brisa primaveral

Al día siguiente, al llegar al Centro de Detención, conocemos al propio Matt Engarde. Un joven dulce y encantador, que hace honor a su propia marca personal: “Refrescante como una brisa primaveral”. Tras su atractivo, descubrimos a un tipo despistado que no es consciente de la situación en la que se encuentra: confunde a Wright con un vendedor de seguros, le trata con apelativos afectuosos como “amigo” y “tío”, y consulta su teléfono de pulsera de forma compulsiva para pedir asesoramiento. El abogado cree en la inocencia de su cliente cuando le pregunta si mató a Rivera, a lo que él responde claramente que no, sin que se hallara presente ningún psicocandado (bloqueo detectado por la Magatama para señalar que un interlocutor oculta información). Asimismo, surge una nueva incógnita: Matt Engarde desconocía del todo la rueda de prensa del Samurái de Níquel.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Adrian Andrews, mánager de Matt Engarde

Phoenix Wright y Pearl desentrañan poco a poco la intriga que envuelve el asesinato de Juan Corrida. En la escena del crimen, hallamos un detalle que no encaja: una copa de zumo de tomate sobre una mesa, intacta en medio de una habitación de hotel destrozada por la lucha que Rivera ha tenido con su asesino. El cuerpo del actor ha sido hallado con una bufanda alrededor de su cuello y un cuchillo clavado en el pecho.

Phoenix Wright conoce a Adrian Andrews, la mánager de Matt Engarde y novia de Juan Rivera, lo cual había despertado un ferviente interés por parte de la prensa rosa y Lotta Hart. Esta fría mujer parece mantener la situación bajo control en todo momento y, como el abogado la describe más adelante: “Todas sus palabras parecen cuidadosamente meditadas”. No obstante, no tardaremos en descubrir que esa seguridad en sí misma se trata de una fachada.

Phoenix Wright vive un reencuentro con Miles Edgeworth, quien lleva retirado de los tribunales desde el final de Phoenix Wright: Ace Attorney. El fiscal establece una frágil alianza con Wright y le proporciona nuevas pistas que le encaminan a una verdad: Adrian Andrews en realidad es una dama muy insegura que dependía emocionalmente de Celeste Inpax, su mentora y antigua prometida de Juan Rivera. Tras su ruptura, Inpax se suicidió, y Rivera descubrió su cadáver y nota de suicidio, la cual ocultó. La mánager, tras la muerte de su maestra, acabó en una depresión que culminó en un intento frustrado de suicidio. Tras dar una nueva oportunidad a la vida, empezó a intimar con Juan para recuperar las últimas palabras de Inpax. ¿Tal vez Andrews ha tenido cierta implicación en el asesinato de Juan Rivera? ¿Y si en efecto ha tendido una trampa a Matt Engarde? Un detalle no escapa a la curiosidad de Phoenix: el naipe con el dibujo de una caracola con el que Andrews juguetea de vez en cuando.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Adrian Andrews descubre el cadáver de Juan Rivera.

La trampa de Adrian Andrews

Antes de empezar el juicio, el secuestrador vuelve a ponerse en contacto con Phoenix Wright para recordarle su pacto y le anuncia que tiene un regalo para él. Al iniciarse el juego, descubrimos la desagradable sorpresa de que Franziska Von Karma, la fiscal asignada al caso, ha sido hospitalizada a causa de un disparo en el hombro. Es aquí donde hallamos cierto paralelismo con su padre, Manfred Von Karma, quien también recibió un disparo en el hombro durante su carrera. El atentado contra la fiscal es una treta del propio raptor para facilitar el juicio a Phoenix. Sin embargo, el sustituto de Von Karma no es otro que Miles Edgeworth. Wright, por su lado, contará con un valioso apoyo en el juicio: Pearl canalizará a Mia Fey, cuyo espíritu guiará a su pupilo hacia la salvación de Maya.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Adrian Andrews se hace pasar por el Samurái de Níquel, pero el tamaño del disfraz la delata.

