Lo jugamos

Kingdom Hearts 3 y el mundo de Toy Story, más allá del fanservice

Kingdom Hearts 3
Kingdom Hearts 3

Jugamos al título en Madrid Games Week, una demo que nos permitió accede a la habitación de Andy para hacernos pensar que estábamos viendo una película.

Si hay algo que no se le puede negar a Madrid Games Week 2018 es la apuesta por los videojuegos que aún están por llegar. Al contrario que en otras ediciones de la feria española, independientemente de su localización, la mayoría de grandes compañías han decidido mostrar material jugable de aquellas obras que irrumpirán en las tiendas tarde o temprano con mayor peso de lo que actualmente ya colma los estantes. Y Kingdom Hearts 3 acumuló colas interminables.

Porque Square Enix es consciente de que ha pasado una larga década desde el segundo episodio numerado, tiempo más que suficiente para que algunos se hayan olvidado de la franquicia o directamente hayan abandonado esto del ocio electrónico. Sin embargo, tras probar la demo entendemos que su enfoque tan similar en lo estético, respetando tanto a la IP como a los mundos de Disney que toma prestados, son un incentivo deliberado para que aquellos que se fueron, vuelvan; y que los que esperan que llegue el 29 de enero de 2019 no dejen de pensar en el título de Sora y compañía.

Dos fases muy diferenciadas

El mundo de Toy Story es buen ejemplo de ello; es una declaración de intenciones. Dejando a un lado la bajísima dificultad de todos los enfrentamientos, producto entendemos de querer ser accesible a todos los públicos en un evento multitudinario, lo demás es un frenesí de nostalgia y fanservice notablemente ejecutado.

Por un lado, el interior de la habitación de Andy, que parece más un perfecto remake del inolvidable Toy Story 2 de PlayStation con el que más de uno estrenó su PSX en la infancia. Por otro, el exterior de la casa, en este caso recordando la tercera película solo que materializada en un videojuego y con un apartad visual todavía más ambicioso que la exitosa cinta de Pixar hace ya ocho años. Tras comenzar con unas escenas cinemáticas basadas en este universo —doblaje al inglés muy convincente y expresivo—, pasamos a la acción.

A diferencia del Olimpo, la otra demo que pudimos probar con Hércules como portagonista, en este caso había muchos más combates; la acción se disparaba para librar enfrentamientos con los sincorazón. Aprovechamos pues para probar todas las llaves espada disponibles en la demostración, con un Sora convertido en juguete que lucía de escándalo en la Xbox One X donde lo vimos (a destacar sus dilatados y saturados ojos verdes).

A través de la consecución de combos pudimos convertirnos en un martillo o una taladradora, facilitando que al mínimo impacto físico inflingiéramos más daño a los sincorazón. La cámara, por su parte, se alejaba lo suficiente en cada momento para no resultar incómoda, quizá con algo más de altura y campo de visión de las entregas de PlayStation 2, algo que la propia acción requería por el elevado número de enemigos en pantalla. Parece que Square Enix, a pesar de ser continuista en lo jugable, ha tomado nota en los pequeños detalles.

Tras completar esta fase, viajamos a una tienda de juguetes llamada Galaxy Toys cuya jugabilidad era de nuevo muy, muy distinta. Ahora se deja la acción desenfrenada a un lado y nos convertíamos en mechas. ¿El resultado? Un shooter en primera persona con diferentes tipos de disparos, combinando puñetazos físicos o disparos desde la distancia. Una vez más, además de los efectos de sonido, la puesta en escena era digna de mención.

Ajeno al gameplay de estas dos grandes vertientes de la demo, vimos también un claro empeño en incentivar la exploración por los entornos. Multitud de cofres, coleccionables y pequeños escondrijos para que no nos conformemos con hacer la experiencia algo excesivamente lineal. Los escenarios son más grandes que antaño, pero perderse será complicado para la mayoría de jugadores a nada que tengan experiencia. Si se mantiene este nivel de profundidad en los escenarios y verticalidad, es de esperar que haya escenas muy variadas entre los mundos ya confirmados.

Por cierto, ni una sola caída de frames. Se confirmó que en Xbox One X el juego se moverá a 60 FPS, así que esperamos que sea así también en PlayStation 4 Pro a partir del 29 de enero, que es cuando —si no hay más retrasos— podamos echarle el guante a la última interación numerada de la ya vetusta trilogía.

Kingdom Hearts III

Kingdom Hearts III, desarrollado y distribuido por Square Enix para PlayStation 4 y Xbox One, representa el regreso de la popular saga de rol y acción protagonizada por personajes de Square Enix y Disney. Una historia de amistad y del conflicto entre la luz y la oscuridad en la que Sora y sus amigos se embarcan en una peligrosa aventura. Ambientado en una serie de mundos de Disney y Pixar, Kingom Hearts III narra el viaje de Sora, un joven que descubre inesperadamente que posee un poder espectacular. Con la ayuda de Donald y Goofy, Sora lucha para evitar que una fuerza maligna conocida como los sincorazón invada todo el universo. Sora, Donald y Goofy unen fuerzas con personajes de Disney-Pixar nuevos y ya conocidos para superar enormes desafíos y plantarle cara a la oscuridad que se cierne sobre sus mundos. Embárcate en una aventura por el universo Disney. Viaja por los distintos mundos de Disney y Pixar para protegerlos de la invasión de los sincorazón y entabla amistad con los héroes de Toy Story, Mostruos, S.A., Big Hero 6, Enredados, Hércules y muchos más.

Kingdom Hearts III