El anime del que todos hablan

My Hero Academia: conociendo un éxito del manga a los videojuegos

Boku No Hero Academia se ha consagrado como uno de los manganime más exitosos del panorama actual. Conocemos de dónde viene y cómo ha terminado en los videojuegos.

Boku No Hero Academia, My Hero Academia o BNHA, no importa cómo te refieras a él porque seguramente lo leerás de todas las formas posible. Es el anime en boca de todos, el manga que está cosechando un mayor crecimiento en Japón durante los últimos cursos y, sobre todo, uno de los candidatos a convertirse en el nuevo éxito global del manganime en todo el mundo trascendiendo más allá de las viñetas y la pequeña pantalla.

My Hero Academia tiene difícil convertirse en un Naruto, un One Piece o un Dragon Ball, pues eso son palabras mayores; sus contemporáneos como Haikyuu, Kuroko no Basket, Shokugeki no Soma, Toriko y compañía se han quedado en el camino entre convertirse en pilar o simplemente éxito dentro de la Weekly Shonen Jump, la revista más importante del shonen en Japón no solo en Shueisha sino en todo el archipiélago.

Pero si hay una serie capaz de tomar ese relevo que han dejado los Naruto y Bleach después de quince años de gloria tanto en ventas como en trascendencia global, ese nombre es sin duda My Hero Academia. Y no lo decimos por una mera suposición o especulación, no es que intuyamos que va a ser así en un par de años, es que las cifras dejan claro que la creación de Kohei Horikoshi apunta cada vez más alto.

¿De qué trata My Hero Academia?

Se trata de una historia basada en un mundo donde aproximadamente la mitad de la población cuenta con peculiaridades, superpoderes, en definitiva, que otorgan un poder extraordinario a sus poseedores. El poder desemboca en héroes y en villanos, entre los que quieren hacer el bien y los que prefieren aprovecharse de su ventaja para delinquir.

Se establece así un conflicto inevitable y la creación de las academias de héroes, centros educativos en los que no solo se enseñan las materias de los institutos y colegios convencionales sino también las destrezas físicas más avanzadas; además por supuesto de consolidar y dominar los poderes que tenga cada individuo privilegiado. Izuku Midoriya, el protagonista, nace sin una peculiaridad, sin un superpoder, pero su deseo es llegar a convertirse algún día en alguien como su mayor ídolo, All Might, que es posiblemente el héroe más famoso de Japón, el más respetado.

Por diferentes circunstancias lo conoce y le ofrece heredar sus poderes; esto le facilita entrar en U.A. la mejor academia de aspirantes a héroes. Y así es como comienza todo, el resto sería destriparos el argumento.

Un inicio complicado

Como la mayoría de series de la Shonen Jump, donde suele haber una decena de nuevas obras cada año de las cuales solo unas pocas se mantienen en pie tras los primeros dos trimestres, la aventura de Izuku Midoriya no fue fácil. De hecho primero probó suerte como one shot en el quinto volumen del manga Omagadoki Dobutsuen con el nombre de Boku no Hero, pero no fue hasta julio de 2014, hace ahora cuatro años, cuando debutó como serie semanal en las páginas de la revista madre. A partir de ahí tuvo su primera toma de contacto con el público nipón, cosechando siempre posiciones a mitad de tabla en los rankings de popularidad de dicha publicación. A finales de 2014 no había ni siquiera alcanzado los 30 primeros puestos de las listas de más vendidos, algo lógico al haberse comercializado tan solo un par de tomos recopilatorios.

Pero en 2015 la situación empieza a cambiar. El éxito empezaba a ser mayor, se produjo un spin off basado en Boku no Hero Academia que aún sigue en publicación y, a finales de ese mismo año, se confirmó que en la temporada de primavera la cadena JNN iba a emitir a través de MBS la primera temporada del anime, que se basaría en los primeros tomos del manga sin eliminar prácticamente nada de contenido, algo de lo que podemos dar certeza. Para cualquier manga, llegar a la televisión es el salto definitivo para el estrellato. No falla: si hay manga, las ventas del manga empiezan a subir y, sobre todo, las posibilidades de ver la luz en territorio internacional se incrementan. Eso, junto a la novela ligera Boku no Hero Academia: Yūei Hakusho ilustrada por el propio Horikoshi, hicieron que el nombre de Izuku Midoriya empezase a ser una constante en los foros angloparlantes e hispanohablantes cada semana.

