Cazadores de Lore

Juli Kidman, el gran misterio de The Evil Within

Exploramos en profundidad el perfil de Juli Kidman, detective compañera de Sebastián Castellanos en la saga The Evil Within, de Shinji Mikami.

NOTA IMPORTANTE: como todos los Cazadores de Lore, este reportaje contiene destripes sobre el argumento de los juegos.

The Evil Within(Psychobreak), fue ideado por Shinji Mikami, director de otros títulos como Resident Evil o Dino Crisis. Desarrollado por Tango Gameworks y distribuido por Bethesda Softworks, el título de survival horror llegó el 14 de octubre de 2014, presentando una historia rodeada de misterio y locura cuya trama debían desentrañar Sebastián Castellanos y sus dos ayudantes: Joseph Oda y Juli Kidman. Hoy nos centraremos en ella, quién además de tener un papel importante en el título principal y en su secuela, The Evil Within 2 (2017), protagonizó dos de las expansiones del primero: The Assignment y The Consequence.
¿Es Kidman una heroína o por el contrario ejerce el papel de villana? Vamos a descubrirlo.

Kidman tiene un secreto

La compañera de Sebastián es mucho más que eso. No se trata de una doncella que deba ser salvada, sino de una mujer con sus propias motivaciones y medios para lograrlas, que tiene control sobre la situación a pesar de no parecerlo en determinados momentos. Un personaje misterioso e interesante que se fue desarrollando exponencialmente, creciendo de menos a más a lo largo de las diversas entregas de la saga hasta permanecer en la memoria de los jugadores como la favorita de muchos. Presentando un relato de luces y sombras, es difícil establecer a Kidman como buena o mala debido a que todos los personajes ideados por Mikami se sitúan en una escala de grises, lo cual denota una elaborada construcción de los mismos.

Juli Kidman se presenta como una mujer joven, alta y delgada, con el cabello en forma de media melena castaña y los ojos violetas. Tan solo con observar su aspecto físico vemos que las referencias a la saga Resident Evil son claras, debido a que es Shinji Mikami quien se encuentra detrás de ambos juegos. En el caso del personaje de Kidman, presenta diversas similitudes con Ada Wong por su forma de ser, las relaciones con otros personajes e incluso su físico. Este es un detalle muy interesante, ya que ambas protegen su verdadera identidad e intenciones al resto de personajes, siguiendo su propio camino para alcanzar sus metas. De tal forma, el misterio de Wong persiste a lo largo de las entregas, mientras que el de Kidman es parcialmente resuelto en los DLC's que llegaron tras la finalización del primero y termina de despegar en la segunda entrega.

Más allá de su persona, las sagas de Resident Evil y The Evil Within comparten un núcleo más profundo. Mundos de pesadilla en los que un grupo de protagonistas deben sobrevivir para hallar una via de escape o una solución al problema (con esencia apocalíptica) que persigue al lugar en cuestión. Normalmente se trata de planes malvados generados a partir de una gran y malvada corporación que tienen su núcleo en una pequeña ciudad y pretenden extenderse por el mundo entero. En cuanto al género de terror por el que navegan y cómo éste se transmite a los jugadores, así lo plasma el propio Mikami: 

"Me interesan los personajes vulnerables, los seres humanos normales", comenta Mikami en una entrevista con The Guardian (2014). "La experiencia de terror es más aterradora cuando el jugador realmente no está seguro de si su personaje va a vivir o morirá: la muerte y la supervivencia deben estar en una constante audiencia. Si hay una situación en la que no estás 100% seguro de que puedes evitar o derrotar a los enemigos, si crees que quizás haya una posibilidad de que lo consigas, ahí es donde se encuentra el horror. Crear esa situación es vital. Además, no quiero quedarme allí disparando a docenas de enemigos. ¡Morir! ¡Morir! ¡Morir! No tengo la energía para eso".

Esta fórmula se ve reflejada en The Evil Within, donde el terror psicológico juega un papel muy importante y los enemigos aparecen en determinados momentos para complicar el camino a los protagonistas, no en forma de hordas si no en pautadas escenas. Seres de pesadilla abordan a Juli Kidman y sus compañeros, Sebastián Castellanos y Joseph Oda, los tres pertenecientes a la KCPD (Policía de la ciudad de Kansas) cuando llegan al Hospital Psiquiátrico Beacon para investigar una masacre que ha ocurrido allí.

