Broken Sword: The Serpent's Curse
Broken Sword: The Serpent's Curse
Carátula de Broken Sword: The Serpent's Curse

Broken Sword 5: La maldición de la serpiente, Análisis para Nintendo Switch

La última aventura de George y Nicole llega a Nintendo Switch abandonando el formato episódico y la posibilidad de jugar únicamente con la pantalla táctil.

Si hay una década dorada para las aventuras gráficas esa fue, sin duda, la de los 90. Prácticamente la mayoría de títulos de este género que recordamos con gran cariño procede de este corto lapso de tiempo pero de gran importancia para la industria. Todo comenzó con Loom de Lucasfilm Games para continuar con la trilogía Monkey Island, The Dig, Simon the Sorcerer, Shadow of the Comet, las entregas basadas en Indiana Jones o Broken Sword, por citar tan solo algunos y de forma un tanto desordenada.

Interesante es hablar del último de los nombrados, Broken Sword. El artífice de que a día de hoy hayamos disfrutado de hasta cinco entregas de esta fábula no es otro que Charles Cecil, un antiguo trabajador británico de Activision que decidió abrir su propia empresa de videojuegos llamada Revolution Software. Motivado por los éxitos de Lucasfilm Games y Sierra con sus títulos de aventura gráfica, quiso darle un mayor empaque visual al género creando un revolucionario motor gráfico llamado Virtual Theatre. Este software añadía rutinas de movimiento a los personajes secundarios para que éstos se representaran en pantalla realizando sus quehaceres diarios y así ofrecer a la aventura un aspecto más realista.

El nacimiento de una saga

Broken Sword: La Leyenda de los templarios de 1996 no fue el primero en recibir las bondades de este motor -Lure of the Temptress, 1992- pero sí fue aquél que exprimió al máximo sus cualidades. El videojuego contaba con una historia escrita por el mismo Charles Cecil bajo un aspecto visual cartoon tremendamente potente para la época que se sazonaba con escenas de vídeo animadas. El título no solo entraba por los ojos si no que su trama, ambientada en la icónica leyenda de los templarios, sigue siendo a día de hoy una de las mejores entregas de las cinco lanzadas hasta el momento.

A pesar de ser una de las sagas más queridas por los jugadores, no todos sus capítulos han obtenido el mismo recibimiento por parte del público y prensa. Algunos, como su tercera o cuarta iteración, fueron duramente criticados quizás, en parte, por alejarse de su estética animada para centrarse en un aspecto visual en tres dimensiones. Revolution Software no cejó en su empeño de seguir mejorando la historia de George Stobbart y Nicole Collard y anunció, seis años después del lanzamiento de Broken Sword 4: El ángel de la muerte, la continuación de las aventuras de ambos protagonistas con un diseño que nos recordaba a las dos primeras entregas.

Broken Sword 5: La maldición de la serpiente se lanzó al mercado bajo un formato episódico compuesto por dos capítulos en consolas de actual generación y ordenadores para más tarde aterrizar en dispositivos móviles iOS y Android. Ahora tras cuatro años disfrutando de él en nuestros smartphones, llega la edición definitiva a Nintendo Switch con la aventura al completo, interfaz adaptada a los controles de la híbrida y un suculento extra para los fans de la franquicia.

No es nuestra intención repasar al milímetro cada característica de la obra de Revolution Software, pues nuestro compañero César Otero ya desgranó punto por punto el videojuego en un análisis previo a este, no obstante nunca está de más resumir un poco qué encontrará el lector en él si decide hacerse con esta versión en formato cartucho.

Todo comienza en la península ibérica

La aventura comienza en España, concretamente en la Cataluña de la Guerra Civil, y con el robo de un cuadro llamado La Maledicció. Dicho lienzo aparece décadas más tarde en la exposición de una galería de poca monta donde casualmente tanto George Stobbart y Nicole Collard se encuentran por motivos laborales. Todo parece funcionar a pedir de boca (a excepción de que tan solo hay un visitante, un cura algo paranoico) hasta que un repartidor de pizza irrumpe en el local para sustraer el cuadro del desconocido artista catalán no sin antes asesinar al comisario de la galería. ¿Por qué el autor de la fechoría está interesado en el que a primera vista parece ser el cuadro menos valioso de la exposición? La respuesta está en el gnosticismo y en el secreto que esconde la pintura.