En 2015 terminó con 2.19 millones de unidades vendidas del manga, en el Top-27. Las esperanzas estaban depositadas en el inminente 2016, porque sería durante ese curso donde se jugaría su continuidad: todo o nada. Y el resultado fue, como podemos intuir, todo un éxito. Esos primeros 13 episodios del anime, a cargo de Studio Bones, dejaron entrever una potencial segunda temporada para el año siguiente si la respuesta se traducía en más y más ventas de los tomos recopilatorios. Tal fue el éxito que en pocos meses se confirmó su emisión en territorio norteamericano; podríamos decir que lo más difícil estaba ya hecho.

El Top-10 de los mangas más vendidos a finales de 2016 tenían un nuevo nombre que había derribado la puerta, y de qué manera. A los monstruosos One Piece, Assassination Classroom, Attack on Titan, Kingdom, The Seven Deadly Siny y Kingdom, todas ellas de Shueisha o Kodansha (esta última es la otra gran editorial competidora de la Jump en Japón), teníamos que añadir un nuevo nombre a la ecuación: My Hero Academia, que había vendido la friolera de 5.11 millones de unidades en sus tan solo diez tomos recopilados a lo largo de ese año. Seguía a años luz del rey de los piratas de Eiichiro Oda, pero la Jump ya tenía un candidato a ser “el nuevo Naruto”, salvando las distancias.

Entendiendo el target de Boku no Hero Academia

Porque el concepto de ser “el nuevo Naruto” es fácilmente malinterpretable; los fans del sempiterno ninja de la Aldea Oculta de la Hoja se toman mal esta comparación, que no busca enfrentar a una con la otra o buscar excesivas similitudes —pues no son muchas— entre ambas, sino que sirve para entender que el lector y el espectador de las batallas de Naruto a lo largo de tres largos lustros necesitaba ahora un revulsivo similar, con una filosofía, estilo y metas con ciertos paralelismos.

Y la aventura de Izuku Midoriya lo es. Lo es porque hay muchos combates, con un protagonista que es inicialmente un patoso, con más defectos que virtudes pero con un potencial alcanzable ostensiblemente superior al de la media. Como se suele decir, es un diamante en bruto. Los personajes tienen poderes, hay mucha acción y el argumento, lejos de ser algo tan complejo como One Piece o Shingeki no Kyojin —por citar ejemplos contemporáneos—, es digerible, fácil de entender pero lo suficientemente atractivo como para mantener atados a los lectores y los televidentes.

Parte del éxito lo tiene Studio Bones, por supuesto, por haber hecho una serie de animación tan buena especialmente en la tercera temporada, donde por motivos que se nos escapan la calidad de la animación gana muchos enteros, hasta el punto de poder compararse al nivel de la excelente One-Punch Man. Es de suponer que se debe todo a los recursos de los que dispuso el estudio, fundamental para hacer una buena animación, pero al final del día lo que nos importan son los hechos, y la realidad es que en esos 25 episodios de la tercera temporada se alcanza un nivel de epicidad y dramatismo muy superior al de las viñetas del manga, lo cual tiene un mérito que cabe reseñar.

Este sentimiento es compartido por la comunidad, permitiendo que se haya colado entre los manga más vistos en portales como Chunchyroll o el que más visualizaciones tiene actualmente en webs no oficiales. Es cuestión de tiempo que el anime llegue a nuestro país; posiblemente el videojuego, My Hero One’s Justice, vaya a ser un globo sonda a este respecto. Antes de hablar del videojuego de Bandai Namco, decir que en 2017 el manga finalizó el curso como el cuarto manga más vendido de Japón con 5,8 millones de unidades. En la primera mitad de 2018 ha hecho lo propio con 2,51 millones de unidades, presente en el Top-5.

En estos momentos son ya 20 tomos publicados, casi 200 capítulos, por lo que si se sigue la tendencia es posible que ronde el 50% de su vida útil, como mucho. El próximo lustro será el que dictamine si My Hero Academia se alargará en el tiempo o finalizará por debajo de los 50 tomos. Las presiones al autor seguramente empiecen a existir cuando se empiece a vislumbrar el final de la historia inicialmente planeada por el autor, como pasó con tantas otras.