Así es como arranca el primer The Evil Within, sin tener los jugadores demasiados datos acerca de lo que está ocurriendo. Los protagonistas se separan y seguimos el punto de vista de Sebastián Castellanos, perdiendo de vista a Kidman y encontrándola a lo largo de la aventura en puntuales ocasiones. Investigando y sobreviviendo, descubrimos que nos encontramos dentro de STEM, una avanzada máquina dispuesta para unir las conciencias de quienes están conectados a ella. Huyendo de un peligroso hombre encapuchado que parece ser el amo del lugar y de las criaturas que convoca, la misión principal pasa a ser la de huir de ese lugar antes de que la locura se apropie del todo de nuestras mentes.

Por su parte, Kidman aparece en contadas ocasiones y parece concentrada en seguir su propio camino. Interesada en uno de los pacientes del hospital, un catatónico joven llamado Leslie Withers, Juli sigue su camino y Castellanos empieza a sospechar de sus acciones. El momento clave llega cuando se encuentran atrapados los tres con Ruvik (el hombre encapuchado cuya historia descubrimos a lo largo de la trama) y Kidman trata de acabar con Leslie. Antes de que Sebastián pueda impedir que su compañera mate a un inocente joven, Ruvik se encarga de ello, absorbiendo el cuerpo de Leslie para enfrentarse después a Castellanos.

Al lograr despertar, Juli aparece hablando con miembros de Mobius en aparente control de la situación. Con la recolección de las últimas escenas no podemos evitar sentir todavía más confusión acerca de su persona. ¿Quién es realmente Juli Kidman?, ¿Por qué estaba interesada en Leslie y luego trató de matarlo? Y lo más importante, ¿Trabaja para la malvada corporación Mobius?

Para agregar todavía más confusión a la mezcla, en la escena final del primer juego Kidman protege a Castellanos diciendo que está muerto, dándole así una oportunidad de no ser atrapado por la organización y de empezar de nuevo después de haber vivido una terrible pesadilla. Siendo así, ¿cuáles son las intenciones reales de la joven?

Kidman permanece como un misterio en la trama, siendo un personaje por el que sentimos afecto y una necesidad de protección pero al mismo tiempo dudamos en que nos pudiera clavar un cuchillo por la espalda, al no conocer sus motivaciones. Forjando su elaborada narrativa a modo de piezas de puzle desordenadas que van encajando poco a poco, Mikami y el resto del equipo agregaron diversos DLCs al título, entre los que destacamos: The Assignment y The Consequence. En ellos dirigimos a la propia Juli y revivimos la historia del título desde su perspectiva, pudiendo llenar así todos los huecos que quedaron sin respuesta en la trama. Además, la jugabilidad del título varía, presentándose en el contenido descargable con un peso mayor en el modo sigilo con algunas secciones presentando acción directa con armas de fuego.

Otra curiosidad de las partidas que jugamos con Kidman es que su sistema de guardado es distinto al de Sebastián. En el de ella nos sentamos en un sofá de cuero rojo y un gatito negro se sienta sobre nuestro regazo. Este gatito aparece posteriormente en The Evil Within 2, siendo el encargado de llevar carretes de fotos a Castellanos para proyectarlos y revivir así diversos recuerdos. Por ello, el gato se considera un animal relacionado con el personaje de Kidman: misteriosa, solitaria y que suele mirar por su propio bien.

Los inicios de Kidman

Tal y como conocemos en The Assignment, Juli tuvo una infancia más que dura. El hogar en el que se crió estaba situado cerca de la Iglesia Cedar Hill, en una ciudad pobre. Su madre fue muy religiosa y poco dada al cuidado de sus hijos, por lo que Juli se sintió abandonada desde niña, pensando que nada de lo que hiciera sería suficiente para contentar a su progenitora.

A los cinco años de edad una plaga maligna azotó la ciudad, llevándose las vidas de gran parte del ganado y los habitantes. Juli y su madre sobrevivieron, pero el terrible suceso hizo que la mujer recurriera todavía más a la iglesia, dejando totalmente sola a la pequeña. Ella acabó por marcharse de ese hogar a los catorce años, dejando tan solo una nota en la que decía que se había ido al cielo. Ante su marcha su familia se mostró indiferente y no trataron de ir a buscarla. Dos años después Juli regresó al pueblo para encontrarlo totalmente abandonado. Su único sentimiento ante ello se resume con una frase que pronunció literalmente en el juego: “por mí que se pudran”.

Sus inicios marcan en gran medida la personalidad que posteriormente forjaría Kidman. Aprendiendo a sobrevivir por sí misma desde bien pequeña y a no confiar en nadie, Juli se convirtió en una mujer fuerte a base de los golpes que la vida le dió desde un inicio. Ocultando su pasado y llevándolo cómo una coraza, creyó estar preparada para todo lo que estuviera por llegar. Aún así, todo se complicó a niveles mucho más complejos de lo que esperaba.