Durante el juicio, descubrimos que Juan Rivera ha sido estrangulado con una bufanda. Durante la puñalada recibida post-mortem en el pecho, un botón del traje del Ninja Fantástico fue arrancado y guardado en el traje del Samurái de Níquel. Poco después descubrimos que Adrian Andrews había manipulado la escena del crimen para incriminar a Matt Engarde: La mánager, tras descubrir el cuerpo de Juan Rivera, se había servido un zumo de tomate, le clavó un cuchillo al cadáver, guardó un botón en el disfraz del Samurái de Níquel y se puso el traje de éste para no ser descubierta de camino a la habitación de Engarde. Sin embargo, no hay pruebas que demuestren que ella es la verdadera asesina de Juan Rivera, con lo que el juicio queda aplazado, para desesperación de Phoenix, que no ha logrado conseguir la absolución absoluta de Matt Engarde.

Miles Edgeworth levanta una nueva intriga al preguntar a Adrian Andrews por el naipe de la caracola. La mánager confiesa que la encontró al lado del cadáver de Juan Rivera y se la guardó, ante lo cual el fiscal pierde la compostura y exige que le dé esa carta: “No puedo creer que me haya ocultado esta carta desde el principio”. Phoenix admite que nunca ha visto a Edgeworth tan emocionado en su vida.

El secuestrador acepta la prolongación del juicio, puesto que Matt Engarde no ha sido declarado culpable. Por su parte, Phoenix Wright tiene más tiempo para investigar. Miles Edgeworth revela a su amigo nueva información a raíz de naipe misterioso: “Aunque pocos lo sepan, existe un equipo especial de investigación desde hace años. Su misión es encontrar al dueño de esta carta. Un hombre llamado Shelly De Killer. Y, como su nombre indica, es un auténtico asesino. El mejor, de hecho. De Killer es el nombre de una larga saga de asesinos”. Shelly, que trabaja como sicario, deja en la escena del crimen su tarjeta de visita para que sus clientes sepan que ha cumplido con su encargo, a la vez que les proporciona una coartada. “De Killer valora la confianza entre él y sus clientes por encima de todo”, manifiesta el fiscal. Phoenix se enfrenta a una verdad incómoda y que explica la ausencia de psicocandados en el interrogatorio de Matt Engarde: Shelly De Killer fue contratado por el actor para asesinar a Juan Rivera. Wright, que durante toda su carrera se ha topado con clientes inocentes, se encuentra en la tesitura de defender al responsable de un asesinato, con la presión añadida del secuestro de Maya.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Matt Engarde desvela su auténtica personalidad.

El auténtico Matt Engarde

La investigación le confirma las sospechas de Phoenix Wright: Matt Engarde compró un oso de peluche en el que escondió una cámara para grabar a De Killer cometiendo el crimen y así obtener un vídeo con el que chantajear al sicario en el futuro. Asimismo, el abogado descubre el verdadero rostro de Matt Engarde cuando le pone contra las cuerdas. El actor se retira su flequillo para mostrar un rostro desfigurado por arañazos, una sonrisa sádica y, mientras balancea en su mano una copa de coñac, describe su plan maestro de asesinar a Juan Rivera y salir airoso. Adrian Andrews nos revela más detalles del pasado oscuro de nuestro cliente: Celeste Inpax había sido novia de Matt Engarde y, tras una relación de maltrato, la mujer conoció a Rivera, con quien había trazado planes de matrimonio. Matt Engarde había continuado torturando psicológicamente a la mujer tras su ruptura, y le reveló a Juan Rivera su antiguo noviazgo para que éste rompiera su compromiso. Celeste, al ver que nunca escaparía de las garras de Engarde, puso fin a su propia vida. Juan Rivera había organizado la rueda de prensa en la ceremonia del Gran Premio Héroe de Héroes, en la que, haciéndose pasar por el Samurái de Níquel, planeaba desenmascarar a Matt Engarde. Andrews, por su parte, decidió incriminar a su representado por el asesinato del actor.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Matt Engarde y Celeste Inpax, durante su relación

También descubrimos la casa de Matt Engarde, vigilada por un mayordomo cuyas costuras en el rostro nos recuerdan sospechosamente al botones del Hotel Gatewater. A través de escenas cruzadas, el jugador descubre que Maya se encuentra encerrada en el mismo sótano del hogar del actor y que dicho mayordomo no es otro que Shelly De Killer.