My Hero One’s Justice, el gran salto a consolas

El videojuego toma un papel ineludible en todo esto, como no podía ser de otro modo. Dimps se encargó de hacer un no demasiado buen título de lucha en Nintendo 3DS lanzado en primavera de 2016, era un título honesto, con combates en tres dimensiones y bastante corto en duración. Se componía de pequeñas campañas individuales donde completábamos misiones con cada uno de los protagonistas, pero no trascendía más allá porque solo contaba los acontecimientos de la primera temporada del anime.

Este mes de agosto se ha estrenado la primera película, My Hero Academia: Two Heroes, que en la San Diego Comic Con confirmó su lanzamiento en Norteamérica para este mes de octubre. Asimismo, My Hero One’s Justice aterrizó en Japón hace solo unas semanas con algo más de 24,636 unidades en su versión de Nintendo Switch y otras 16.026 unidades en PlayStation 4. No son números elevados, de hecho están lejos de las 100.000 unidades que podrían permitir que hablásemos de un verdadero éxito comercial, pero hasta que no vea la luz en Occidente este mes de octubre no podremos sacar conclusiones.

Lo que sí podemos es comentar lo que ya sabemos acerca del juego, desarrollado por Byking con la producción de Bandai Namco. Hablamos de un estudio que debe convencer a los que están acostumbrados a producciones como Spike, Dimps o CyberConnect2, que son las desarrolladoras que han firmado los juegos más notables de la Jump en las últimas generaciones. Byking ha trabajado en obras para máquinas arcade como Gunslinger Stratos, Rise of Incarnates y Magicians DEAD, así que este My Hero One’s Justice será su primer gran videojuego.

La propuesta jugable del título es muy sencilla: combates uno contra uno en escenarios tridimensionales con mucha verticalidad, libertad de movimiento y habilidades por doquier muy diferenciados entre sí. Habrá varias decenas de luchadores, todos ellos ya vistos en las tres primeras temporadas del anime, sin dejarse en el tintero a nadie importante, ni siquiera villanos como Stain, All For One o Shigaraku.

Mención aparte también para los escenarios, recreados a imagen y semejanza con lo visto en el anime, algo que gustará a los que degusten estos pequeños detalles. Lo único que no ha terminado de convencer es el tamaño de los mismos, quizá algo pequeños para lo que estamos acostumbrados en otros títulos; eso sí, muchos de los elementos que se muestren en pantalla serán destruibles.

A pesar de ser 1v1, en realidad My Hero One’s Justice es un título con dos asistentes para cada equipo, algo ya visto en numerosos juegos del género de la lucha, rozando así el estilo tag team pero sin llegar a serlo. Esta propuesta nos obligará a crear sinergias entre ellos y jugar estratégicamente para que no hinque la rodilla ninguno de nuestros aliados.

Las invocaciones serán de tan solo unos segundos, harán un ataque y desaparecerán. Quizá demasiado poco ambicioso en su propuesta, pero sí efectivo para los fans del manganime. En España llegará traducido al castellano y en formato físico tanto en PlayStation 4 como en Xbox One y Nintendo Switch, mientras que en PC solo lo hará a través de Steam, tal como confirmó Bandai Namco a esta casa. El día 26 de octubre estará disponible en tiendas, veremos entonces si merece o no la pena y si está a la altura de otros competidores del mundillo.


Referencias:

Top-Selling Manga in Japan by Series: 2014 — Anime News Network

Top-Selling Manga in Japan by Series: 2015 — Anime News Network

Top-Selling Manga in Japan by Series: 2016 — Anime News Network

Top-Selling Manga in Japan by Series: 2017 — Anime News Network

Top-Selling Manga in Japan by Series: 2018 (Primera mitad de año) — Anime News Network

Ventas de videojuegos en Japón; Media Create Sales: 8/20/18 – 8/26/18 — Gematsu

Byking, información acerca del estudio — ShonenGameZ

My Hero: One's Justice

My Hero: One's Justice, desarrollado por Byking y editado por Bandai Namco para PC, PlayStation 4, Xbox One y Switch, es un título de acción y lucha basado en el manga de Kohei Horikoshi. En este juego de lucha en 3D se combinan la fuerza y el poder de los dones del popular manga y la serie de anime. Ábrete camino, elige entre héroe o villano y vive momentos únicos combatiendo.

My Hero: One's Justice