MOBIUS y STEM

Después de iniciar su propia vida, Kidman realizó la carrera de detective y fue reclutada por Mobius, una misteriosa organización con la intención oculta de lograr el dominio mundial mediante el perfeccionamiento en el uso de la máquina STEM, la cual sirve para controlar la conciencia humana y, en caso de poderse amplificar, podría llegar a esclavizar a la humanidad.

Por supuesto Kidman no conoce todos los detalles en un inicio, habiendo sido sometida a una elaborada teoría de adoctrinamiento al poco de unirse a la organización. Por otro lado, Mobius le proporcionó un apartamento y una posterior transferencia a la KCPD (Policía de la ciudad de Kansas). Allí es donde conoce a Sebastián Castellanos y a su compañero Joseph Oda y al poco de estar en el cuerpo les ofrecen la misión que vivimos en The Evil Within.

Desde la perspectiva de Kidman descubrimos nuevos detalles acerca de STEM y Ruvik, joven científico que creó la compleja máquina y cuya conciencia quedó atrapada en la misma, construyendo así todos los entresijos y seres de pesadilla que la componen. Conocemos que la misión secreta que Mobius encargó a Kidman era sacar de allí a Leslie con vida, debido a su potencial mente con la cual pretendían investigar. Aún así, Juli descubre que Ruvik pretende tomar control del cuerpo del joven para escapar de STEM y por ello decide revelarse contra las órdenes de sus superiores y acabar con la vida de Leslie antes de que sea demasiado tarde. Como ya vimos desde la perspectiva de Castellanos, no lo consigue.

“¿Te atormentan tus secretos del pasado?, ¿Quieres explicarlos, pero algo te retiene? (…) ¡Vuelve, Kid! ¡Tienes un trabajo que hacer!”

El hecho de haber tomado esa decisión de revelarse persigue a Kidman y la atormenta, tomando en STEM la forma del Administrador, su superior en Mobius. Frases de culpa le rondan constantemente la mente, pero ella consigue combatirlas gracias a su fuerte espíritu y el perseguir lo que cree que es correcto. En el DLC The Consequence vivimos la segunda parte de su trama, conociendo también cuán difícil le resultó no poder confiar sus verdaderas intenciones a nadie, ni siquiera a Sebastián, quién de alguna forma considera su amigo.

Cuando Kidman consigue enfrentarse directamente a la sombra del Administrador y acabar con su vida, despierta en el mundo real para encontrarse con que Mobius está en el lugar con pleno control de la situación. Es entonces cuando se da cuenta de que ella es una pieza prescindible en el tablero de la corporación, la cual la usó para sus propios beneficios sin preocuparse realmente por ella. Durante unos instantes duda acerca de si ellos han podido ver todo lo ocurrido dentro de STEM. Al confirmarse que no son conscientes de ello, Kidman sigue jugando su doble rol, esta vez con una nueva misión personal en mente.

“Bienvenido de vuelta al mundo real Sebastián. Espero que encuentres lo que andabas buscando

Kidman en The Evil Within 2

Después de vivir la obra inicial de la saga junto a sus DLC's, fueron muchos quiénes esperaban con ganas una segunda entrega que terminara de atar todos los hilos que quedaron sueltos. Preguntas sin responder y personajes con mucho más por explicar permanecieron en la mente de los jugadores hasta que finalmente, tras años de rumores y especulación, The Evil Within 2 fue anunciado oficialmente durante el E3 de 2017. Aún así, hubo un detalle en el anuncio que nos extrañó: Shinji Mikami no iba a dirigir esta segunda entrega. Ante ello, el padre de la saga explicó a IGN que era una decisión propia, para dejar a nuevos talentos del estudio brillar y darles oportunidades de tener roles importantes en el desarrollo de los juegos. Él estuvo presente en todo el proceso, asegurándose de que la historia quedaba ligada de forma adecuada.

En cuanto a la propia Kidman, Bethesda respondió lo siguiente ante las constantes preguntas de profesionales y fans en referencia a ella y su papel en la segunda entrega:

"El personaje de Kidman es complicado. Tal vez diera la impresión de ser una villana en el primer juego, pero los contenidos descargables profundizan más en sus actos. Mobius logró influir en sus acciones gracias a una inyección que le suministraron antes de entrar en STEM. Los típicos trucos mentales de las malvadas corporaciones, vamos. Kidman fue enviada a STEM para rescatar a alguien y Sebastián se vio arrastrado por ella, por lo que terminó siendo utilizado como uno de los sujetos de las pruebas en el mundo de Mobius (fue como una especie de daño colateral científico). Kidman cree que le debe la vida a Mobius, y al final del primer juego se va con ellos aun después de enterarse de que le mintieron sobre su verdadero papel en la organización (que viene a ser una herramienta prescindible en lugar de un activo valioso). Es más, al comienzo de la secuela sigue trabajando para ellos. Huelga decir que ella tiene sus propias razones para hacerlo, y no se deben a la confianza que le inspira la organización precisamente…”. Además, aseguraron que Kidman tendría un papel importante en la trama, recalcando que el mundo de STEM no tendría nada que ver con el del título original.