Broken Sword 5: La maldición de la serpiente no pretendía reinventar la rueda y, de hecho, no innova en absolutamente nada. Los puzles siguen siendo el eje principal de este capítulo a una dificultad accesible para todo el público, la interacción entre ambos protagonistas esencial para superar la aventura y los decorados marca de la casa. La mecánica de juego sigue siendo la misma de siempre; buscar objetos y/o pistas, utilizar los mismos con otros, recabar información de los personajes y así reiteradamente durante las aproximadamente 12 horas que nos costará ver los créditos del juego. Eso sí, debido en parte al origen episódico del videojuego, la segunda mitad de la trama es algo más lineal y deja menos libertad de movimiento al jugador.

Estupendo en dock, estupendo en portátil

Una vez entrados en materia solo nos queda hablar de cómo se comporta Broken Sword 5: La maldición de la serpiente en Nintendo Switch, y la verdad, lo hace estupendamente. Revolution Software ha logrado realizar una conversión 1:1 sin sacrificar nada por el camino, todo sigue ahí, tal cual fue ideado. Los controles se han adaptado a las palancas JoyCon de forma idéntica a las ediciones de PlayStation 4 y Xbox One pero la gracia de Nintendo Switch es que puede usarse en formato portátil y es ahí donde el cambio en su jugabilidad es sustancial. Como si de una tablet se tratara, el jugador puede utilizar la pantalla táctil con sus dedos para realizar las mismas acciones que con las palancas de juego. De hecho es posible dejar los JoyCon a un lado y jugar exclusivamente con la pantalla en nuestras manos sin echar de menos los mandos.

Los escenarios tremendamente detallados y realizados a mano no son un problema para el jugador a la hora de jugar con los dedos ya que la sensibilidad del apuntado está muy ajustada (algo menos con la palanca analógica) y es bastante difícil que por error seleccionemos otro objetivo de la pantalla que no sea el que queramos. Cuando lo hacemos emerge de nuestro “dátil” un menú contextual que ofrecerá las diversas acciones que podemos ejercer sobre nuestra selección por lo que toda acción es sencilla e intuitiva. Como ya hemos dicho, es muy cómoda esta forma de jugar que nos ha regalado Revolution Software para los usuarios de Nintendo Switch aunque, todo hay que decirlo, todas las adaptaciones a dispositivos inteligentes con pantalla táctil que se han lanzado al mercado de las diversas entregas de Broken Sword han recibido estupendas críticas en este apartado.

El apartado audiovisual se mantiene intacto al de otras plataformas salvo que gracias a la paleta utilizada y la dirección artística del juego Broken Sword 5: La maldición de la serpiente luce fantástico en la pantalla de Nintendo Switch. Colores más vivos, todos los detalles visibles y sin apreciarse la pérdida de calidad al correr bajo una resolución inferior (720p). En televisores sigue siendo un deleite para la vista, sensación que se magnifica con la estupenda banda sonora compuesta por el gran Barrington Pheloung que vuelve a la saga tras componer la música de las dos primeras entregas. Además como extra se han añadido a esta edición escenas de vídeo que muestran a los creativos en pleno desarrollo del juego. Estas se desbloquearán en distintos tramos de la aventura y, aunque no demasiados, son un motivo adicional para optar por esta edición en el caso de que seamos seguidores de las aventuras de George Stobbart y Nicole Collard.

CONCLUSIÓN

Broken Sword 5: La maldición de la serpiente para Nintendo Switch es una estupenda opción para todos los amantes de la saga. No solo es idéntica a las versiones de sus hermanas mayores si no que, por comodidad, se presta a ser la ideal tanto para jugar conectados a la televisión como en formato portátil. Otra de sus bondades es que la trama no viene fileteada en dos porciones como sí ocurrió en su lanzamiento original y aquí, nada más insertar el cartucho en la consola, jugaremos a la aventura al completo desde el inicio. Por otra parte y como contenido adicional, la versión para la máquina híbrida nipona contiene escenas de vídeo con los autores del videojuego como protagonistas contándonos cómo lo elaboraron.

LO MEJOR

  • Posibilidad de jugarlo usando íntegramente la pantalla táctil.
  • "Cómo se hizo" exclusivo de Nintendo Switch.
  • Cargas muy rápidas.

LO PEOR

  • El movimiento del puntero con JoyPad no está del todo afinado.
  • Podrían haber mejorado el original como hicieron en los remasters.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.