El juicio prosigue a la vez que se pone en marcha la operación de rescate de Maya. Edgeworth consigue que se interrogue al propio De Killer llevando al estrado una radio a través de la cual se comunica el sicario para no comprometer su identidad. Leal a su cliente, Shelly protege a Matt Engarde a toda costa e intenta culpar a Andrews. Mia Fey le sugiere a Phoenix Wright la única estrategia posible y que acabarán tomando: hacer que Engarde desee ser declarado culpable o que De Killer decida romper su contrato. Franziska Von Karma irrumpe en el juicio aportando tres pruebas que De Killer dejó atrás durante su persecución policial: una pistola, un uniforme de botones (confirmando así que el sicario era quien se llevó a Maya del hotel) y la cinta de vídeo en la que el asesinato de Juan Rivera ha sido registrado.

Phoenix Wright y Matt Engarde: el gran dilema del abogado
Shelly De Killer se comunica en el estrado a través de una radio que recuerda a su rostro cosido por la mitad.

Con todas las pruebas en mano, podemos proseguir el juicio hasta conseguir la absolución para Matt Engarde, lo cual nos conduce a un final alternativo en el que Phoenix huye avergonzado y defraudado consigo mismo. Maya no vuelve a cruzarse en su camino, aunque confía en que De Killer la haya liberado. Adrian Andrews es declarada culpable del crimen de Juan Rivera. Pero, ¿qué sucede si seguimos la estrategia sugerida por Mia Fey?

El honor de un asesino y el de un abogado

Phoenix Wright muestra la grabación al propio Shelly De Killer, quien “detesta a los traidores con toda su alma”. Al descubrir que Matt Engarde había mancillado su confianza, Shelly anuncia qué haría en ese caso: “Anularía el contrato que nos une. Y entonces… Ese cliente se convertiría en mi siguiente objetivo”. El actor está a punto de recibir por fin su absolución, siendo consciente de que De Killer hará de su libertad una agonía. Engarde se desmorona y, mientras se destroza la cara a arañazos, se declara (y suplica ser declarado) culpable. 

Maya regresa sana y salva, y no es la única que consigue ser liberada. Adrian Andrews, aunque debe cumplir condena por obstrucción a la ley, se siente aliviada tras despertar de una pesadilla sinfín, y desde el Centro de Detención agradece a Wright y Edgeworth, sonriendo por primera vez en la partida, todo lo que han hecho por ella.

Mia Fey, al final del juicio, remarca a Wright la importancia de haber sacrificado la victoria en favor de la justicia: “Es la primera vez que no consigues salvar a tu cliente. Conseguiste un veredicto de culpabilidad. Pero por encima de eso tienes que pensar en lo que de verdad importa. Ahora te das cuenta de que hay cosas más importantes que una absolución, ¿verdad?”. Phoenix, al aceptar las pruebas definitivas de Franziska Von Karma, tuvo que decidir si su deber era ser justo o salvar la vida de Maya. “Tu respuesta dejó claro lo que significa para ti ser un abogado”, concluye Mia Fey.

Franziska Von Karma no entiende la satisfacción de Wright, quien ha conseguido hacer justicia a costa de sufrir una derrota. Edgeworth, por su parte, comprende a su amigo, ya que había aprendido una lección cuando el fiscal perfecto, que se valía de trucos sucios para ganar en los tribunales, se vio en el banquillo de los acusados para ser salvado por el mismo Wright. Miles concluye: “La verdad es la razón por la que existen los fiscales y los abogados”.

Phoenix Wright: Ace Attorney

Cuando el mundo está en peligro, cuando hay que luchar contra las injusticias y defender los derechos de los ciudadanos, solo podemos contar con él. Es apuesto. Es valiente. Es abogado. Y su nombre es Wright, Phoenix Wright: Ace Attorney.
Phoenix Wright: Ace Attorney

Ni No Kuni II. Regreso al otro mundo.

  Hoy vamos a hablar en El Rincón del Chete de Ni No Kuni II: El Renacer de un Reino, secuela de la obra maestra que salió para ps3 Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca. La primera iteración de la saga ...