Así fue, ya que la secuela del título principal se sitúa tres años después de los eventos ocurridos en Beacon. Castellanos abandona el cuerpo de policía y vive una existencia marcada por las pesadillas originadas en STEM, sumadas a los recuerdos de la pérdida de su hija. Mientras ahoga sus penas en un bar llega su antigua compañera, Kidman, para decirle que su hija sigue viva y que Mobius se encargó de orquestar su falsa muerte para tenerla bajo su control. Sólo Sebastián puede entrar en una nueva versión de STEM para recuperarla, así que él acaba aceptando la misión aunque se resista en un primer momento, por muy peligrosa que ésta sea. Al poco Juli explica a Sebastián que su hija, Lily, ejerce de núcleo de STEM y que debe encontrarla para evitar que el sistema se colapse del todo, con terribles consecuencias. Con ello, de cara a Sebastián e incluso para los propios jugadores sigue pareciendo que Kidman trabaja para Mobius.

“No tenemos tiempo para estas gilipolleces. Te necesitamos. Lily te necesita.”

Por su parte Kidman sigue su nueva misión personal y secreta, basada en destruir de una vez por todas a Mobius. Informa de tal empresa a Castellanos una vez que éste se encuentra dentro del dispositivo de control mental, para que la ayude desde dentro mientras ella lleva a cabo las operaciones necesarias en el exterior. Después de muchos peligros superados Sebastián logra cumplir su misión al encontrar a Lily en el interior de STEM. En ese instante el control cambia y podemos dirigir a Kidman. A pesar de no tener un protagonismo tan grande como tuvo en los DLC’s, podemos disfrutar de unas escenas de tiroteos y gran tensión con Kidman al mando.

El Administrador le ordena desconectar a Castellanos para acabar con su vida, ante lo que Kidman se niega finalmente y se enfrenta a sus miedos y a la corporación de forma directa. Empieza un tiroteo con los miembros de Mobius para lograr llegar hasta la sala en la que descansa Sebastián. Mientras lo despierta para traerlo de vuelta, el Administrador le pregunta a Kidman por qué está teniendo esa crisis de conciencia en ese momento:

“Después de todo lo que has visto, de todo lo que has hecho…¿por qué ahora?, ¿Es por el detective?, ¿Por la niña?”, le pregunta, ante lo que Kidman responde: “No. Es por mí.”

Ignorando el resto de sus palabras Kidman lleva adelante su plan para terminar de destruir STEM, alegando que el mundo que propone establecer Mobius no es una utopía al no dejar elección a sus habitantes. Así, al colapsar STEM todas las mentes conectadas a él (los miembros de Mobius y el Administrador) mueren. Sebastián despierta a tiempo y salva a su hija del centro de la máquina, poniendo fin a la pesadilla.

En la escena postcréditos del final del juego vemos a Kidman, Sebastián y Lily ataviados con cómodas ropas y despidiéndose mientras padre e hija conducen por una larga carretera iluminados por la luz del atardecer para empezar de nuevo. Juli va en la dirección opuesta, sonriendo mientras observa la cicatriz de su mano, recuerdo de todas las pesadillas por las que ha tenido que pasar, todas las decisiones difíciles que ha tenido que tomar y el gran ingenio que ha manejado al ser una agente doble hasta llegar hasta este apacible desenlace, cumpliendo su difícil misión.

Tras conocer toda la información y cerrar la historia de la saga sabemos que los personajes ideados por Mikami son lo suficientemente complejos como para no poder catalogarlos como héroes o villanos (salvo algún caso particular de enemigos que nos encontramos). Tal y como ocurre con Kidman, quién evoluciona en gran medida hasta saber cuál es su papel en la trama y cómo llevarlo a cabo. Una mujer que podría haberse dejado llevar por el lado oscuro pero que finalmente y por propia voluntad, decide aliarse con la luz para evitar una gran catástrofe y asegurarse de preservar la libertad individual.

Fuentes principales para la elaboración del reportaje:

The Evil Within

The Evil Within, desarrollado por Tango Gameworks y distribuido por Bethesda Softworks para PC, PlayStation 3, Xbox 360, PlayStation 4 y Xbox One, es un survival horror de Shinji Mikami, creador de Resident Evil.

The Evil Within